Recuperar los niveles previos a 2008

Illa promete invertir en Sanidad el 7% del PIB y plantea un Centro Estatal de Salud Pública

El ministro de Sanidad reconoce que hay que "dimensionar" los equipos sanitarios a las necesidades y prever el refuerzo de plantillas ante posibles nuevos brotes de la pandemia de covid

Foto: El ministro de Sanidad, Salvador Illa, este 18 de junio en la Comisión de Reconstrucción del Congreso. (EFE)
El ministro de Sanidad, Salvador Illa, este 18 de junio en la Comisión de Reconstrucción del Congreso. (EFE)

En cómo reorganizar la sanidad y cómo robustecerla todo está por escribir. Ha superado a duras penas el embate de la primera ola del covid-19 —puede ser solo una primera y última, si no hay una nueva oleada—, pero queda pensar cómo afianzarla y cómo prevenir futuras pandemias. Dos posibles recetas son más inversión, hasta el 7% del PIB, y dar vida al Centro Estatal de Salud Pública. Dos ideas que este jueves lanzó en la Comisión de Reconstrucción del Congreso el ministro de Sanidad, Salvador Illa.

La emergencia sanitaria del coronavirus, señaló a sus señorías, "pone aún más de manifiesto que la asistencia sanitaria universal de calidad no solo es una cuestión de justicia social, sino una forma eficaz y eficiente de gestionar la sanidad pública y la salud del conjunto de la ciudadanía". La pandemia debe subrayar la importancia de tener "un sistema público de salud robusto", incidió. El ministro defendió en la Cámara Baja que cuando se reducen los recursos del sistema —una implícita crítica a los recortes—, se "debilita" la capacidad de respuesta ante situaciones como el coronavirus.

[Consulte aquí en PDF el discurso inicial del ministro de Sanidad]

Illa recordó que el Gobierno ha inyectado una "importante" dotación de recursos para las comunidades autónomos para el "refuerzo del sistema sanitario". De hecho, el decreto ley que aprobó el Ejecutivo el martes pasado, y que este miércoles publicó el BOE, reserva 9.000 millones no reembolsables para inversión sanitaria. "Pero tenemos que trabajar para afianzar la inversión sanitaria a corto y medio plazo. Por ello, mi compromiso y el del conjunto del Gobierno es firme para recuperar los niveles de inversión previos a la crisis económica de 2008 y en los próximos ejercicios se aumentarán progresivamente los recursos hasta alcanzar el 7% del PIB. Este compromiso va más allá de lo cuantitativo, ya que queremos conseguir una planificación sostenida a lo largo del tiempo que permita ubicar los recursos allí donde es necesario".

Illa: "Se aumentarán los recursos hasta alcanzar el 7% del PIB. Este compromiso va más allá de lo cuantitativo: queremos una planificación sostenida"


Para hacer frente a posibles repuntes o segundas olas del covid o futuras amenazas pandémicas, hay que dotar al Sistema Nacional de Salud (SNS), dijo el ministro, de una mayor capacidad, y ello requiere de una "acción amplia, coordinada en múltiples niveles", en las que llevan trabajando el ministerio y las CCAA en estos meses y que, a su juicio, es preciso "afianzar". Son cinco prioridades estratégicas. Uno, garantizar la disponibilidad de productos sanitarios críticos esenciales (equipos de protección, pruebas diagnósticas, respiradores o medicamentos). Para ello, las CCAA están desarrollando sus reservas, y también el Estado, reforzando a los territorios. La reserva "estará dimensionada en función del consumo medio real" que se ha tenido durante la pandemia y "contará con productos como mascarillas, guantes, ventiladores o medicamentos, entre otros". Esta labor se complementa con la reorientación de la producción que Sanidad impulsó con los ministerios de Industria y de Ciencia, para disponer de mascarillas o respiradores.

Potenciación del ISCIII

Dos, "optimizar y reforzar los sistemas de vigilancia epidemiológica". Illa señaló que, aunque se ha avanzado "mucho y de forma muy rápida", es necesario "seguir progresando". Apuntalar la "integración automática y en tiempo real de los datos de la historia clínica electrónica de los centros sanitarios", ampliar los "sistemas centinelas de la gripe, de forma que integren el covid-19 y otros virus respiratorios, y que estén operativos de cara al próximo otoño". Y también esto implica "dimensionar y dotar de forma adecuada los equipos de profesionales en todos los niveles administrativos".

Es necesario reforzar la salud pública "no solo para la vigilancia epidemiológica sino para promover la salud y la educación para la salud"

La tercera enseñanza de la crisis es aumentar la "adaptabilidad y rapidez de respuesta del sistema", para lo que es necesario "mantener actualizados los procedimientos de respuesta rápida y coordinada en todos los niveles de gobierno". Esto supone tener listos los planes de contingencia ante cualquier rebrote.

Illa promete invertir en Sanidad el 7% del PIB y plantea un Centro Estatal de Salud Pública

El cuarto punto, siguió el ministro, es "invertir, fomentar y aportar los recursos suficientes a la I+D+i". Invertir en el desarrollo de "vacunas, tratamientos y productos para hacer frente al coronavirus". En esa línea, el ministerio defiende la potenciación del Instituto de Salud Carlos III (ISCIII). La quinta prioridad estratégica, subrayó, es colaborar de forma "muy activa" en la respuesta común "internacional, tanto europea como global" a esta y futuras pandemias.

Illa sostuvo que para colocar a las personas y a las comunidades en el centro es preciso reforzar la salud pública, la hermana pobre del sistema sanitario hasta ahora. Esta área ha de dotarse de estructuras y recursos, "no solo para la vigilancia epidemiológica sino para promover la salud y la educación para la salud, para impulsar estilos de vida saludables, para, en definitiva, lograr un sistema preventivo y no solo curativo, que genere salud y no solo sanidad".

"Cuidar a los que nos cuidan"

En ese sentido, Illa defendió desarrollar la Ley General de Salud Pública, aprobada por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero en 2011, en un punto. La norma, recordó, prevé en su artículo 47, la creación del Centro Estatal de Salud Pública. "Este podría ser un punto de partida para reordenar e impulsar una parte de las funciones que deben desarrollarse y reforzarse desde la salud pública, como es la vigilancia, la evaluación de impacto en salud o la preparación y apoyo a la respuesta ante emergencias sanitarias, entre otros aspectos".

Illa incide en los efectos de los recortes y la austeridad: "Son unas heridas que nunca llegaron a cerrarse y que en la pandemia han sido evidentes"

El ministro incidió en que la pandemia también ha mostrado que es necesario "cuidar a los que nos cuidan", a los profesionales sanitarios, no solo para que se recuperen del "enorme esfuerzo realizado" en estos meses de lucha contra el covid, sino para que hagan su trabajo en "mejores condiciones". El ministerio, aseguró, trabajará de forma conjunta con las CCAA para dotarles de recursos, transformar el sistema de gestión clínica y la carrera profesional.

Segunda ola "más benigna"

"Sabemos que la crisis económica y las políticas de austeridad provocaron ajustes en el número de profesionales sanitarios, y en la dotación y distribución en algunas áreas de atención —señaló, en referencia a los recortes del pasado practicado por las CCAA—. Son unas heridas que nunca llegaron a cerrarse y que durante la pandemia han sido evidentes. Por ello, pusimos a disposición de las CCAA hasta 81.000 profesionales. Nosotros entendemos que este refuerzo no puede ser puntual y hay que dimensionar los equipos sanitarios a las necesidades y prever el refuerzo de plantillas ante posibles nuevos brotes. Los profesionales sanitarios son el elemento esencial del Sistema Nacional de Salud y, por tanto, debemos trabajar para mantener su prestigio, reconocimiento y la calidad de la atención".

El PP se ofrece para llegar a un pacto de Estado que se ocupe de las "reformas estructurales" necesarias. Illa promete buscar el consenso

Illa reconoció que le "preocupan mucho" los brotes que se han detectado en algunos puntos de España, aunque todos se han detectado precozmente y se ha actuado rápidamente, indicó. Pero estos repuntes obligan a "concienciar a la ciudadanía" de que el virus sigue presente. Y se ve en "todos los países que han sufrido la pandemia", caso de Alemania o China. "Puede venir una segunda oleada, ya que mientras que haya un país con casos, y debido a que vivimos en un mundo interconectado, todos estamos en riesgo", alertó. El ministro señaló, no obstante, que los ciudadanos ya están más mentalizados y los sanitarios más preparados que en febrero. "Todo esto nos hace pensar que la segunda oleada sería más benigna, pero toda preparación es poca y la prudencia tiene que ser máxima. Por ello, y debido a que es un tema que me preocupa mucho, es necesario lanzar el mensaje a la ciudadanía de que el virus está ahí y no podemos relajarnos".

Durante el debate en la comisión en el Congreso, la diputada del PP y exministra de Sanidad Ana Pastor ofreció llegar a un pacto de Estado por la Sanidad que recoja "todas aquellas reformas estructurales" que ayuden a mejorar la gobernanza del sistema de salud y para que se sellen los "agujeros" por los que se ha "escapado el control de la pandemia del covid-19". "Mano tendida", reiteró Pastor, muy alejada del tono belicoso de su jefe de filas, Pablo Casado. Illa respondió que el Ejecutivo hará los "máximos esfuerzos" para llegar al "máximo consenso" y alcanzar el pacto de Estado. Illa ha venido reiterando su agradecimiento a Pastor por haber creado en 2004 el Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES) y a su compañera del PP y exministra del ramo Ana Mato por haber situado al doctor Fernando Simón, su "principal colaborador" frente al covid, al frente del organismo.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
18 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios