COMPARECENCIA TRAS EL CONSEJO DE MINISTROS

El Gobierno descarta volver a la alarma ya pero la activaría si los brotes se descontrolan

Montero sostiene que el Ejecutivo no tiene ahora mismo "en mente" retomar el instrumento que decayó el domingo. Avisa de que las reformas legislativas que se estudian siempre serán "limitadas"

Foto: María Jesús Montero y Teresa Ribera, este 23 de junio tras el Consejo de Ministros. (EFE)
María Jesús Montero y Teresa Ribera, este 23 de junio tras el Consejo de Ministros. (EFE)

El Gobierno no recuperará de manera inminente, en el corto o en el medio plazo, el estado de alarma. La pandemia de coronavirus está, de momento, "controlada", sigue la "evolución que se preveía", y lo que están aflorando son brotes "esporádicos" y puntuales que están siendo atajados a tiempo. Pero también tiene claro que si estos repuntes se llegaran a desbocar, activaría todos los mecanismos a su alcance para frenar los contagios. Porque defiende que no hay mejor instrumento, y más garantista, que el que recoge la Constitución en su artículo 116: la declaración de la alarma. Todas las reformas legislativas que se puedan estudiar siempre serán "limitadas".

La nueva normalidad arrancó en toda España este pasado domingo, pero son una decena los brotes activos de covid-19. De hecho, las comarcas de Cinca Medio, Bajo Cinca y La Litera, en Huesca, han obligado al Gobierno de Aragón a hacer retroceder esa zona a la fase 2 de desescalada. Y este mismo martes se tienen registrados 18 positivos en una residencia de Lleida. De ahí que el primer mensaje de la portavoz del Ejecutivo, María Jesús Montero, tras la reunión semanal y ordinaria del Consejo de Ministros, se dirigiera a mantener la "alerta", la guardia alta, porque el virus sigue estando presente y España continúa "en riesgo".

Los brotes se están cortando de manera "rápida" por parte de las comunidades autónomas, sostuvo, ya que son ellas las competentes al decaer por completo el mando único del Ministerio de Sanidad. Y están manifestando esas pequeñas recaídas que "durante el proceso de desescalada el sistema sanitario ha estado reforzando los dispositivos de detección precoz para romper las cadenas de transmisión del virus" y evitar su propagación. "No se puede subestimar" el covid-19, advirtió, por lo que hay que mantener la vigilancia activa y la cautela permanente hasta que haya tratamiento eficaz o una vacuna efectiva.

Montero señala que lo que están aflorando son brotes "esporádicos" que estaban previstos y que de momento se están atajando con rapidez


Pero esos brotes que están apareciendo, esgrime el Ejecutivo, han de ser atajados a tiempo por las CCAA, y no justifican, por ahora, una nueva declaración del estado de alarma. Para esos pequeños fotos los gobiernos regionales, como se está viendo, cuentan con los "instrumentos necesarios" para acotarlos y combatirlos. El Gobierno no baraja ese escenario "a corto o a medio plazo". No tiene "en mente" impedir la movilidad. Y "ojalá nunca se dé" esa eventualidad porque significará que la pandemia continúa bajo control. No obstante, continuó Montero, si la situación cambiara de forma "drástica", entonces el Gobierno activaría todos los mecanismos de que dispone para contener la expansión del virus. Entre ellos, la alarma. Pero, insistió la ministra, no está ese escenario en su "expectativa".

Lo más "garantista"

La portavoz, que compareció ante los medios acompañada de la vicepresidenta cuarta, Teresa Ribera, intentaba lanzar así un mensaje de cierta tranquilidad: con la utilización de mascarillas, el mantenimiento de la distancia de seguridad y la observancia de las medidas de higiene, "no hay nada que temer" y el sistema sanitario está más "preparado" que antes del estallido de la pandemia. A primera hora, la vicepresidenta primera, Carmen Calvo, sí advirtió de que si fuera necesario, el Ejecutivo volverá a ser "contundente" y podría decretar la alarma para impedir la movilidad. Es decir, Montero acudió a rebajar en parte las palabras de la número dos, para remachar que no se contempla, ni "en el corto ni en el medio plazo" la activación de la alarma, aunque ese instrumento siempre esté ahí, de reserva. Además, la declaración podría extenderse a todo el país, como se hizo en marzo, o que afectara a una parte de España.

Moncloa avisa: no hay herramienta más "garantista" que la alarma que permita restringir un derecho fundamental, ya que hay control del Congreso

El Gobierno sí pactó con Ciudadanos (e incluso con ERC) estudiar un plan B jurídico. También Sanidad está elaborando un documento que refleje un eventual proceso de reescalada si los rebrotes se descontrolaran y la situación se agravara, texto que aún no está concluido. Pero el Gobierno sigue pensando que las reformas legislativas que puedan pactarse —en la Comisión de Reconstrucción del Congreso o en la Comisión Mixta Congreso-Senado que Pedro Sánchez ofreció y que aún debe constituirse— son "limitadas" y tienen un alcance "restringido".

