"NO TIENE NADA QUE VER"

Moncloa minimiza el no de ERC a la ley de nueva normalidad y cultiva el comodín de Cs

El Gobierno y Ferraz entienden que los republicanos están muy condicionados por el clima preelectoral en Cataluña y no dar por descontado ningún escenario. De ahí que maneje la baraja de los naranjas

Foto: El portavoz de ERC, Gabriel Rufián, pasa delante de Pedro Sánchez, el pasado 22 de abril en el Congreso. (EFE)
El portavoz de ERC, Gabriel Rufián, pasa delante de Pedro Sánchez, el pasado 22 de abril en el Congreso. (EFE)

Con Esquerra Republicana de Catalunya pasa, a juicio de los socialistas, siempre lo mismo. En vilo hasta el último momento, sin poder predecir si habrá o no apoyo o simplemente una abstención. Y ningún paso, creen, acaba de determinar el siguiente. Así que el portazo de la formación independentista al decreto ley de nueva normalidad, aseguran en Ferraz y en la Moncloa, no cierra ni abre puertas de cara al gran objetivo político del Gobierno para la segunda mitad del año, los Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2021. ERC puede estar o no disponible para cuando llegue el momento. Pero el Ejecutivo, a diferencia de lo que ocurría hace solo unos meses, ahora tiene el comodín de Ciudadanos, tren que no va a dejar pasar.

El Ministerio de Sanidad abordó primero el decreto de nueva normalidad, el marco general que está rigiendo ya la vida de los ciudadanos tras la caída completa del estado de alarma, con los consejeros autonómicos, y también el Ejecutivo abrió negociación con los grupos. Con Ciudadanos y PNV, pero también con ERC, e incluso con el PP. La formación naranja dio su visto bueno al real decreto ley antes de que fuera aprobado por el Consejo de Ministros, el pasado 9 de junio, cuando se garantizó algunos añadidos, como fijar la distancia de seguridad en 1,5 metros (se eliminó la horquilla de entre 1,5 y 2 metros) o delegar en el Consejo Superior de Deportes la decisión de la vuelta del público a los estadios, previa consulta a Sanidad, a las comunidades autónomas y al organizador de la competición. El PNV cerró un acuerdo por medio del cual se introdujeron algunas modificaciones dirigidas a "preservar el autogobierno y evitar cualquier tentación o intento recentralizador por parte del Gobierno".

Logrado el apoyo de Cs y de los nacionalistas vascos, más el sí de pequeñas formaciones, las cuentas salían al Ejecutivo sin pasar más ahogos. Además, la dirección de Pablo Casado ha recibido la presión de los barones del partido para no dificultar el trámite del decreto, ya que Sanidad compartió el texto con los consejeros, y aunque aún no ha anunciado el sentido del voto de su grupo, se espera que sea favorable. La exministra de Sanidad Ana Pastor, portavoz de los conservadores en la Comisión de Reconstrucción del Congreso, ha participado de las conversaciones.

El Gobierno tenía cerrado ya desde antes de la aprobación por el Consejo de Ministros el apoyo de PNV y Cs y se ve factible la ayuda del PP


El Congreso debatirá la convalidación del decreto ley 21/2020, de nueva normalidad, el próximo jueves. Pero ya la actitud de ERC, en principio, resulta intrascendente numéricamente, porque el texto tendría, salvo contratiempos, el respaldo asegurado. Sin embargo, su posición sí tiene importancia para el Ejecutivo, porque es socio de investidura.

"Qué piensa de esto Unidas Podemos"

Este lunes, Marta Vilalta, secretaria general adjunta y portavoz, anunció que ERC votará finalmente en contra del decreto del Ejecutivo por haberlo acordado con la formación de Inés Arrimadas. "Si el PSOE quiere jugar a la geometría variable con un partido de la derecha como es Cs", no va a contar con el apoyo de los republicanos, advirtió, para añadir: "Nos gustaría saber qué piensa de esto Unidas Podemos y si se puede sentir cómoda con este tipo de acuerdos". Más aún, Vilalta subrayó que el criterio defendido para este decreto será el que ERC mantenga también con respecto a los PGE. El argumento es el que ya esgrimía el partido hace unos días, que "es bastante incompatible buscar el apoyo de Cs y de ERC", al ser dos fuerzas en las "antípodas ideológicas".

"Dan continuos bandazos", dice un dirigente; "han ido cambiando y no significa nada, pero los PGE siguen igual de difíciles", abundan en Hacienda

Además, los republicanos siguen exigiendo avances en la mesa de diálogo sobre Cataluña, porque "si esta vía se cierra también se cerrará" la posibilidad de apoyar los PGE. ERC, de hecho, reclama que el foro de interlocución entre el Gobierno y la Generalitat se reúna en la primera quincena de julio, no después, por tanto, de las elecciones vascas y gallegas del 12-J. Vilalta señaló que su formación vería con buenos ojos que en el primer encuentro pospandemia participaran los presidentes Pedro Sánchez y Quim Torra. Sin embargo, según la planificación inicial, la que salió de la primera cita de febrero, sería una entrevista de carácter más técnica.

Ciudadanos enseguida celebró que ERC "se enfade" con el Ejecutivo. "Qué alegría", proclamó gráficamente el portavoz adjunto del grupo, Edmundo Bal. Para el diputado naranja, si se irritan "[Gabriel] Rufián, [Andoni] Ortuzar e [Iñigo] Urkullu, es que Cs lo hace bien". El partido liberal defiende que está demostrando que hace "política útil", y cómo un grupo de solo diez parlamentarios es "el más importante en este momento de la pandemia". "Somos los que de verdad nos hemos arremangado, nos hemos puesto a trabajar y le hemos arrancado al Gobierno importantes compromisos con la ciudadanía española", se congratuló en rueda de prensa desde la sede nacional, en Madrid.

Para el Gobierno, no constituye una fuente de preocupación el no de ERC ni prefigura su posición de cara a los PGE. "No tiene nada que ver", insisten distintas fuentes consultadas. También en la cúpula del partido se tiene la misma impresión. Advierten de que esa es la naturaleza de la formación republicana, y más ahora, con probables elecciones a la vista en otoño. "Dan continuos bandazos", indica un señalado miembro de la ejecutiva. "ERC ha votado en contra y ha votado abstención con las prórrogas del estado de alarma, así que ha ido cambiando y esto no significa nada, pero los Presupuestos siguen estando igual de difíciles", advierten desde Hacienda. Y es cierto, los de Oriol Junqueras rechazaron la cuarta y la quinta extensión, pero en la sexta se abstuvieron. En esta última ampliación, la que venció este pasado domingo a las 00:00, el Gobierno logró cuadrar el círculo al compatibilizar los síes de PNV y Cs y la abstención de ERC.

Una "estrategia unitaria"

En el análisis de todas los cargos del Gobierno y del PSOE consultados la lectura es la misma: ERC necesita presionar para hacerse valer, porque siente en el cogote el aliento del 'expresident' Carles Puigdemont, porque teme ser señalada como "traidora" al independentismo. Porque se acercan muy probablemente unas nuevas autonómicas.

PSC: "Si ERC no estuviese tan acomplejada por Puigdemont les iría mejor a ellos y a todos. Si están divididos en el Govern, reunir la mesa es muy difícil"

El Supremo ha fijado para el 17 de septiembre la vista sobre la condena a Torra por no acatar la orden de la Junta Electoral Central de retirar una pancarta a favor de los dirigentes separatistas encarcelados durante el proceso de las generales del 28 de abril de 2019. Lo previsible es que, tras una corta deliberación, el TS inhabilite al 'president', y en ese caso Cataluña se conduciría a elecciones. El 'vicepresident', Pere Aragonès (ERC), volvía a instar este domingo a Torra a consensuar la fecha de los próximos comicios, y este lunes Vilalta apremiaba a los partidos independentistas a acordar "una estrategia unitaria" para avanzar en los próximos meses, para "dar pasos comunes" y evitar discusiones. Lo cierto es que la tensión entre los dos socios del Govern ha ido en aumento y se lanzan reproches mutuos.

"Este rechazo de ERC al decreto de nueva normalidad no tiene por qué prefijar qué hará en los PGE, pero va a ser muy difícil contar con ellos antes de las elecciones catalanas por su disputa con Junts per Catalunya —indica un alto responsable del PSC—. Si no estuviesen tan acomplejados por Puigdemont les iría mejor a ellos y nos iría mejor a todos. Y si están divididos en el Govern, reunir la mesa de diálogo es muy difícil". Sánchez se ha comprometido a retomar la interlocución con la Generalitat en julio, aunque el Ejecutivo aún no ha puesto fecha, pero a partir de este viernes se entra en la campaña electoral vasca y gallega.

Europa decidirá

Pero mientras ERC zigzaguea, el Gobierno quiere jugar la carta de Cs, que le permite además abaratar el precio que le pongan los de Junqueras. La Moncloa y el PSOE ya han abierto esa puerta, incluso de cara a los PGE, aunque suponga sacrificar o "adaptar" el programa de gobierno con Unidas Podemos, que se sienten menos cómodos que con la formación naranja.

Cs muestra su apoyo decidido a Calviño para que lidere el Eurogrupo, y pide a los líderes liberales que la respalden por su currículum "intachable"

La relación entre Cs y el PSOE pasa por su mejor momento. Este lunes, Bal incluso mostró el apoyo rotundo de su partido a la vicepresidenta tercera, Nadia Calviño, como presidenta del Eurogrupo, y adelantó que pedirán por carta a los siete líderes liberales que gobiernen en Europa el respaldo a su candidatura, por el "currículum intachable" que luce. También Cs cree que el PP la defenderá, junto a ellos y los socialistas. "Mucho me extrañaría que se rompiera ese consenso, estoy seguro de que vamos a conseguir remar juntos" para lograr las ayudas de Europa. Para los naranjas, hay que pelear en la UE para que las ayudas comunitarias no tenga una alta condicionalidad. Es justo lo que reclamó el sábado Sánchez en la comparecencia de cierre de la alarma.

Moncloa minimiza el no de ERC a la ley de nueva normalidad y cultiva el comodín de Cs

Europa, de hecho, marcará el rumbo de la legislatura y de los PGE, pues España espera la llegada de hasta 140.000 millones de Bruselas, entre transferencias y préstamos, lo que serviría para poner en marcha un colosal programa de inversiones para reactivar la economía y favorecer la reconstrucción tras la pandemia del covid-19. Cs también se declara incompatible con ERC en los Presupuestos, aunque no se niega a sentarse a hablar con el Ejecutivo

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios