UN NÚCLEO DE RESISTENCIA

El general de Madrid se posiciona y acoge a De los Cobos y a su segundo junto a Corbí

El jefe se lleva al que fuera jefe de la Comandancia de Madrid y al coronel Eduardo Gómez a la Intervención de Armas y a la Unidad de Protección y Seguridad, situadas en su zona

Foto: El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, en el Senado. (EFE)
El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, en el Senado. (EFE)
Adelantado en

El coronel Diego Pérez de los Cobos no va a tirar la toalla. Es consciente de que perdió una importante batalla el pasado 24 de mayo cuando fue destituido por la directora general del cuerpo, María Gámez. Sin embargo, sabe que tiene muchos amigos dentro del instituto armado y muchas posibilidades de seguir siendo un referente. De ahí que él voluntariamente pidiera resolver su papeleta con dignidad y ser destinado en comisión de servicio como jefe de la Intervención de Armas y Explosivos en Madrid, puesto ubicado en las instalaciones de la Guardia Civil en la madrileña calle Batalla del Salado.

Ahí también ha pedido ir su número dos, el que hasta ahora ejercía como jefe de Operaciones en la Comandancia de Madrid, el también coronel Eduardo Gómez, quien tras la destitución de Pérez de los Cobos ha ejercido como responsable provisional de las dependencias. Gómez ha solicitado el destino de jefe de la Unidad de Protección y Seguridad, también ubicado en Batalla del Salado. Su nuevo puesto, que Interior le ha concedido, además, tiene la consideración y el nivel de una comandancia, por lo que realmente no es tanto una degradación como una promoción, ya que venía de ser el número dos de Pérez de los Cobos.

Gómez está considerado un mando duro dentro del cuerpo, de ideología marcadamente conservadora, que ha pasado gran parte de su vida profesional en el Grupo de Acción Rápida (GAR) de la Guardia Civil, una de las patas operativas más relevantes de la lucha antiterrorista ahora reconvertida en unidad de élite contra la delincuencia. También ha estado en la Jefatura de Unidades Especiales y de Reserva. Ahora, en su nuevo destino, tendrá como superior directo al general jefe de la Zona de Madrid, José Antonio Berrocal. Pérez de los Cobos, por su parte, dependerá del general de brigada Santiago Caballero Mendaña, jefe de la Intervención de Armas, Explosivos y Seguridad. La recolocación de ambos mandos obedece, según interpretan fuentes del cuerpo, a una intención de Pérez de los Cobos y de Gómez de estar amparados por sus nuevos superiores con el fin de hacer frente común en los próximos meses.

El general de Madrid se posiciona y acoge a De los Cobos y a su segundo junto a Corbí

Al frente de la Comandancia de Madrid se queda el teniente coronel David Blanes, hasta el momento número tres de las dependencias tras Gómez y Pérez de los Cobos. Blanes, en concreto, era responsable de la Unidad Fiscal y Aeroportuaria de Madrid. Anteriormente, había estado destinado en la Comandancia de Álava, en la Unidad de Seguridad de la Casa del Rey y en el Gabinete Técnico de la Dirección General de la Guardia Civil. Desde el Ministerio del Interior aseguran que Blanes ascenderá en las próximas "semanas" a la categoría de coronel, que es la necesaria para abrazar el bastón de mando de la instalación territorial del instituto armado.

El problema, según cuentan otras fuentes, es que Blanes aún no ha sido evaluado para el ascenso, un procedimiento que requiere todavía un tiempo. De ahí que de momento el nuevo máximo responsable de la Comandancia de Madrid jurídicamente comience como jefe interino, hasta que sea oficialmente ascendido. Fuentes del ministerio explican que Blanes fue el primer teniente coronel al que llamó la directora general para sustituir a Pérez de los Cobos. Las mismas fuentes añaden que inicialmente había una terna de mandos de esa misma categoría para ocupar el puesto, pero que no hizo falta llamar a los otros dos posibles aspirantes porque Blanes aceptó el cargo. Los otros dos, explican las mismas fuentes, estaban destinados uno en Madrid y otro fuera.

Desde el ministerio, explican también que han tardado 10 días en buscar a un candidato porque era un procedimiento que requiere su tiempo. Es necesario, abundan, aplicar los criterios de idoneidad, mérito y capacidad, y eso conlleva un proceso. A pesar de la tormenta que ha azotado el departamento dirigido por Fernando Grande-Marlaska en los últimos 10 días, dentro aseguran que precisamente por eso había que tomarse las cosas con calma. Mientras elegían al candidato, sin embargo, el ministro ha explicado en intervenciones públicas en la Moncloa, en el Congreso y en el Senado que el relevo de Pérez de los Cobos obedecía a una "reestructuración de equipos".

En la Unidad de Protección y Seguridad, también está destinado como jefe de servicio Manuel Corbí, el que fuera responsable de la Unidad Central Operativa —el departamento de investigación anticorrupción del cuerpo que investigó el caso Púnica o el caso Lezo, entre otros—, al que Marlaska cesó de forma fulminante. Corbí paralizó las investigaciones de la UCO al entender que no había dinero disponible en los fondos reservados y el movimiento fue entendido como un pulso por el ministro, que ordenó su destitución y su reubicación en la calle Batalla del Salado, adonde ahora llegarán también Pérez de los Cobos y Gómez.

El general de Madrid se posiciona y acoge a De los Cobos y a su segundo junto a Corbí

Pérez de los Cobos fue destituido el pasado 24 de mayo, domingo, por la noche. La directora general le telefoneó para cesarle después de que lo hubieran hecho los tenientes generales Laurentino Ceña —en ese momento, director adjunto operativo, número uno de los uniformados del cuerpo— y Fernando Santafé. El primero dimitió en protesta por el cese de Pérez de los Cobos apenas una semana antes de jubilarse. El segundo arregló un cambio de destino a la jefatura del Centro Universitario de la Guardia Civil. Les sustituyeron el general de división Pablo Salas, hasta el momento jefe de los Servicios de Información, y el también general de división Félix Blázquez, hasta entonces jefe de la Unidad de Reserva y responsable de la Inmigración en el Estrecho.

Marlaska aprovechó estos dos movimientos para dar más poder a un hombre que ya de por sí tenía mucho peso en el ministerio, el jefe de Fiscal y Fronteras, Juan Luis Pérez, a quien el ministro ha dado ahora más competencias —la coordinación de la inmigración en el Estrecho y en Canarias— para convertirle en una suerte de mando único de Inmigración y Fronteras.

El cese de Pérez de los Cobos tuvo lugar después de que el coronel se negara a entregar al director adjunto operativo un informe sobre la investigación que varios miembros de la Policía Judicial de la Comandancia de Madrid que este dirigía estaban realizando por orden del Juzgado 51 de Madrid. Las diligencias apuntaban a un posible delito de prevaricación cometido presuntamente por el director de Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, y por el delegado del Gobierno en Madrid, José Manuel Franco, por permitir manifestaciones como la del 8-M a pesar de haber recibido informes internacionales que advertían del riesgo de contagio de coronavirus que había en actos multitudinarios.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
55 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios