SEGUIRÁN NEGOCIANDO HASTA EL PLENO

El PSOE culpa al PP de acabar sin pacto: "Sus exigencias son irresponsables e imposibles"

Hasta que el dictamen se eleve a pleno en la segunda quincena de este mes continuarán negociando. Pero el principio de acuerdo en Sanidad y UE no llegó a tiempo para este viernes

Foto: a diputada del PP Ana Pastor (d) conversa con la diputada socialista María Luisa Carcedo. (EFE)
a diputada del PP Ana Pastor (d) conversa con la diputada socialista María Luisa Carcedo. (EFE)

El Congreso aprobará esta tarde las conclusiones de la comisión para la reconstrucción económica y social después de debatir en su última sesión —y a lo largo de toda la mañana— los documentos de los cuatro grupos de trabajo (sanidad, economía, política social y política de UE). El dictamen que hoy se acuerde se elevará a pleno en la segunda quincena de julio para su aprobación definitiva. Y hasta ese momento la negociación continuará, sobre todo al confirmarse que no hay pacto entre Gobierno y PP . Tras el principio de acuerdo anunciado hace unos en materia sanitaria y política exterior, el grupo popular confirmó que hoy no votará a favor de ninguno de esos documentos porque todavía faltan muchos flecos por acordar. Se abstendrá y votará en contra de los otros dos.

La diputada popular y exministra de Sanidad, Ana Pastor, confirmó que su grupo se mantendrá en la abstención, aunque aseguró que “siguen tendiendo la mano”, recordando que “el día definitivo es el 22 de julio”, cuando el pleno debe aprobar el dictamen. “Somos un partido responsable y queremos que se reconozcan las cosas que aportamos y que son buenas para España y para los españoles. Queremos salir de la crisis y lo conseguiremos si tomamos el buen camino”. Pastor volvió a repetir que “estamos a mitad del partido” y que aún quedan casi 20 días para alcanzar un acuerdo.

Sin embargo, la portavoz del grupo socialista, Adriana Lastra, compareció justo cuando se retomaba el pleno para empezar a votar y subió el tono considerablemente. La dirigente criticó la posición del PP “que lamentablemente ha decidido aliarse con la crisis sanitaria para atacar al Gobierno”, asegurando que Casado “se ha terminado convirtiendo en el pregonero del extremismo y la confrontación”. A pesar de que los dirigentes populares reiteraron que pretenden seguir con las conversaciones, la portavoz socialista aseguró que el PP “solo parece entender la política de tierra quemada” frente a “la capacidad demostrada por el PSOE, llegando a acuerdos con prácticamente todos los grupos”, y recalcando también la labor del Ejecutivo, que ha demostrado acuerdos con los partidos, con patronal y sindicatos.

La portavoz socialista, Adriana Lastra. (EFE)
La portavoz socialista, Adriana Lastra. (EFE)

¿Cuáles son los puntos que separan a las dos principales fuerzas entonces? Las declaraciones de unos y otros dejan claro que el consenso no será fácil. Pastor afirmó que una de las principales demandas de los populares continúa siendo pactar un calendario de reformas legislativas en el terreno sanitario. También la creación de una agencia de salud pública y calidad asistencial, que aseguró mirando a los grupos minoritarios y nacionalistas “no es un elemento recentralizador”, sino una agencia para que las CCAA “tengan una silla para la cogobernanza de la sanidad pública”. Desde el primer momento los populares han defendido la creación de este organismo, que además ha sido solicitado por todos los expertos que han desfilado por la comisión.

Pero Lastra, que forma parte de la delegación negociadora que este jueves a última hora de la tarde seguía manteniendo conversaciones con los populares, afirmó que los populares han planteado “exigencias irresponsables e imposibles de comprender” en esta situación. En concreto, señaló dos, Por un lado, “mantener los copagos farmacéuticos” frente a su eliminación como pide el Gobierno. “El PP se niega a garantizar a todos los españoles el acceso a los medicamentos”, reiteró. Por otro lado, la portavoz socialista señaló la petición del PP de “no avanzar en la universalidad de la Sanidad”.

Lastra criticó además que el PP ligara los dos documentos sobre los que podría haber acuerdo (el sanitario y el de UE), impidiendo por tanto el éxito de uno de los documentos si el otro se encallaba. “En materia europea, no supone ninguna sorpresa, también han actuado con deslealtad. Primero pidieron a sus socios ser más duros con España. Luego cuestionaron el Estado de Derecho. Y, ahora, a pocos días del consejo más importante que hemos vivido a la espera de la repartición de los fondos deciden dar la espalda al interés de España”, afirmó.

El diputado del PP, Mario Garcés. (EFE)
El diputado del PP, Mario Garcés. (EFE)

Pastor, por su parte, continuó señalando las demandas del PP para llegar a un acuerdo en el documento sanitario sin mencionar nada sobre los copagos: “Que se incorpore a los pacientes en las decisiones del sistema nacional de salud”, y un plan de actuación frente a la pandemia que todavía sigue en España. “Tenemos más de 50 rebrotes y ojalá en septiembre estemos mucho más preparados”, zanjó la exministra de Sanidad. El PP también pone encima de la mesa “planes de contingencia para los centros sociosanitarios” y un plan nacional de transformación digital, especialmente para la atención primaria. Además, Pastor volvió a poner el foco en la necesidad de un gran pacto en materia sanitaria (que el PP ha bautizado como pacto Cajal) que, a su juicio, debería estar listo en la segunda quincena del mes.

El diputado popular Mario Garcés, portavoz en los trabajos de la UE, ya avanzó también en su turno de intervención que el grupo popular se abstendría. “Lamentablemente nos hemos quedado en el principio de acuerdo y no hemos avanzado más. Por eso no vamos a votar a favor”, aseguró, tras culpar al grupo socialista de ser “rehén de dos movimientos planetarios”. “Primero, el de rotación, porque dan vueltas sobre su propio eje sin parar y no sabemos con quién negociamos un lunes y con quién un jueves. Y, en segundo lugar, de traslación porque se han puesto en brazos de determinados partidos de izquierda radical y nacionalistas, que son fuerzas destituyentes”, zanjó.

Tras mencionar los Pactos de la Moncloa (que precisamente Pedro Sánchez citó hace semanas cuando anunció que pondría en marcha esos trabajos de reconstrucción), Garcés recordó que los distintos políticos de la época asumieron que había que ser “ejemplares presupuestariamente”, cosa que a su juicio no está haciendo el Gobierno de PSOE y Unidas Podemos.

El diputado socialista y presidente de la Comisión, Patxi López, interviene en la Comisión para la Reconstrucción Social y Económica del Congreso. (EFE)
El diputado socialista y presidente de la Comisión, Patxi López, interviene en la Comisión para la Reconstrucción Social y Económica del Congreso. (EFE)

Sobre las causas concretas de la abstención, el popular aseguró que “hay margen de mejora” y que está “convencido de que con voluntad y no con voluntarismo” podrían llegar a un acuerdo en las próximas semanas. Como ya hicieran en el día de ayer, el grupo de Pablo Casado insiste en que “la pelota está en el tejado del Gobierno” y aseguró que es más necesaria que nunca “una planificación estratégica a largo plazo de inversiones con el objetivo de obtener la absorción definitiva de fondos europeos” vinculada, por un lado, a la agenda verde, pero también y muy especialmente dijo, a la “sostenibilidad de nuestras finanzas públicas”. Garcés también sugirió que si el objetivo es llegar a un acuerdo la cuestión de Gibraltar debe quedar fuera.

La comisión para la reconstrucción empezó este viernes a las nueve de la mañana su última sesión, donde se debaten las conclusiones de los cuatro grupos de trabajo que echaron a andar en el mes de mayo. El día terminará con la emisión de un dictamen que se elevará al pleno en la segunda quincena de julio, donde quedará aprobado definitivamente. Hasta ese momento hay tiempo para la negociación y, de ahí, que tanto populares como socialistas aseguren que “tienden la mano” y que “no dan por roto nada”. Las conclusiones saldrán adelante (Ciudadanos, por ejemplo, ha pactado con el Gobierno tres de los cuatro documentos a excepción de política social) y Vox, por su parte, no participará en la votación.

Las votaciones

- El dictamen del grupo de sanidad obtuvo 166 votos a favor (además de PSOE y Unidas Podemos se sumó Ciudadanos), 33 votos en contra y 94 abstenciones (incluido el PP). Vox no participa en la votación.

- En cuanto al grupo de reactivación económica, la votación terminó con 167 apoyos, 115 noes y 10 abstenciones. Entre algunas de las medidas, se aprobó la puesta en marcha de un sistema similar a la 'mochila austriaca', aunque por un error de Unidas Podemos.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
43 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios