Contratos irregulares para investigar vacunas y tratamientos covid en España
  1. España
están en un "limbo" de regulación

Contratos irregulares para investigar vacunas y tratamientos covid en España

La Comunidad de Madrid firmó un preacuerdo de convenio laboral donde se recogían los derechos de estos profesionales, pero tras más de un año la situación está estancada

Foto: Científicas trabajan en un laboratorio de Inmunología. (EFE)
Científicas trabajan en un laboratorio de Inmunología. (EFE)

Más del 80% de los investigadores hospitalarios de la Comunidad de Madrid, que son alrededor de 1.200, tienen contratos temporales y entre estos una amplia mayoría está en fraude de ley. Además, el 20% de todos estos profesionales está involucrado directamente en proyectos relacionados con la lucha contra el SARS-CoV-2.

Desde la Asociación Nacional de Investigadores Hospitalarios señalan a El Confidencial que actualmente hay multitud de proyectos relacionados con el covid-19 que implican a investigadores hospitalarios que están contratados en condiciones fraudulentas, como es el caso del personal que gestiona las muestras de pacientes infectados en los biobancos. Estas muestras son la que luego se utilizan en las estadísticas y en los proyectos de investigación. En Comisiones Obreras van mucho más allá y apuntan a que parte de estos trabajadores precarios están involucrados directamente en la búsqueda de un fármaco o una vacuna contra el coronavirus.

"He hablado con mi abogada y vamos a emprender acciones legales, porque mi situación es muy inestable. El próximo año no podré seguir con mi contrato porque estaría incumpliendo la ley. La única opción es hacerme indefinida, pero no se han anunciado nuevas plazas para indefinidos, por lo que no sé qué va a ser de mí", lamenta una investigadora de la fundación del Hospital Universitario La Paz.

"Siento mucha impotencia, ahora estoy investigando la eficacia de los tratamientos retrovirales que se están usando actualmente en pacientes covid. Se trata de buscar una solución inmediata hasta que llegue la vacuna. Pero es que ni esto sirve como justificación para que estabilicen mi situación laboral".

"La CAM tiene guardado en el cajón desde hace un año el borrador aprobado de este convenio y de nada sirve si no se publica en el BOCM"

El problema de esta investigadora, que prefiere no ser citada por su nombre, no es un caso aislado, esto sucede porque la figura del investigador hospitalario no está reconocida en ningún convenio laboral que haya sido publicado oficialmente. Según CCOO, el personal que trabaja en las fundaciones de investigación biomédica (FIB) de los hospitales y de Atención Primaria del Servicio Madrileño de Salud (Sermas) está en un "limbo" de regulación. Aunque los investigadores trabajen en las mismas instalaciones hospitalarias que el resto del personal sanitario, estos científicos no están sujetos a ningún convenio colectivo, y precisamente al estar la Sanidad transferida a cada comunidad autónoma impide que haya una solución a nivel nacional.

En este sentido, Madrid se posicionó como pionera al firmar el 28 de mayo de 2019 junto con las FIB y los sindicatos un convenio laboral donde sí se reconocía la figura del investigador hospitalario. Pero, como reconocen fuentes sindicales: "La Comunidad de Madrid tiene guardado en el cajón desde hace un año el borrador aprobado de este convenio y de nada sirve si no se publica en el BOCM". De hecho, el 28 de mayo, la propia CAM emitió un comunicado donde se anunciaba la firma de este preacuerdo.

En las 13 fundaciones de investigación acreditadas en el Sermas, un 20% del personal investigador está involucrado directamente en la búsqueda de un fármaco o una vacuna para luchar contra el SARS-CoV-2. Entre 200 y 250 científicos investigan en esa línea, aunque indirectamente hay un número mayor. Como es el caso de Raquel Castejón Díaz, investigadora de la Unidad de Enfermedades Autoinmunes Sistémicas del Instituto de Investigación Sanitaria Puerta de Hierro. En plena explosión de la pandemia ella se encargó de establecer un sistema con sus compañeros de análisis de pacientes covid para prever cuáles necesitarían ir a la UCI y cuáles no con antelación. En este sentido, este tipo de medidas explica que fueron clave para adelantarse a la situación.

"Conozco el caso de una compañera que lleva 13 años encadenando contratos temporales"

Castejón tampoco se explica cómo esta situación lleva tantos meses atascada. "En mi fundación, habrá máximo cinco investigadores con contratos indefinidos, pero eran contratos que estaban en fraude de ley y los tuvieron que legalizar de alguna forma porque había inspecciones de trabajo".

"Desde 2011 todos están en fraude de ley"

"Conozco el caso de una compañera que lleva 13 años encadenando contratos temporales. Hay muchísimo fraude de ley, tenemos compañeros a quienes les van renovando con contratos temporales 10, 13, 15 años y no están indefinidos. Yo estuve un tiempo encadenando contratos hasta que después de seis años me hicieron indefinida. Esto sucedió en enero de 2009, pero después de 2011 no se ha vuelto a hacer indefinido a nadie. Desde ese año, toda la gente está en fraude de ley y el personal se va acumulando...".

Foto: Los servicios de urgencias hoy jueves en el hospital Infanta Leonor, en Madrid. (EFE)

Ahora mismo, la vía legal es la más efectiva. Así lo corrobora Juan Ángel Fresno, presidente de la Asociación Nacional de Investigadores Hospitalarios. "Hemos conseguido a base de sentencias estabilizar puestos de trabajo, pero se supone que el Estado tiene un compromiso con los agentes sociales para reducir la temporalidad en el sector público. Esto es un problema a escala nacional, porque no hay una única solución. En Cataluña, por ejemplo, cada centro tiene su propio acuerdo. Por otro lado, Valencia, Galicia y Andalucía son las comunidades que peor están".

"El convenio debería haber entrado en vigor en otoño de 2019 y como muy tarde tiene que aprobarse este año, porque caduca en 2021"

Explica que la Comunidad de Madrid asumió la firma de este documento como un proyecto propio para situarse a la vanguardia en el ámbito de la investigación. El convenio debería haber entrado en vigor en otoño de 2019 y como muy tarde tiene que aprobarse este año, porque caduca en 2021.

En 2017, la Consejería de Sanidad incluyó por primera vez en el Proyecto de Presupuestos de 2018 una asignación nominativa a las FIB por importe de 5,5 millones para la estabilización de investigadores. Pero Fresno plantea que al no haberse aprobado el convenio duda cómo se está utilizando este dinero.

"Estos 5,5 millones se lo están gastando las fundaciones como les viene en gana con la excusa de que el convenio no ha entrado en vigor"

"Este dinero se lo están gastando las fundaciones como les viene en gana. Yo tuve una comparecencia en la comisión de Sanidad para explicarles el problema y conseguimos que todos los grupos políticos se pusieran de acuerdo para sacar adelante una partida presupuestaria para las fundaciones. Pero estas en vez de destinarlo para lo que nosotros peleamos, lo están gastando en no sabemos qué, con la excusa de que el convenio no ha entrado en vigor".

11,6 millones para estabilizar investigadores

A estos 5,5 millones habría que sumar otros 6,1 millones de crédito que se han consolidado en 2020 a través de la prórroga de los presupuestos. La Consejería de Sanidad ha informado a este medio que este crédito está en la fase final de tramitación de los expedientes de las transferencias. Se destinará para financiar la estabilización de investigadores de las fundaciones. Al ser preguntados por qué, tras la aprobación de este crédito, no han mejorado las condiciones laborales de los investigadores hospitalarios madrileños, tal y como denuncian los sindicatos, no ha habido respuesta alguna.

En cuanto al convenio colectivo, fuentes oficiales de la Consejería de Sanidad detallan que aún continúan los trámites. "Se solicitó a las fundaciones información actualizada de carácter económico, así como de la antigüedad de los profesionales contratados por las fundaciones, y estas han terminado de remitir dicha información a principios de abril, la cual se ha estado cotejando. Se mantiene la comunicación con la Dirección General de Trabajo, cuyas observaciones se deberán incluir en el texto final del convenio colectivo, con el acuerdo previo de todos los agentes, que debido a la situación vivida en las últimas semanas no han podido reunirse para hacer una valoración conjunta", sentencian.

Precariedad Convenio laboral Microbiología Pandemia CCOO
El redactor recomienda