ARABIA, PANAMÁ, SUIZA Y ESPAÑA

El rastro de 280 millones en tres comisiones 'reales' del AVE acecha a Juan Carlos I

La Fiscalía señala tres comisiones millonarias como claves en la investigación del AVE a La Meca. Los pagos de ida y vuelta revelan un sistema para engrasar la gran adjudicación del desierto

Foto: Juan Carlos I, en Riad, en 2017. (EFE)
Juan Carlos I, en Riad, en 2017. (EFE)
Adelantado en

Las fechas siguen sin encajar del todo, pero el puzle de cómo se gestó el AVE a La Meca, una megaobra de 6.700 millones de presupuesto, empieza a tener sentido. La obra se engrasó con distintas comisiones de cantidades enormes. Hay tres comisiones, de 100 millones de dólares, 120 millones de euros y 98 millones de euros, que son clave, según la documentación de la Fiscalía Anticorrupción. Y en todas hay alguien de una familia real detrás.

El caso es muy complicado y lo mejor es ir por fechas y retroceder más de una década. En 2006, Arabia Saudí tiene la imagen internacional por los suelos pero España acude al rescate. El rey Juan Carlos, que siempre ha tenido una excelente relación con sus primos del Golfo, media y abre puertas a un régimen en el que las mujeres no pueden ni conducir.

En el lavado de cara participa activamente el Ejecutivo del socialista José Luis Rodríguez Zapatero. En 2007, por ejemplo, el Consejo de Ministros acuerda conceder el Toisón de Oro al rey de Arabia Saudí, Abdulá bin Abdelaziz. El collar de oro compuesto de eslabones dobles en forma de B del que cuelga un carnero de oro. Representa el vellocino de la mitología griega y es la máxima distinción de la Corona. A la muerte del condecorado, el collar vuelve a la Casa Real. No se hereda. A ese acto le sigue un congreso interreligioso un año después donde el régimen de Riad se presenta como un país tolerante. España apoya aún hoy un polémico centro en Viena auspiciado por los dos países.

Oficialmente, en esa época Arabia no había anunciado que quisiera construir un AVE en el desierto, un reto de la ingeniería. Pero ya había movimientos. El 13 de marzo de 2006, la iraní Shahpari Azzany Zanganeh, exmujer del magnate árabe Adnan Kashoggi, una habitual de la 'jet set' de Marbella, acudió a entrevistarse con el príncipe Bin Abdul Aziz, por entonces ministro de Defensa. Zanganeh llevó en mano una carta en la que el rey Juan Carlos la "comisionaba" para "poder realizar gestiones" ante él, y la que consideraba persona de confianza. La carta la resalta la Fiscalía Anticorrupción en sus investigaciones. Según un escrito posterior de Zanganeh, ella era 'project developer' del proyecto desde 2004.

Un mes después de la entrega de la carta en mano cual embajadora oficiosa, Juan Carlos hizo una visita oficial a Arabia. Entre el 8 y el 10 de abril de 2006, fue acompañado de un importante grupo de empresas españolas, dos de las cuales, Indra y OHL, estarían años después en la obra del AVE a La Meca. También acudieron como consultoras Shahpari Azzany Zanganeh y Corinna Zu Sayn-Wittgesntein, entonces amante del monarca. En 2008, Zanganeh firmó un primer acuerdo de colaboración con OHL.

La iraní Zanganeh, comisionada por el Rey en Riad, se presentó como 'project developer' desde 2004. Firmó cobrar 98 millones de euros

España tenía la ingeniería, el país estaba en pleno crecimiento económico, el monarca encabezaba las gestiones y tenía dos comisionistas para engrasar las relaciones. En medio de ese clima, el 8 de agosto de 2008, el Gobierno de Riad transfiere 100 millones de dólares (64 millones de euros al cambio de la época) a una cuenta del banco suizo Mirabaud. La titular del depósito era una sociedad instrumental panameña, Lucum Foundation, de la que eran beneficiarios Juan Carlos I y la familia real española.

La transferencia solo se conoció gracias a las investigaciones de la Fiscalía de Ginebra, y cuando lo publicó el diario británico 'The Telegraph', hizo que Felipe VI rompiera con su padre. El actual monarca era beneficiario de ese dinero y lo sabía desde un año antes, pero esperó al 15 de marzo, con el estado de alarma, para anunciar que renunciaba a la herencia.

Dos años después de que Juan Carlos recibiera esa megacomisión, el dinero estaba de vuelta y con intereses. El 10 de septiembre de 2010, según la Fiscalía española, el consorcio español acuerda pagar al príncipe Abdulaziz bin Mishal 120 millones de euros. Mishal, que falleció en 2017 con 90 años, creó el grupo Al-Shoula. Esta empresa tenía el 7% del consorcio hispano saudí que construyó el AVE y que tomó el nombre de su empresa.

AVE a La Meca.
AVE a La Meca.

"Al Shoula es accionista de Al Shoula Consortium con un 7% del capital social y, como el resto de socios, es responsable solidario frente al cliente. Los acuerdos suscritos por parte de las empresas accionistas de Consorcio Español Alta Velocidad Meca-Medina para tal fin han respetado en todo momento los criterios de legalidad y transparencia", respondió ayer el conglomerado español a la información de este diario. En el consorcio español participan Indra, OHL, Inabensa, Copsa, Imathia, pero también empresas públicas como Adif, Renfe y Talgo.

Esos 184 millones en comisiones no son los últimos que rastrea la Justicia en varios países. El 18 de mayo de 2011, el consorcio español acuerda un contrato de consultoría con Shahpari Zanganeh, comisionada como "persona de confianza" de Juan Carlos I en Arabia. El 16 de octubre de 2011, el contrato se modificó de forma que Zanganeh pasaría a cobrar una comisión fija de 95,78 millones de euros (de los cuales 66,6 millones serían en euros y el resto en moneda saudí).

Fuentes del consorcio han descrito a Zanganeh como una gestora clave que llevaba la obra. Ella negó cualquier relación con Juan Carlos pero en 2018, con las primeras informaciones sobre Villarejo y Corinna, las empresas españolas dejaron de abonar su parte. La sugerencia de que ha tenido una relación económica o financiera con Juan Carlos I de España en relación con el proyecto del AVE es absolutamente falsa. "No ha existido nunca ninguna relación económica o financiera con él ni con ninguna entidad relacionada con su persona, ni tampoco se me ha mencionado nunca ninguna posible relación. Mi contrato estaba sujeto a los más altos estándares internacionales. Al contrario de lo que se viene afirmando, no he participado en este proyecto como 'intermediaria'. He trabajado de forma efectiva para gestionar el proyecto como 'project developer' desde sus inicios, en el año 2004", explicó Zanganeh a este diario en un comunicado.

Como en una maldición, las comisiones del AVE a La Meca, que un día engrasaron que los raíles entre la arena del desierto lleven el sello de España, se han vuelto contra sus perceptores. La exmujer de Khasogghi ha cobrado 34,8 millones de euros y 46,17 millones de reales saudíes (10,9 millones de euros al cambio actual). Como adelantó este diario, ha planteado un arbitraje en la Corte de París para cobrar la parte que le falta de lo firmado. Juan Carlos, tras años de escándalos, fue repudiado por su hijo a raíz de la información de que había recibido 100 millones de Arabia en la fundación Lucum.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios