EL CESE DEL CORONEL ORIGINÓ LA POLÉMICA

Marlaska sigue sin sustituto para Pérez de los Cobos tras una semana de crisis interna

De momento continúa al frente de la Comandancia de Madrid el jefe de Operaciones, número dos de las dependencias; desde Interior explican que están trabajando en el relevo

Foto: Diego Pérez de los Cobos el pasado enero a las puertas de la Audiencia Nacional, donde declaró como testigo en el juicio del referéndum ilegal del 1-O. (EFE)
Diego Pérez de los Cobos el pasado enero a las puertas de la Audiencia Nacional, donde declaró como testigo en el juicio del referéndum ilegal del 1-O. (EFE)

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha vivido la semana más difícil desde que llegó al cargo hace dos años. La destitución el pasado domingo del coronel Diego Pérez de los Cobos como jefe de la Comandancia de Madrid y responsable, por lo tanto, de los agentes que investigaban las posibles responsabilidades penales de los miembros del Gobierno que autorizaron la manifestación del 8-M provocó la mayor crisis en la cúpula de la Guardia Civil desde el caso Luis Roldán. Aquella decisión desencadenó la renuncia irrevocable del director operativo del cuerpo, Laurentino Ceña, la posterior salida de su segundo, el teniente general Fernando Santafé, y una retahíla de críticas por parte de asociaciones de guardias civiles, jueces y fiscales.

Los primeros reprochaban una intromisión en el sistema de ascensos en la cúpula del instituto armado, que hasta el momento se había hecho sin intervención política alguna, de forma natural, según los criterios de escalafón y antigüedad. Los segundos —jueces y fiscales—, una posible injerencia en el terreno judicial. En ese contexto, la propia titular del Juzgado de Instrucción 51 de Madrid, Carmen Rodríguez-Medel, lanzó una advertencia al ministro para recordarle que, si se demostrara injerencia alguna por parte de la autoridad política en la causa que la magistrada había encomendado a la Guardia Civil, tomaría las medidas pertinentes en el marco de una causa que por otro lado avanzaba rápido. El mismo lunes pasado, la instructora citó a declarar como imputado al delegado del Gobierno en Madrid, José Manuel Franco, por un presunto delito de prevaricación al haber permitido las concentraciones masivas sabiendo de antemano, como mostraba el Centro Europeo para el Control de Enfermedades, que las aglomeraciones representaban un riesgo para la expansión del coronavirus.

En el plano político, además, tanto el PP como Vox y Ciudadanos utilizaron sus respectivas palestras en el Congreso de los Diputados y en el Senado para acusar al ministro de interferir en un asunto judicial a través de la destitución de Pérez de los Cobos. Ayer mismo, el portavoz del PP en la Comisión de Interior de la cámara alta, Fernando Martínez-Maíllo, pidió la salida de Marlaska. "Es la primera vez que usted comparece en esta comisión y espero que sea la última, porque tiene que dimitir cuanto antes", dijo el senador popular, que acusó al ministro de estar "bajo sospecha de haber interferido en una investigación judicial". "Usted le pidió cometer un delito; Pérez de los Cobos es un servidor público intachable que no tendría que ser cesado, sino ascendido por negarse a cometer un delito", sentenció Martínez-Maíllo.

Marlaska negó en el Senado haber solicitado informe alguno al coronel. "Ni yo ni nadie del ministerio", añadió. El titular de Interior se limitó a defender que está en su derecho de "reestructurar sus equipos" a través de la herramienta de la libre designación. El presidente me deja formar mi grupo, porque soy yo quien respondo", ha sentenciado. El general Pablo Salas y el general Félix Blázquez tienen un "reconocido prestigio", argumentó Marlaska. "Las razones de conciencia por las que dimitió el teniente general Ceña yo no las discuto", se limitó a señalar en el Senado Marlaska, quien no explicó sin embargo cuál fue la razón por la que perdió la confianza de Pérez de los Cobos, origen de toda la crisis que vino después.

Esa reestructuración de equipos esgrimida por Marlaska ha sido justificación suficiente para explicar, como hizo el ministro en el Senado y en la rueda de prensa del pasado martes, que las salidas de Ceña y de Santafé estaban ya planificadas por la directora de la Guardia Civil, María Gámez, antes de la crisis, ya que el hasta ahora director adjunto estaba a punto de jubilarse. Pero el argumento no aclara, sin embargo, por qué fue destituido Pérez de los Cobos, ya que este último aún no ha sido sustituido. "Si haces cambios es porque tienes a alguien a quien poner; no quitas primero al que vas a sustituir y luego piensas en quién puede reemplazarle; y más cuando llevas dos años con él", afirma un alto mando del cuerpo.

La razón aún queda por explicar, ya que en todas sus comparecencias públicas Marlaska ha pasado siempre de puntillas en este punto. La diputada Macarena Olona, de Vox, le preguntó expresamente por el motivo de esa "pérdida de confianza" que el Ministerio argumentó para explicar la destitución. También lo han hecho varios periodistas durante las apariciones públicas que ha protagonizado el ministro, quien sin embargo se ha limitado en todas sus respuestas a dar como explicación la mencionada "reestructuración de equipos" general en la que aglutinaba todos los cambios de destino. Tampoco ha explicado el ministro por qué la destitución de Pérez de los Cobos tuvo lugar un domingo por la noche.

La confusión que ha generado tanta información cruzada sobre dimisiones (Ceña lo hizo un día después de la salida del coronel), ceses (Santafé dos días más tarde) y ascensos fuera del escalafón (los nombramientos de Salas y Blázquez provocaron un conato de revuelta dentro de la cúpula que a punto estuvo de provocar la salida de los dos tenientes generales que estaban por debajo del director operativo dimitido y del Mando de Operaciones cesado) han permitido a Marlaska eludir el punto clave que originó la crisis, la expulsión de Pérez de los Cobos, quien además de ser el responsable jerárquico de los investigadores del caso del 8-M también dirigió el operativo contra las protestas en Cataluña a raíz del referéndum independentista del 1 de octubre de 2017 y había sido duramente criticado por ERC. Este partido de hecho le ha vuelto a criticar esta semana en el Congreso y en el Senado.

En este contexto, fuentes del Ministerio del Interior admiten que de momento no hay ningún nombre claro sobre la mesa para relevar a Pérez de los Cobos. El cambio, especifican, aún se está "trabajando", extremo que apoya la teoría de que la reestructuración prevista por Gámez se limitaba a la cúpula del cuerpo y no tanto a la delegación de Madrid. La próxima semana, aventuran las fuentes consultadas, habrá seguro un nuevo responsable de la Guardia Civil en la Comunidad de Madrid. La Comandancia, explican desde el instituto armado, está de momento dirigida provisionalmente por el coronel Eduardo Gómez, jefe de Operaciones y hasta el pasado domingo número dos del mando cesado.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
39 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios