QUINTO EXAMEN A LAS COMUNIDADES

Sanidad ultima la devolución del poder a las CCAA y asienta su tregua con Ayuso

El ministerio se inclina por permitir que Madrid pase a la fase 2, así que no se prevé una reedición del conflicto con la presidenta. Las autonomías que estrenen etapa 3 tendrán la gestión íntegra

Foto: El ministro de Sanidad, Salvador Illa, el pasado 2 de junio en la sesión de control al Gobierno en el Senado. (EFE)
El ministro de Sanidad, Salvador Illa, el pasado 2 de junio en la sesión de control al Gobierno en el Senado. (EFE)

Las comunidades autónomas pasan su quinto examen, el último para muchas de ellas. Porque aquellas que logren transitar a la fase 3 de desescalada recuperarán el pleno dominio de sus competencias, salvo en lo relativo a la movilidad, que seguirá en manos del Gobierno central. Aún habrá un pequeño grupo que deberá esperar otra semana más. Madrid, Barcelona y su área metropolitana y la mayor parte de Castilla y León, los puntos más rezagados y epicentros de la pandemia por covid-19, habrán de aguardar hasta el 22 de junio.

Sanidad ultima la devolución del poder a las CCAA y asienta su tregua con Ayuso

Al margen de los detalles, que darán a conocer este viernes el ministro de Sanidad, Salvador Illa, y el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES), Fernando Simón, se trata de una evaluación más rutinaria, porque no se prevén grandes sobresaltos ni una reedición del conflicto con la Comunidad de Madrid. El Ejecutivo de Isabel Díaz Ayuso, el más beligerante contra Illa, demandó el pase a la etapa 2 y, según indicaban este jueves desde el ministerio, así será. "Buenas sensaciones", constataban en el equipo de la presidenta. De hecho, el titular del comunicado del Gabinete autonómico, lanzado pasadas las 20:00: "Cordialidad en la reunión bilateral entre Illa y el consejero Enrique Ruiz Escudero". "El equipo del Ministerio ha valorado positivamente el trabajo realizado por el Gobierno regional", apuntaba la nota.

Sanidad ultima la devolución del poder a las CCAA y asienta su tregua con Ayuso

El Gobierno, por tanto, se dispone a dar el visto bueno a las aspiraciones de la dirigente regional. Las aguas, después de tres semanas iniciales de tensión creciente, se han calmado y por ahora no han vuelto a ser removidas, aunque las diferencias se mantengan y aunque la propia Ayuso haya propuesto que la Asamblea autonómica investigue lo ocurrido en estos meses de lucha contra el coronavirus, desde las marchas feministas del 8 de marzo —objeto de pesquisas judiciales— o los cambios de fase.

La propia Comunidad de Madrid subraya la "cordialidad" del encuentro del consejero e Illa. Pero la presidenta sigue apuntando al Ejecutivo central


"Vamos a investigar, por ejemplo, el 8-M, cómo ha afectado a la Comunidad de Madrid, vamos a ver si es verdad que se han multiplicado los contagios en una manifestación de 120.000 personas en el momento más crítico del contagio", apuntó la presidenta este jueves en la Cámara regional. Más aún: "Vamos a investigar qué ha pasado con el material sanitario que sus gobiernos [de PSOE y Unidas Podemos] le han quitado a los profesionales sanitarios [...]. Vamos a estudiar los pasos de fase, quién ha decidido en la Moncloa, en un cuarto oscuro, que Madrid siga en fases atrasada". Sanidad ya publicó los informes firmados por la directora general de Salud Pública, Pilar Aparicio, en los que basó sus decisiones respecto a la progresión o no a fase 1, como hará también cuando todas las CCAA alcancen el segundo peldaño.

"Madrid hace mucho teatro"

Las dos administraciones, por tanto, se hallan en una precaria tregua. Porque el malestar del Ejecutivo regional persiste, aunque mitigado, y porque Madrid es la punta de lanza del PP, y por tanto actúa también de principal oposición institucional frente a Pedro Sánchez. Illa rehúsa la confrontación y en todas sus comparecencias —también la de este jueves en el Congreso— esquiva el choque, aunque PSOE y Unidas Podemos señalan que si Madrid se ha convertido en el principal foco de la pandemia en toda España se debe también a su política pasada de recortes en sanidad.

13 CCAA piden saltar a la fase 3, mientras Madrid, BCN y Lleida y CyL progresarán a la 2. No demandan cambios por ahora Ceuta y Valencia

"No es que ahora estemos en paz, es que nosotros no libramos hostilidades contra ellos, y el ministro siempre ha sido correcto. Pero el Gobierno madrileño hace mucho teatro, cuando sabía que en las primeras semanas no podía progresar de fase", alegan en el equipo de Illa. Madrid ingresó en la etapa 1 el pasado 25 de mayo, después de dos semanas en la fase 0 y una última, la del 18, en una suerte de estación intermedia que se dio en llamar 0,5, que permitía ciertos alivios como la apertura de establecimientos comerciales sin cita previa o la vuelta de bibliotecas y museos, aunque los contactos sociales y el regreso de las terrazas quedaba vetado.

Sanidad ultima la devolución del poder a las CCAA y asienta su tregua con Ayuso

Hace siete días, Madrid fracasó en su intento de acceder a una etapa 1,5. Sanidad prefirió mantener la región en la fase 1 —el criterio general sigue siendo que la estancia en cada nivel se prolongue 14 días, el máximo periodo de incubación del virus—, así que el salto al segundo peldaño se materializará este viernes. Aún permanecerá bajo la tutela del ministerio, hasta que previsiblemente el 22 de junio migre a la fase 3, junto con Barcelona, Lleida y la inmensa mayoría de Castilla y León. Para entonces, habrá ya decaído el estado de alarma en todo el país, tras vencer la sexta y última prórroga que este miércoles autorizó el Congreso.

Este jueves, Illa culminó la nueva ronda de encuentros bilaterales para analizar la progresión de nivel. Las peticiones son estas:

  • Piden pasar a FASE 2: Comunidad de Madrid, Barcelona y su área metropolitana y la región sanitaria de Lleida y Castilla y León (el área de salud de El Bierzo, que comprende las comarcas de El Bierzo y Laciana, ya subió a ese peldaño este 1 de junio).
  • Solicitan progresar a FASE 3: Andalucía (toda la comunidad, incluidas Granada y Málaga, que van más rezagadas, ya que entraron en la etapa 2 este último lunes), Aragón, Asturias, Castilla-La Mancha (solo para Cuenca y Guadalajara), Galicia, Cantabria, Euskadi, Navarra, La Rioja, Extremadura, Baleares, Canarias, Murcia, Melilla y, en Cataluña, las áreas sanitarias de Alt Pirineu-Aran, Terres de l'Ebre y Camp de Tarragona.

La principal duda, en este bloque, es qué pasará con Granada y Málaga. El presidente de la Junta, Juanma Moreno, ha vuelto a reclamar que toda la comunidad progrese unida. En el ministerio no descartan esta opción, aunque la estancia de las dos provincias en la fase 2 sería en este caso más corta.

  • No piden cambios: ni Ceuta, por su reciente rebrote, ni la Comunidad Valenciana, cuyo 'president', el socialista Ximo Puig, prefiere aguardar en la fase 2, a la que accedió el 1 de junio, una semana más.

"Ritmos y modalidades"

Si los pronósticos se cumplen, y parece que será así, media España estrenará la fase 3 el próximo 8 de junio. En esas CCAA que debuten en el último estadio, se pasará de la cogobernanza a la "gobernanza plena": los presidentes autonómicos tendrán, como recordaba Illa este jueves en el Congreso, "la máxima responsabilidad en la gestión de la desescalada". Serán "autoridad competente delegada en sus respectivos territorios, en exclusiva, para la ejecución de las medidas" contenidas en el plan de transición. "De esta forma, podrán decidir cómo gestionar los ritmos y las modalidades de la vuelta a la nueva normalidad en sus territorios, incluyendo el paso a esa nueva normalidad, lo que supondrá la finalización del estado de alarma en sus comunidades".

Aquellas CCAA que salten a la tercera etapa podrán solicitar movilidad entre sus provincias, pero los viajes entre autonomías tendrán que esperar

En manos del Gobierno central quedará únicamente, "la regulación de la movilidad entre las distintas unidades territoriales". Y es así porque aún contará con el instrumento de la alarma y porque considera que aún hay que limitar la circulación, porque la movilidad "sigue siendo uno de los vectores más importantes en la trasmisión de la enfermedad, tanto a nivel interno como a nivel internacional". No obstante, aquellos territorios que estén en fase 3, "si así lo deciden y la evolución de la epidemia lo permite", podrán solicitar a Sanidad que autorice los viajes entre las provincias de una misma comunidad.

Sanidad ultima la devolución del poder a las CCAA y asienta su tregua con Ayuso

El pasado lunes, el ministro de Transportes, José Luis Ábalos, abría la puerta a que pudiera haber desplazamientos entre CCAA que compartieran etapa 3, pero finalmente se impondrá el criterio más conservador de Sanidad. El martes, ya Illa advirtió de que los viajes entre distintas comunidades solo se permitirán, en principio, en la nueva normalidad, no antes.

El ministro, durante la Comisión de Sanidad de este jueves en el Congreso [aquí en PDF su intervención inicial], insistió en que el virus sigue entre nosotros y por tanto la receta sigue siendo la misma, la prudencia. Es más, el ejemplo palmario de que no vale la relajación lo vio con las imágenes de cientos de jóvenes que celebraban un macrobotellón en Tomelloso (Ciudad Real). En ese momento, decidió que tenía que reunirse con "referentes" de muchos de esos chavales, los futbolistas profesionales, para que ellos les advirtieran de que el coronavirus "no ha sido una broma". Necesitaba que los deportistas concienciasen a los jóvenes de que la normalidad no ha vuelto.

Real decreto ley el martes

Porque lo que habrá, cuando culmine la desescalada, es una nueva normalidad. Nueva etapa que quedará definida, como anunció este miércoles el presidente, Pedro Sánchez, por un real decreto ley que aprobará el Consejo de Ministros del próximo martes. El texto recogerá las medidas sanitarias que habrán de observarse hasta que haya una vacuna o un tratamiento eficaz, y que no pretende que sean muchas.

Sanidad trabaja en la conformación de una reserva estratégica a nivel nacional de productos críticos, desde EPI hasta pruebas diagnósticas y fármacos

Durante la comisión, estuvo muy presente el 8-M. Illa remachó la argumentación del Gobierno: si se permitieron las manifestaciones fue porque "no había la evidencia científica" ("al menos yo no la tenía") para decir que había que prohibirlas. Incluso recordó que hubo actos multitudinarios que se celebraron en Madrid (y que por tanto el Ejecutivo regional podría haber vetado) después del Día de la Mujer, como un concierto el día 11. Recordó que el 8-M se celebró en otras partes del mundo, y que en la capital hubo aquellos días más eventos. Cuando hubo evidencia científica, defendió, fue "inmediatamente después".

Illa se refirió al servicio de atención psicológica, orientado al manejo del estrés y situaciones de malestar que se puso en marcha a finales de marzo para prestar apoyo asistencial a las personas con dificultades derivadas de la covid-19 y a la población general. El servicio ha atendido en dos meses más de 13.000 llamadas, con una media de 228 diarias. La duración media de las llamadas ha sido de 25 minutos, pero un 32% duro más de media hora. El 70% de las conversaciones eran de ciudadanos normales, un 21% de familiares y un 9% de sanitarios.

Por último, el ministro dedicó un capítulo al material distribuido (167 millones de unidades) y a los test. Ya se han repartido, y hasta el 29 de mayo, casi 118 millones de mascarillas, 38 millones de guantes de nitrilo, 219.976 gafas de protección, 353.433 batas desechables o 913.951 buzos. Además, se ha repartido entre las CCAA 5.335.580 test rápidos, 1.102.024 kits PCR y 752.000 kits de extracción. "Hasta ese momento, en España se han realizado 2.536.234 pruebas PCR desde el inicio de la epidemia", proclamó.

Sanidad está trabajando asimismo en la conformación de una reserva estratégica a nivel nacional de productos críticos que "incluye desde mascarillas quirúrgicas, mascarillas FFP2 y FFP3 y otros equipos de protección, hasta pruebas diagnósticas y medicamentos". La reserva "contará con las cantidades necesarias para poder cubrir un período mínimo de entre seis semanas y dos meses". Este 'almacén' se completa con la estrategia impulsada por los ministerios de Industria y de Ciencia para refozar la producción nacional y no depender de importaciones de material crítico ante posibles emergencias sanitarias como la de la covid-19.

Madrid saca pecho de las cifras

En su comunicado de este jueves, la Comunidad de Madrid indicó que durante el encuentro por videoconferencia de su consejero, Enrique Ruiz Escudero, con el ministro Salvador Illa, el dirigente autonómico destacó que "el número de pacientes hospitalizados ha bajado un 97%, situándose por debajo del millar de ingresados (en concreto 527)". Y sigue: "El número de pacientes en UCI ha descendido un 90%, hasta los 150. El número de fallecidos ha disminuido un 98% (este miércoles Madrid registró siete). El número de pacientes pendientes de ingreso en urgencias se ha rebajado un 94% y el número de pacientes en seguimiento domiciliario en atención primaria ha retrocedido un 90%". 

Además, el Gobierno regional "sigue trabajando en el control de casos sospechosos a través del sistema para la detección y seguimiento de contagios y contactos". "Desde el 11 de mayo hasta el día de ayer, se han realizado 89.446 PCR de sospechosos (3.727 de media al día) y 2.368 han dado positivo. Esto supone que solo un 2,6% de los casos sospechosos ha dado positivo. Así, si analizamos estos datos por niveles asistenciales, teniendo en cuenta que los datos se refieren a estos últimos 24 días, podemos deducir que: en atención primaria ha habido 349 positivos, con una media diaria de 14 casos, y en atención hospitalaria 2.019 casos positivos, con una media diaria de 84 casos". 

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios