De "los enemigos de España" a la "naftalina chunga": Cataluña irrita otra vez al Congreso
  1. España
DEBATE SOBRE LA MESA DE NEGOCIACIÓN

De "los enemigos de España" a la "naftalina chunga": Cataluña irrita otra vez al Congreso

El portavoz del PNV no esconde su indignación ante "la etiqueta" de Vox hablando de los "enemigos de España" y el de ERC acusa a la derecha de ser "el verdadero peligro para la democracia"

Foto: El portavoz de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián. (EFE)
El portavoz de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián. (EFE)

Este martes llegó al Congreso el debate de una moción consecuencia de interpelación urgente que proponía el PP a raíz de la reunión que el Gobierno y la Generalitat mantuvieron el pasado mes de febrero. La llamada mesa de diálogo que Pedro Sánchez avanzó que se retomará previsiblemente en el mes de julio. La diputada popular, Edurne Uriarte, aseguró que la mesa “manipula los conceptos de diálogo y conflicto” y volvió a pedir al Ejecutivo que “rompiera” esa mesa bilateral con los independentistas. A su postura se sumó Vox, a través de una enmienda que el PP aceptó, yendo un paso más allá.

El diputado Ignacio Garriga aseguró que el presiente del Gobierno “paga el precio de la mesa gustosamente para mantenerse en el poder”, y aseguró que el diálogo con la Generalitat solo tiene por objeto “la ruptura de la nación”, acusando a Sánchez de ser “un presidente criminal” que comete “una nueva traición”. No dudó en asegurar que el PSOE “pacta con todos los enemigos de España y aprovechó para lanzar un dardo a Ciudadanos —“cómo cambian las cosas, de defender la Constitución a ser muleta de un Gobierno que quiere liquidar la nación”, acusó— sin dejar de repetir que su partido, Vox, es el único que “reclama la ilegalización de los partidos independentistas”.

La moción, de PP y a la que se sumó Vox, no hizo otra cosa que irritar al conjunto de los grupos parlamentarios, empezando por el PNV, cuyo portavoz, Aitor Esteban, no escondió en ningún momento su profundo malestar. “Esto parece una llamada al combate”, dijo, recriminando a la proponente haber mezclado “la mesa de diálogo y el racismo”.

El portavoz del PNV, Aitor Esteban. (EFE)
El portavoz del PNV, Aitor Esteban. (EFE)

El portavoz de los nacionalistas vascos en el Congreso reprochó a los dos partidos de la derecha “no aceptar el diálogo” y lamentó “la etiqueta de enemigo de España, porque lo dices tú” —espetó al diputado de Vox—. “Niegan la legitimidad, la legitimidad que tenemos todos con nuestros votos, con nuestra representación en las instituciones… no les vale de nada”, lamentó, asegurando que “poner una etiqueta, descalificar al otro negándolo primero y, poniéndolo en una esquina después, es puro fascismo”. Distintos grupos del arco parlamentario comenzaron a aplaudir.

Esteban aseguró que la pretensión de ilegalizar a partidos políticos es contrario a la democracia y aseguró que “el temor de que la negociación con la Generalitat dé frutos es precisamente la esperanza que sí tienen los demócratas”.

En su turno de intervención, el portavoz de ERC aprovechó para asegurar que la mesa de diálogo —junto a Gibraltar— es para el PP “como la canción del verano, mala y repetitiva”. Gabriel Rufián no evitó lanzar un dardo a los populares para responder a la acusación de que el independentismo representa a una minoría de la ciudadanía: “Me parece que en Cataluña la minoría son ustedes, que tienen cuatro diputados”.

El diputado de Vox, Ignacio Garriga. (EFE)
El diputado de Vox, Ignacio Garriga. (EFE)

Enumeró uno a uno los distintos asuntos de la moción presentada por el PP, que exigía al Gobierno explicar “el impacto constitucional” que tiene la mesa de diálogo. “Dicen impacto como si fuera un tsunami o un meteorito. Y hablan de Generalidad. ¿Dónde esta eso que decía Aznar de que hablaba catalán en la intimidad?”, ironizó Rufián, comparando la forma de hablar de Casado con Vox: “Les copian. Al final la gente va a votar a Vox si copian esa naftalina chunga”, afirmó.

También el diputado de JxCat, Jaume Alonso-Cuevillas, recordó a populares y Vox que todos los gobiernos desde 1976 “se han sentado y han negociado”, desde Adolfo Suárez a Zapatero, pasando por Felipe González y Aznar, “Rajoy era de mirar las cosas que de hablar, y su ministro del Interior era más de hablar con los arcángeles”, dijo. Reprochó a los grupos proponentes “poner el grito en el cielo” por una mesa de diálogo ante “un movimiento pacífico”, aunque confesó que la mesa de negociación “no se la cree nadie”.

Foto: Pedro Sánchez y Quim Torra, con sus dos delegaciones, en la Sala Tàpies de la Moncloa. Al fondo, el ventanal abierto. (EFE)

Ciudadanos centró su intervención en denunciar “los privilegios del nacionalismo” ironizando, dijo su diputado Guillermo Díaz, con que “se pueda ser de izquierdas y al mismo tiempo nacionalista”. Aseguró al PSOE que “seguir con esa mesa, no es negociar algo territorial, sino perpetrar una traición de clase”. Por su parte, Unidas Podemos salió en defensa de los partidos nacionalistas y aseguró que “lo verdaderamente inconstitucional” es el modelo de la derecha para Cataluña, “centrado en el 155”.

También el diputado socialista, José Zaragoza, salió en defensa del Gobierno central y cargó contra PP y Vox —“ustedes solo buscan el conflicto permanente y no escuchar lo que no les gustas, quieren privatizar la Constitución”, lanzó— respondiendo al diputado de Vox, y asegurando que “si usted dice que no quedará nada de España, yo le digo que no quedará nada de su España, de la España del franquismo, del machismo y la xenofobia”.

Partido Popular (PP) Aitor Esteban PNV Ciudadanos Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) Pedro Sánchez Gabriel Rufián PSOE Independencia de Cataluña
El redactor recomienda