El Gobierno descarta volver a la alarma ya pero la activaría si los brotes se descontrolan

El argumento es que cuando se trata de limitar derechos fundamentales —y lo es la libre circulación de personas, que está recogida en el artículo 19 de la Constitución—, el marco jurídico más "garantista" y el que cuenta con el control del Congreso es uno, y "se llama decreto del estado de alarma". "No debemos engañarnos", reiteró la ministra Montero, "no hay sustituto" a un instrumento con el que el Gobierno asume la participación de la Cámara Baja y que impide que haya "abusos". El Ejecutivo defiende que si encontrara la fórmula a través de la legislación ordinaria, el Gobierno se limitaría a dictar y ejecutar, sin una supervisión del Congreso, y ello "adolecería" de garantías democráticas constitucionales. Fuentes del Gabinete señalaron después de la comparecencia que esta es una cuestión básica, y que futuros gobiernos podrían limitar derechos fundamentales sin el concurso parlamentario, algo muy "arriesgado". En todo caso, la Moncloa estudiará las propuestas que los grupos consensúen.

Para los pequeños focos, la legislación actual sí sirve, como la Ley Orgánica 3/1986 de Medidas Especiales en Materia de Salud Pública o la Ley 33/2011, General de Salud Pública. Ello permite confinar, con autorización judicial, territorios delimitados, pero no grandes superficies ni varias CCAA a la vez.

Hay "más contactos" con el PP

La titular de Hacienda dirigió varios mensajes al PP, para que reme con el Gobierno en Europa y también a favor de la reconstrucción económica y social del país. Volvió a reclamar al conjunto de fuerzas políticas, pero especialmente al PP, "unidad y lealtad" para hacer frente a las consecuencias de la pandemia. "Vuelvo a solicitar al PP que defienda a España en Europa, que lo haga de forma leal, sin dobleces o buscando ajustar cuentas con el Gobierno", apuntó. El Gobierno considera "inadmisible" y hasta "doloroso" que el PP trabaje en Europa "contra los intereses de España" al obstaculizar la llegada del colosal fondo que la UE está discutiendo, de hasta 750.000 millones de euros (140.000 recibiría España) para ayudar a los países más azotados por el covid-19. "Toca defender los intereses del país, no estar pidiendo condiciones" para los fondos por una "supuesta desconfianza en la gestión del Gobierno" que el PP quiere trasladar. Sánchez ya lanzó esa demanda el pasado sábado.

El Gobierno reclama al PP "unidad y lealtad" y no solo "maquillaje" antes de unas elecciones. Le pide que abandone el "seguidismo de la ultraderecha"

La portavoz también se refirió a la petición del PP de negociar el decreto de nueva normalidad que el Congreso deberá convalidar el jueves. Montero respondió que el Gobierno siempre "tiende la mano", pero se teme que la disposición que ha mostrado Casado solo sea "maquillaje político" previo a la campaña de las autonómicas vascas y gallegas del 12 de julio. Montero sostuvo que el Ejecutivo habla con todas las fuerzas y el PP "no va a ser una excepción", pero para Sánchez y su equipo lo importante es que el líder de los conservadores no se vista hoy de "moderado" porque vienen las urnas y mañana sea duro porque no las hay, sino que más allá de los "gestos" haya una "línea de continuidad y de coherencia".

El Gobierno descarta volver a la alarma ya pero la activaría si los brotes se descontrolan

"Ojalá" los populares, sostuvo, "abandonen de forma definitiva" su "seguidismo de la ultraderecha" y la "competición por el insulto y la noticia falsa" con Vox y se apresten a participar "en todos los instrumentos que ellos mismos han solicitado", como la Comisión de Reconstrucción. "No se trata de que, cuando se convocan elecciones, ahora uno quiera cambiar o aparentar una nueva estrategia, porque puede tener mejores resultados o aceptación. Hay que ser leales, sinceros y honestos", reforzó.

Por tanto, puede haber conversaciones con el PP antes del jueves acerca del decreto de nueva normalidad. Es más, dijo, "hay más contactos" entre el Gobierno y el PP "en el entorno no público" de los que la formación conservadora "quiere reconocer". Montero subrayó ese sujeto colectivo, el Gobierno, no singularmente el presidente, con quien Casado reclama una interlocución directa. Según la portavoz, el Ejecutivo "ha hecho lo imposible" por conseguir la unidad de todas las fuerzas políticas desde que estalló la pandemia "y lo va a seguir haciendo", porque la mano estará "tendida" a todas las formaciones que quieran "participar".

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios