proceso de desescalada

El plan de Celaá para la vuelta a las aulas: presencial y "burbujas de niños" sin distancia

Se tendrá que mantener la distancia de seguridad de 1,5 metros entre todos los alumnos del centro menos en los grupos de menos de 10 años, donde habrá un grupo "burbuja" de convivientes

Foto: La ministra de Educación y Formación Profesional, Isabel Celaá, en su comparecencia en el Senado. (EFE)
La ministra de Educación y Formación Profesional, Isabel Celaá, en su comparecencia en el Senado. (EFE)

El retorno de los niños a las aulas, la conocida como 'vuelta al cole', es un asunto que cobra cada vez más importancia a medida que los días de confinamiento empiezan a llegar a su fin. Los niños fueron los primeros en tener que encerrarse en casa y están siendo los últimos a los que se les propone una solución, mientras los padres, agobiados por cómo afrontarán el próximo curso, reclaman alguna certeza para septiembre.

Hoy, la ministra de Educación, Isabel Celaá, ha despejado una de las incógnitas más urgentes para los padres que llevan tres meses encerrados teletrabajando con sus hijos en casa: si el curso 2020-2021 será presencial. "Absolutamente sí", ha zanjado la ministra. "Tendremos que observar todas las medidas sanitarias, que son un protocolo que mañana presentaremos a las comunidades autónomas, y que hoy mismo enviaremos para que tengan una vista previa", ha añadido en una entrevista en 'La Sexta'.

"Vamos a un curso bien planificado cuyo principio es la presencialidad. Por ello, hemos pedido que todas las comunidades autónomas y sus centros educativos optimicen sus espacios más allá de las aulas para la función educativa", como bibliotecas, comedores y salas polivalentes, ha apuntado un día antes de reunirse en la Conferencia Sectorial con las comunidades.

Según Celaá, los alumnos de hasta 10 años podrán estar el próximo curso en pequeños grupos de entre 15 o 20 niños "a modo de familia o convivientes" en los que no tendrían que guardar la distancia mínima de un metro y medio de seguridad.

Tras las primeras advertencias de la comunidad científica, que señalaron a los niños como un vector importante de contagio en la transmisión del coronavirus, Celaá ha explicado que las últimas evidencias científicas descartan esa hipótesis y es por eso que Educación ha decidido optar por un curso presencial con todas las medidas de higiene necesarias.

Por ello, se podría concebir que hasta los 10 años se configuraran "grupos a modo de familia o convivientes" y que "en esa burbuja o set o módulo pueden moverse con tranquilidad, sin necesidad de guardar la distancias de guardar las distancias de 1,5 metros", ha recalcado. Eso no quiere decir, ha apuntado, que en el resto del centro no se guarde dicha distancia, ya que para los más mayores mantener esa regla "no supone ninguna dificultad".

Mascarillas a partir de los seis años

Sobre el uso de la mascarilla en colegios e institutos, la ministra ha comentado que tendrá que llevarse a partir de los seis años —tal y como publica hoy el Boletín Oficial del Estado (BOE) [aquí, en PDF]—, pero que "habrá flexibilidad" dentro de la citada burbuja o del grupo de convivientes, tanto por parte del profesor, como por parte de los alumnos.

Ha recordado que en la fase 1 de la desescalada se pudo desinfectar los centros y abrir para tareas administrativas mientras que en la fase 2, en la que está ya la mitad del país, se han podido abrir las aulas. La ministra ha reconocido que la reapertura está siendo estas semanas "dispar" pero porque las comunidades tienen la autonomía para elegir cómo hacerlo y que, en general, han vuelto alumnos de final de etapa, es decir, cuarto de ESO y segundo de Bachillerato.

Estos últimos para preparar la prueba de acceso a la Universidad (EBAU), sobre la que Celaá ha pedido a los estudiantes un "último esfuerzo" a la vez que les ha asegurado que tendrán más opción de preguntas a elegir y que se tendrá en cuenta que hay temas del tercer trimestre que no han podido estudiar.

En cuanto a la brecha digital que se ha detectado en el confinamiento, Celaá ha recalcado que se trata de una "brecha social" y ha adelantado que el próximo día 16 llevará al Consejo de Ministros un convenio con las comunidades para proveer a los alumnos sin recursos del material digital que necesiten para estar conectados con sus profesores y sus centros.

Ante el nerviosismo general por la inexistencia de un plan claro de desescalada también para los niños, Celaá se ha defendido alegando que reabrir los centros educativos "no es tan fácil" como la reapertura de comercios y establecimientos, porque implica "el desarrollo de actividades de gran responsabilidad" y conlleva "una gran dificultad".

Así lo ha expresado en una entrevista a la SER Catalunya, donde ha explicado que la vuelta al cole se hará respondiendo a los criterios sanitarios que marca el Ministerio de Sanidad.

Además, Celaá ha negado que no existan planes para la educación durante la desescalada. Durante la fase 1, ha recordado la ministra, se permitió la reapertura de los centros educativos, cerrados desde mediados de marzo para contener la propagación del coronavirus, para reanudar actividades administrativas.

En la fase 2, los centros educativos ya han podido "recibir alumnos que se iban a encontrar con exámenes finales o necesitaban refuerzo", ha indicado Celaá. "Pero las provincias han entrado de forma asimétrica, y lo han venido haciendo de forma desigual", ha apostillado.

La ministra de Educación ha puesto en valor que España haya permitido el regreso voluntario y parcial a las aulas durante este final de curso, mientras países como Italia han tomado la decisión de no abrir colegios hasta septiembre. "Incluso en nuestro propio país, Andalucía ha hecho lo mismo", apunta Celaá.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
15 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios