"¡VIVA EL 8 DE MARZO!", PROCLAMA

Sánchez aprobará por decreto ley el 9-J cómo será la nueva normalidad tras la alarma

El presidente anuncia que el próximo martes el Consejo dará luz verde a una norma que aunará todas las medidas de prevención que habrán de pervivir en España hasta que haya vacuna

Foto: El presidente, Pedro Sánchez, este 3 de junio durante el debate de la sexta prórroga del estado de alarma. (Reuters)
El presidente, Pedro Sánchez, este 3 de junio durante el debate de la sexta prórroga del estado de alarma. (Reuters)

España ya está saliendo "del túnel" y debe ir preparando el día siguiente, para cuando decaiga definitivamente el estado de alarma. Ese dibujo de la nueva normalidad saldrá ya del horno del Consejo de Ministros el próximo 9 de junio y tendrá forma de real decreto ley que posteriormente habrá de convalidar el Congreso de los Diputados.

Ese anuncio fue uno de los principales reclamos de la intervención inicial [aquí en PDF] de Pedro Sánchez en la Cámara Baja de este miércoles. Era el arranque del debate de la sexta y última prórroga del estado de alarma, que concluyó con la autorización parlamentaria por 177 votos a favor, 155 en contra y 18 abstenciones. Debate que partía con el resultado conocido —sin ahogos para el Gobierno y con el apoyo de PNV y Ciudadanos y la abstención de ERC— pero con todo el foco puesto en el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, cuya posición en el Ejecutivo se halla más que comprometida después de que este diario revelara el escrito firmado por la directora de la Guardia Civil que justificaba el cese del coronel Diego Pérez de los Cobos por pérdida de confianza al "no informar del desarrollo de investigaciones y actuaciones" del instituto armado. El presidente no aludió a la cuestión nada más subir a la tribuna, pero sí en sus réplicas y en la sesión de control posterior.

Sánchez aprobará por decreto ley el 9-J cómo será la nueva normalidad tras la alarma

Según explicó Sánchez en su primer discurso, el real decreto ley para la nueva normalidad recopilará "todas las medidas de prevención, contención y coordinación" necesiarias para hacer frente al riesgo del covid-19 tras la expiración del estado de alarma, que se irá levantando según vayan superando los distintos territorios la fase 3 de desescalada. Nueva normalidad que será definitiva, en todo caso, a partir de las 00:00 del 21 de junio, cuando decaiga la vigencia de la sexta prórroga.

El Gobierno se comprometió con Cs a dar luz verde a esta norma antes del 15 de junio para los territorios que vayan saliendo de la alarma


Las medidas comprendidas en esa norma se abordarán en un Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (SNS), del que participan el ministro Salvador Illa y los consejeros autonómicos del ramo. Por tanto, el decreto ley buscará aunar, en un solo texto, todas las medidas sanitarias que habrán de observarse hasta que haya una vacuna o un tratamiento terapéutico "eficaz", subrayó, y que sirva para recuperar los hábitos anteriores con "total seguridad" y evitar el riesgo de rebrote de la pandemia por coronavirus. El Gobierno cumplirá así uno de los compromisos cerrados con Ciudadanos a cambio de su voto a favor este miércoles: rubricó que antes del 15 de junio aprobaría un real decreto ley que tenga en cuenta las "aportaciones" de la formación naranja para regular "la salida del estado de alarma para los territorios que la alcancen".

Confinamiento duro pero "eficaz"

El decreto del próximo martes no se encargará de revisar la legislación sanitaria. Recogerá medidas que han de regir la nueva normalidad, algunas de las cuales, como el uso obligatorio de mascarillas, el Gobierno aprobó como órdenes ministeriales dictadas por Sanidad. El Ejecutivo necesita repescarlas a través de un decreto ley porque toda la normativa aprobada bajo el marco jurídico de la alarma decae cuando esta expira. La modificación de las leyes sanitarias, comprometida con ERC y con Cs, se hará después. No hay detalle de qué iniciativas se incluirán, aunque Sánchez sí señaló a los grupos que su intención no es "sobrerregular nada".

Sánchez llama a aparcar la crispación: "Digamos no al veneno del odio, no a la violencia física ni a la violencia verbal. No al insulto. No a la provocación"

Sánchez apuntó que ya "lo peor ha pasado" y se ha podido superar la pandemia con "esfuerzo, disciplina social y moral de victoria". Se ha comprobado, señaló, que la desescalada "no ha tenido por ahora un impacto negativo en la evolución" del covid-19. Transición que se está encarrilando de manera "gradual", "inteligente, moderando los riesgos y afianzando la seguridad". La ciudadanía, alabó, se ha "adaptado" a las reglas "en tiempo récord", pero ojo que el virus "sigue entre nosotros", así que la receta es "prudencia, prudencia y prudencia". "Hoy estamos francamente mejor saliendo, definitivamente, del túnel", después de un confinamiento "tremendamente duro pero tremendamente eficaz".

Sánchez aprobará por decreto ley el 9-J cómo será la nueva normalidad tras la alarma

De nuevo, Sánchez defendió que la alarma no ha sido un "capricho" del Gobierno, sino un instrumento constitucional que no ha tenido más "objetivo" que salvar vidas y contener la propagación del virus. Pero esta última prórroga será muy diferente a las anteriores, subrayó, en virtud del pacto con ERC y PNV. Así, Sanidad mantendrá la cogobernanza con las CCAA en los territorios que continúen en fases 1 y 2, pero aquellas que entren en la etapa 3 verán cómo sus presidentes autonómicos se convertirán en autoridades delegadas, y serán ellos los que decidan si mantienen o modifican las medidas y quienes determinarán cuándo pasan a la nueva normalidad. De la cogobernanza, pues, a la "gobernanza plena".

El presidente aprovechó su primera intervención para hacer un llamamiento a aparcar la crispación. El veneno que se está "viendo en algunos lugares, señaladamente en Estados Unidos" tras el asesinato de George Floyd en Mineápolis, y que ha desatado una enorme ola de tensión racial. "El veneno del odio es el veneno más dañino porque corroe las sociedades y aniquila las comunidades. Señorías, digamos no al veneno del odio, no a la violencia física ni a la violencia verbal. No al insulto. No a la provocación. No queremos eso para nosotros ni para nuestros hijos", sostuvo el líder socialista.

"No uniformes, pero sí juntos"

Sánchez llamó a sus señorías a resolver los "errores" del sistema para "transformar definitivamente España". Su Gobierno persigue, dijo, "trabajar por la convivencia" y para impulsar una "mayor justicia social", valores que aplicará en la reconstrucción del país. Con "justicia social" el Ejecutivo identifica su medida estrella, el ingreso mínimo vital, que este miércoles el presidente defendió en la tribuna como un acto de "decencia y dignidad", y no "caridad ni compasión".

"Hay millones de personas ahí fuera que esperan concordia, que esperan de nosotros serles de utilidad —proclamó Sánchez—. El país que necesitamos es un país con más convivencia, con más justicia social [...], que impulse el crecimiento económico, la digitalización, la transición ecológica, la igualdad real y efectiva entre hombres y mujeres".

El líder socialista reivindica las marchas feministas y la igualdad, y también la "justicia social", la "convivencia" y la "corcordia" que necesita España

En ese punto, el presidente intercaló una expresión que marcará en buena medida el devenir de este debate: "Yo lo digo alto y claro. ¡Viva el 8 de marzo!". Sánchez fue de inmediato arropado por su bancada y la de Unidas Podemos con un largo aplauso. Las palabras del jefe del Ejecutivo eran inequívocas: una respuesta tanto al vídeo difundido por 'Abc' el pasado lunes, que recogió una conversación privada y previa a una entrevista de una periodista de ETB con Irene Montero el pasado 9 de marzo, en la que la ministra comentaba que el descenso de la participación en las marchas feministas se debió al miedo al coronavirus. La oposición pidió la caída de la titular de Igualdad y entiende que para entonces el Ejecutivo ocultaba información y permitió las manifestaciones pese al peligro de contagio. Pero además ese 8-M es lo que investiga la jueza de Madrid Carmen Rodríguez-Medel, pesquisas por las que cayó el coronel de la Guardia Civil Pérez de los Cobos.

Sánchez aprobará por decreto ley el 9-J cómo será la nueva normalidad tras la alarma

Sánchez insistió en que el país que salga de la pandemia habrá de construirse "juntos". "No uniformes, pero sí juntos. No desde el acuerdo total, pero sí desde el pacto entre diferentes". Por ello pidió a los grupos que muestren sus discrepancias con el Ejecutivo con "altura", "sin descalificaciones ni insultos", "sin acusaciones gruesas de mala fe y de conspiraciones inverosímiles". Esa apelación no impidió, en absoluto, que arreciaran fortísimas críticas de la oposición en los turnos siguientes. Pablo Casado (PP) y Santiago Abascal (Vox) compitieron en dureza en sus discursos y, como era esperable, intercalaron en ellos el caso Marlaska.

Ovación a Marlaska

En ese llamamiento a la unidad, Sánchez pidió que no se patrimonialice la bandera, porque es que "todos" y porque "nadie está fuera" de ella ni tiene el derecho a usarla "contra otro compatriota". "No hay buenos españoles y malos españoles —indicó—. No usemos, por tanto, la bandera como si fuera un arma o como si fuera una frontera que separa. No usemos el nombre de España en vano. No empleemos para dividir ninguno de los símbolos que fueron creados para representar lo que nos une [...]. Necesitamos concordia, señorías, concordia para transformar España". No fue eso lo que se encontró en las intervenciones de PP y Vox. Todo lo contrario.

El líder socialista pide a los grupos ejercer presión juntos en Europa porque están en juego 140.000 millones. Reclama "aparcar la mezquindad"

Sánchez apeló a la unidad, de nuevo, para hacer más presión juntos en Europa y lograr movilizar los 140.000 millones de euros de los fondos de reconstrucción (77.000 en transferencias y 63.000 en créditos). Una especie de segundo 'plan Marshall' al que España, esta vez, sí accederá. Pero España, adelantó el presidente, también tendrá su propio plan de recuperación e inversión, "de una magnitud sin precedentes", a cuya preparación el Ejecutsivo consagrará "todos sus esfuerzo". Es un escenario "de la suficiente trascendencia", apuntaló, como para hacer una llamada a "aparcar la mezquindad y la irrelevancia de la pequeña política" "Dedicarnos todos juntos a una labor que exigirá durante los próximos meses lo mejor de nuestras disposiciones, lo mejor de nuestras capacidades como líderes y representantes legítimos de nuestro país".

Sánchez aprobará por decreto ley el 9-J cómo será la nueva normalidad tras la alarma

Pero el debate giró en torno a otros asuntos. Y en el centro, Marlaska, defendido por el presidente y arropado por la bancada socialista y la de Unidas Podemos. La alarma no volverá, al menos por un tiempo, al Congreso.

Sánchez logra la sexta prórroga con los mismos votos a favor y menos en contra

Como se preveía, ningún susto este miércoles en el Congreso. El Gobierno sacó con holgura la sexta y última prórroga del estado de alarma, que se extenderá desde este domingo, día 7, hasta las 00:00 del 21 de junio. La solicitud del Ejecutivo obtuvo finalmente, entre votos presenciales y telemáticos, 177 apoyos, 155 en contra y 18 abstenciones. Mayoría absoluta. Una victoria con bastantes menos apuros que la anterior gracias a la abstención de ERC y a que EH Bildu se mantuvo en ella pese a que, en esta ocasión, no ha mediado pacto. 

Los 177 votos a favor procedieron de PSOE, Unidas Podemos, Ciudadanos, PNV, Más País, Coalición Canaria, Nueva Canarias, Partido Regionalista de Cantabria y Teruel Existe. Los 155 noes procedieron del PP, Vox, JxCAT, CUP, UPN y Foro Asturias (más uno de ERC, por error). A las abstenciones se acogieron ERC, Bildu y BNG

Todas las propuestas de resolución fueron rechazadas, luego la solicitud de alarma se aprobará el próximo viernes por el Consejo de Ministros en los términos remitidos por el Ejecutivo a la Cámara y el sábado se publicará en el BOE

El marcador de 177-155-18 es más desahogado que el de la quinta prórroga, que salió adelante con los mismos síes, 177, pero más votos en contra, 162, dada la posición de ERC, y 11 abstenciones.

La cuarta extensión prosperó por 178 síes, 75 noes y 97 abstenciones. La tercera, por 269 síes, 60 noes y 16 abstenciones. La segunda, por 270, 54 en contra y 25 abstenciones. Y la primera, por 321 síes, ninguno en contra y 28 abstenciones. 

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
28 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios