La consigna en el Gobierno: orden de apoyo a Marlaska y vuelta a las cloacas de Interior
  1. España
CRISIS EN LA GUARDIA CIVIL

La consigna en el Gobierno: orden de apoyo a Marlaska y vuelta a las cloacas de Interior

Sánchez ordena respaldar a su ministro y Unidas Podemos solo le recrimina que no hubiera 'limpiado' antes los cuerpos policiales, pero apoyarán al titular de Interior

Foto: La consigna en el Gobierno: orden de apoyo a Marlaska y vuelta a las cloacas de Interior
La consigna en el Gobierno: orden de apoyo a Marlaska y vuelta a las cloacas de Interior

En abril de 2019, Pablo Iglesias reprochó pública y abiertamente al ministro Fernando Grande-Marlaska que no hubiera limpiado las llamadas 'cloacas' de Interior. "Las cloacas siguen funcionando con el PSOE. Esa trama sigue existiendo y no tiene la capacidad para evitar que ciertas cosas ocurran", aseguró en referencia a actuaciones policiales.

El ministro replicó entonces al líder de Unidas Podemos que tales 'cloacas' no existen y se produjo una polémica pública entre ambos que dejó clara la escasa afinidad del partido morado y Marlaska. Ahora, ambos comparten asiento en el Consejo de Ministros y el único reproche que Unidas Podemos hace al ministro es, precisamente, que no hubiera 'limpiado' antes el ministerio, la Policía y la Guardia Civil.

Foto: El Gobierno se enroca: niega "intromisión" en la Justicia y da su "total apoyo" a Marlaska

“No hacía caso cuando le pedíamos que limpiara las cloacas y ahora el tiempo nos da la razón, porque hacen informes con falsedades, se niegan a ser destituidos y filtran documentos reservados”, explican en Unidas Podemos. Pero concluyen: “No vamos a dar guerra con esto y Sánchez le va a cuidar”.

Ese es el único reproche del sector minoritario del Gobierno hacia Marlaska en la crisis provocada por la destitución del coronel Pérez de los Cobos. E interpretan lo que ocurre como una resistencia a esa limpieza. No ha cambiado su posición con el documento revelado por El Confidencial.

Marlaska no dimitirá porque dice que no hubo injerencias en la investigación del 8-M

El partido de Iglesias lleva semanas abonado a la tesis de la resistencia al Gobierno de izquierdas en las estructuras policiales, judiciales y económicas, continuidad desde el Ejecutivo de lo que fue en su momento la 'casta' y luego la 'trama'. Ahora abiertamente repiten expresiones como “golpe de Estado” o “intento de derrocar al Gobierno”, incluso en entrevistas en la prensa europea. Y para ese discurso, es eficaz la supuesta resistencia a los cambios de la Guardia Civil.

Ese cierre de filas se une al que mantiene públicamente el resto del Gobierno, manifestado en el apoyo expreso y en privado de Pedro Sánchez, reiterado este martes tras la publicación del escrito de la directora general de la Guardia Civil, y en las múltiples respuestas de la ministra portavoz, María Jesús Montero, en la rueda de prensa.

Ello no impide que haya ministros que en privado no entiendan la actuación de Marlaska que, como mínimo, ha conseguido revitalizar un sumario claramente inviable desde el punto de vista procesal, además de meterse en un lío jurídico.

Una carta revela que Marlaska cesó a Pérez de los Cobos por no informarle de la investigación del 8-M

Explican que, al menos, ha sido una torpeza, pero la orden de la Moncloa es respaldar al ministro del Interior, sin contemplar ni remotamente la opción de dimisión o destitución.

Y en eso están y estarán este miércoles en el pleno del Congreso cuando la oposición formule sus preguntas al Gobierno. Y en breve, cuando se voten las peticiones de reprobación.

Desde su entorno, se habla de su capacidad de resistencia, aunque se admita el enorme desgaste que ya le supone y que aumentará con la presión política y la judicial.

Temen la actuación de la jueza Carmen Rodríguez-Medel y la querella presentada por Vox el pasado miércoles, dirigida contra el secretario de Estado, que es quien firmó la destitución, de forma que no irá al Tribunal Supremo.

El partido de Santiago Abascal quiere que declaren los miembros de la Guardia Civil que llamaron a Pérez de los Cobos para que informara del caso por orden del ministro.

Foto: PP, Vox y Cs exigen la dimisión de Marlaska tras la nota secreta del cese de De los Cobos

El Consejo de Ministros sigue siendo telemático, así que los miembros del Gobierno pueden asistir todavía a las reuniones con los teléfonos y ordenadores abiertos. A media mañana de este martes, todos se fueron enterando de la noticia de El Confidencial, pero nadie comentó nada durante el Consejo de Ministros.

Solo al finalizar recibieron un argumentario, similar al que desde el Ministerio del Interior se envió a los periodistas, que sirvió luego de guion para las respuestas de la ministra portavoz en la rueda de prensa.

Básicamente, aseguraba que es una destitución como la de cualquier otro alto cargo (“conformación y reorganización de equipos”) y que lo que se dice en el documento es que se pidió a Pérez de los Cobos información sobre si existía un procedimiento, no sobre el contenido concreto del informe y las actuaciones judiciales.

No obstante, el escrito es de las 22:14 del domingo 24 de mayo, un momento no habitual para una reorganización habitual y, además, coincidente con la versión de Pérez de los Cobos sobre las reiteradas llamadas que recibió. Además, la destitución no es rutinaria, porque podría interferir en un proceso judicial.

El Gobierno asegura que Marlaska cuenta con todo su apoyo tras el cese de De los Cobos

La otra idea es la de conocer la existencia del procedimiento, no del contenido. Sin embargo, era público y notorio que ya existía ese procedimiento, no solo por informaciones de prensa sino por las actuaciones de la jueza.

El 25 de marzo abrió diligencias y así se publicó en toda la prensa; el 20 de abril redujo los delitos a investigar; el 18 de mayo se aportó un informe de una forense que se publicó en 'El Español' y también se hizo público que la jueza pedía un informe a la Guardia Civil.

En todo caso, el escrito firmado por la directora general de la Guardia Civil señala que la destitución se produjo por “no informar del desarrollo de investigaciones y actuaciones de la Guardia Civil, en el marco operativo y de Policía Judicial, con fines de conocimiento”. Es decir, se habla de 'desarrollo', no de la existencia.

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, el pasado 27 de mayo en el Congreso. (EFE)
El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, el pasado 27 de mayo en el Congreso. (EFE)

El ministro nunca ha dicho en sus cuatro intervenciones públicas desde que estalló el caso que hubiera pedido algún tipo de información sobre el procedimiento y que la destitución fuera por tal causa, como sí asegura ahora el argumentario del Gobierno. Ese argumentario añade que la versión del escrito reservado coincide con la del ministro porque la pérdida de confianza alegada se refiere, precisamente, a que no se informó de la existencia de ese procedimiento.

Esa 'pérdida de confianza' se une a la ya referida 'reordenación de la Guardia Civil'. “Un proceso normal de actualización, de sustitución de equipos, para rodearse de las personas de más confianza en la cúpula”, ha repetido Marlaska estos días en rueda de prensa en la Moncloa y en tres intervenciones en el Congreso y el Senado.

Y el martes por la tarde en el Senado, el ministro ha dado un nuevo giro a su versión, asegurando que lo que se le requería a Pérez de los Cobos era información sobre la filtración (a El Confidencial) del informe de la Guardia Civil: “Del jueves al viernes anterior, se filtró ese informe nada más ser entregado en el juzgado, en un medio de comunicación, y lo que preocupa a la gente que trabaja con este ministro, a la directora de la Guardia Civil, al secretario de Estado, a los cuales les doy perfecto respaldo porque son unos profesionales dignos... Requirió la directora que se le informara qué pasaba. ¿Usted sabe que una filtración es un delito de descubrimiento de secretos? Qué se estaba haciendo para investigar, en ese contexto”.

El informe se publicó el viernes 22 de mayo en El Confidencial y la destitución se produjo el domingo 24 por la noche. La versión que dio Interior unas horas antes no mencionaba la investigación de la filtración y sobre eso se limitaba a decir: “Un informe que, sin embargo, fue objeto de filtraciones antes incluso de que las partes personadas en el proceso tuvieran acceso al mismo”.

Hay que recordar que el ministro no puede decir que pidió información sobre el contenido del informe porque el artículo 15 del real decreto de Policía Judicial impide dar información a superiores cuando se actúa a las órdenes de un juez. Si Marlaska la hubiera pedido a Pérez de los Cobos, habría incurrido en un acto ilegal, y si el coronel hubiera accedido, también lo hubiera hecho. Según la versión del guardia civil, fue destituido por negarse a cumplir una orden ilegal.

Guardia Civil Senado PSOE Congreso de los Diputados Coronavirus Ministerio del Interior Santiago Abascal Moncloa Tribunal Supremo María Jesús Montero Pablo Iglesias Pedro Sánchez Consejo de Ministros Fernando Grande-Marlaska Unidas Podemos
El redactor recomienda