ERC urge al Gobierno a avanzar en la mesa de diálogo y romper con Ciudadanos
  1. España
DIÁLOGO SOBRE CATALUÑA

ERC urge al Gobierno a avanzar en la mesa de diálogo y romper con Ciudadanos

Los independentistas quieren reunir la mesa la primera semana de julio y el Gobierno valora posponerla tras las elecciones vascas y gallegas del 12 de julio

placeholder Foto: El diputado de ERC Gabriel Rufián pasa ante el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, tras su intervención en el pleno celebrado este jueves en el Congreso para aprobar una nueva prórroga del estado de alarma. (EFE / Mariscal)
El diputado de ERC Gabriel Rufián pasa ante el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, tras su intervención en el pleno celebrado este jueves en el Congreso para aprobar una nueva prórroga del estado de alarma. (EFE / Mariscal)

ERC pactó la pasada semana con el Gobierno para convertir su voto contrario a la prórroga del estado de alarma en una abstención. Y en la negociación del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, con el vicepresidente de la Generalitat, Pere Aragonès, se incluyó la convocatoria de una nueva reunión de la mesa de diálogo para Cataluña.

El Gobierno no le pone fecha, pero ERC ha transmitido al Gobierno que tiene que celebrarse en la primera semana de julio, según fuentes de este partido.
Además, esas fuentes explican que han expresado al Gobierno su malestar por lo que parece su escasa voluntad en avanzar en esa mesa.

Foto: Pedro Sánchez charla con Aitor Esteban, portavoz del PNV, el pasado 6 de mayo. (EFE)


Aseguran que pretenden empezar los trabajos preparatorios para llegar a la reunión con avances concretos, para no volver a hacer una reunión de declaraciones y grandes palabras, según su explicación. Por el momento, aseguran que no obtienen respuesta positiva del Gobierno.

Sobre la fecha concreta, el Ejecutivo asegura que debe valorar que el 12 de julio son las elecciones en el País Vasco y Galicia. Sánchez y su equipo deberán determinar si les favorece o no celebrar esa reunión en plena campaña electoral. Si les conviene una imagen dialogante o que la convocatoria pueda ser vista como de cesión al independentismo. En función de eso decidirá, aunque algunas fuentes aseguran que se inclina por posponerla tras los comicios del 12 de julio.

Sánchez respondió el miércoles de forma ambigua a Gabriel Rufián, sin precisar fecha y sin hablar expresamente de la mesa de diálogo: “Este es un Gobierno que quiere apostar por el diálogo, por la concordia, por la convivencia, por un país sostenible, por un país inclusivo; en definitiva, todas aquellas cuestiones que en mi debate de investidura planteé humildemente, que lógicamente hemos tenido que dejar a un lado por la emergencia sanitaria, pero que, evidentemente, vamos a retomar cuanto antes mejor, si puede ser en julio mejor que mejor”.

Y este domingo, la vicepresidenta Carmen Calvo se limitaba a asegurar que "en cuanto salgamos de la alarma pondremos una fecha y volveremos a sentarnos. No vamos a dejar pasar el verano sin volvernos a sentar para retomar un objetivo en el que creemos profundamente". Sin más precisión y sin dar respuesta a lo que exige ERC: empezar a preparar el encuentro.

La reunión de la mesa tendrá la particularidad de ser la primera en la que participaría Pablo Iglesias

La reunión de la mesa tendrá la particularidad de ser la primera en la que participaría Pablo Iglesias, vicepresidente y líder de Unidas Podemos, que no pudo asistir a la anterior. ERC mantiene también contacto directo con Iglesias.

La pandemia hizo que se desconvocara la que iba a celebrarse en marzo en el palacio de la Generalitat y, además, se interrumpieron los trabajos preparatorios discretos.

En el mensaje de ERC al Gobierno, se incluye también el malestar por los acuerdos de Sánchez con Ciudadanos y la exigencia de que el partido de Inés Arrimadas deje de ser socio parlamentario preferente.

Entienden que ese acuerdo es claramente incompatible con avances en la mesa de diálogo de Cataluña. Según el análisis de los dirigentes independentistas, Sánchez “juega al regate corto” y resuelve cada votación, sin mirada a medio o largo plazo para planificar la legislatura.

placeholder El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (i), conversa con el vicepresidente de la Generalitat, Pere Aragonès. (EFE)
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (i), conversa con el vicepresidente de la Generalitat, Pere Aragonès. (EFE)

“Hasta ahora, les ha ido relativamente bien y acaban las prórrogas sin perder votaciones, pero se arriesgan a llevarse un susto en cualquier momento”, aseguran.

ERC está condicionada también por la posición del presidente de la Generalitat, Joaquim Torra, y por JxCAT, ajenos a cualquier acuerdo con el Gobierno de Sánchez.

La hoja de ruta antes de la pandemia pasaba por elecciones autonómicas en Cataluña, pero ahora no hay previsión de que se celebren en breve. El Gobierno de Sánchez preveía que de esas elecciones saliera fortalecida ERC, asumiendo la hegemonía del independentismo y con opciones de acuerdos.

Está pendiente también la decisión del Tribunal Supremo sobre la inhabilitación de Torra, que ha sufrido un nuevo retraso con el cambio de ponente de la sentencia.

Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) Gabriel Rufián Campañas electorales Tribunal Supremo Ciudadanos Pablo Iglesias Inés Arrimadas Cataluña
El redactor recomienda