EN EL CONGRESO DE LOS DIPUTADOS

Marlaska, de perfil: "Yo no cesé a Pérez de los Cobos, fue el secretario de Estado"

El ministro incide en su cuarta versión de los hechos y alega que la destitución del coronel fue motivada por las filtraciones a El Confidencial de la investigación del 8M

Foto: Marlaska en el Congreso. (EFE)
Marlaska en el Congreso. (EFE)

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha dicho hoy desde su tribuna en el Congreso de los Diputados durante la sesión de control al Gobierno que no pretende irse y que él no cesó al coronel Diego Pérez de los Cobos. "No voy a dimitir porque, como he dicho y repetiré, no he cometido ninguna ilegalidad ni yo ni mi equipo", ha dicho tras las preguntas de la oposición. "Yo no he cesado a Pérez de los Cobos, sino que ha sido el secretario de Estado a propuesta de la directora de la Guardia Civil", ha añadido a modo de excusa antes de entrar en los motivos de la destitución.

Marlaska ha incidido en concreto en la misma explicación que dio ayer en el Senado para explicar la destitución del coronel Diego Pérez de los Cobos como jefe de la Comandancia de Madrid. "Pedimos una indicación de lo ocurrido y preguntamos por qué se había ocultado a la cadena de mando", ha reiterado el ministro en respuesta a una pregunta de la oposición que le cuestionaba por el cese. Marlaska se ha referido en concreto a que el entonces director adjunto operativo, Laurentino Ceña, primero, y la directora general del cuerpo, María Gámez, después, telefonearon el pasado domingo 24 de mayo, según la versión del ministro, al mencionado coronel con el fin de interpelarle por la información que había aparecido días antes en El Confidencial sobre unas diligencias que dirigía la Policía Judicial que dependía de Pérez de los Cobos por las manifestaciones del 8-M.

El coronel Diego Pérez de los Cobos en su toma de posesión como jefe de la Comandancia de la Guardia Civil de Madrid. (EFE)
El coronel Diego Pérez de los Cobos en su toma de posesión como jefe de la Comandancia de la Guardia Civil de Madrid. (EFE)

Marlaska insistió ayer en el Congreso en que era obligación de su directora general evitar las filtraciones "antes de que las conozcan las partes" porque menoscaban el derecho de defensa y porque, incidió, se trata de un hecho delictivo. "¿Le parece extraño que preguntemos cómo se ha filtrado una investigación?", le respondió a la diputada del PP y portavoz de Interior en la cámara baja Ana Vázquez, que había dado lugar a la contestación del ministro. "No permitiremos que el trabajo de la Guardia Civil sea denostado por terceros", reiteró el titular de Interior para reafirmarse en lo que suponía la cuarta versión de los hechos acontecidos el pasado 24 de mayo y durante las jornadas siguientes en la cúpula de la Guardia Civil.

Días antes, como ha publicado El Confidencial, Marlaska ha incidido en otras tres versiones de lo sucedido. El martes 26 de mayo, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, el responsable de la cartera de Interior trató de desvincular el cese de De los Cobos de la investigación del 8-M a pesar de que por aquel entonces medios como El Confidencial ya recogían la sospecha de que esas diligencias habían motivado su salida. En concreto, Marlaska atribuyó la destitución a una reestructuración de equipos. "Dentro del impulso también he de decir que se ha producido el cese del coronel (...) dentro exclusivamente del proyecto natural de sustitución del marco de las personas que forman, por así decirlo, el elemento de confianza de cualquier responsable político".

"No tiene ninguna otra cuestión, ninguna otra razón u objetivo esa sustitución, ese cese del coronel Pérez de los Cobos", insistió en varias ocasiones el ministro, que no dio su brazo a torcer a pesar de las reiteradas preguntas de los periodistas en el mismo sentido. "Un proceso natural de sustitución de los equipos directivos de la Guardia Civil; no hay ninguna relación ni ninguna circunstancia extraña a ese respecto. No es ni perder la confianza ni no perder la confianza, sino rodearse de las personas, porque se adquiere evidentemente como personas que están en la alta gestión del Ministerio del Interior, de aquellas que entienden de mayor confianza para ellos". La idea la repitió Marlaska en sucesivas apariciones públicas tanto en el Congreso como en el Senado. "Respecto a la pregunta que usted refiere sobre el coronel Pérez de los Cobos, como se ha dicho, estamos en un plan de remodelación del equipo del Ministerio del Interior", subrayó en las cámaras.

La versión de Interior, sin embargo, fue matizada cuando El Confidencial hizo pública la nota secreta remitida por la directora del cuerpo, María Gámez, a la Secretaría de Estado para justificar la destitución del coronel. "Propongo el CESE del destino de Diego Pérez de los Cobos Orihuel como Jefe de la Comandancia de Madrid (Tres Cantos-Madrid) por pérdida de confianza de esta Dirección General y del Equipo de Dirección del Ministerio del Interior, por no informar del desarrollo de investigaciones y actuaciones de la Guardia Civil, en el marco operativo y de Policía Judicial con fines de conocimiento", rezaba el escrito literalmente.

"Remodelación de la Guardia Civil"

Para justificarlo, el departamento dirigido por Grande-Marlaska remitió un comunicado a los medios en el que añadía más información de la dada hasta el momento y, por lo tanto, modificaba sustancialmente la versión inicial. "El cese del coronel Pérez de los Cobos, tal y como se ha explicado en reiteradas ocasiones, se enmarca en el proceso de remodelación de la Guardia Civil y se concreta, como se explicita en la propuesta de cese, por una pérdida de confianza derivada, entre otros, porque se incumplió el procedimiento de comunicación de actuaciones, a los solos efectos de conocimiento, no del contenido de las mismas, que se debe a la dirección de la Guardia Civil a través de la cadena de mando", decía el comunicado, que reconocía indirectamente la relación entre el informe de la investigación del 8-M y el cese, algo que no había pasado hasta el momento.

La nueva versión, por lo tanto, ponía el foco en el conocimiento de las diligencias. Pasaba por alto, asimismo, la instrucción dada por la titular del Juzgado 51 de Madrid, Carmen Rodríguez-Medel, que dirige las pesquisas y que advirtió a los investigadores de que debían mantener la confidencialidad de sus actuaciones, una orden que chocaba con la circular de 2012 a la que pretendía agarrarse internamente el Ministerio y que obligaba a las unidades de Policía Judicial que informasen de las operaciones que tenían en marcha a la superioridad y, en concreto, de si estas afectaban a algún cargo público. Aquí Interior argumentó su tercera versión, la de que el coronel les mintió al ocultarles que había una operación en marcha.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
49 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios