DENUNCIA DE LOS ECOLOGISTAS

Demolición irresponsable de la última grada del Calderón: cascotes sobre el Manzanares

El hombre que impulsó la renaturalización del tramo urbano del río denuncia que las obras de demolición del antiguo estadio atlético están llenando de escombros el cauce

Foto: Obras de demolición de la última grada del Calderón. (Santiago M. Barajas)
Obras de demolición de la última grada del Calderón. (Santiago M. Barajas)

Para el hombre que impulsó la renaturalización del río Manzanares a su paso por Madrid, contemplar esta semana cómo los cristales y cascotes de la última grada del Vicente Calderón se acumulan sobre un trabajo de varios años ha sido traumático.

El ingeniero y ecologista Santiago Martín Barajas (Teruel, 1962) fue el autor principal del proyecto para devolver al río su flora y fauna autóctonas, uno de los primeros que acometió Manuela Carmena tras acceder a la alcaldía de la capital. Desde hace cuatro años, Barajas sale a recorrer el cauce arriba y abajo para capturar con su cámara a las especies que han vuelto a la ciudad tras abrir las presas: ánades reales, garcetas comunes, gallinetas o ejemplares huidizos de martín pescador.

En los últimos dos meses, evidentemente, no ha podido darse este paseo así que esta semana aprovechó el comienzo de la fase 1 en la comunidad para volver. "Me di por primera vez el paseo al río y me quedé alucinado", explica a El Confidencial. No esperaba encontrar en las orillas de su añorado Manzanares toneladas de escombros de lo que hasta hace un par de años fue el estadio del Atleti.

El naturalista, portavoz en Ecologistas en Acción, explica que ya han denunciado el hecho a la Confederación Hidrográfica del Tajo y que se plantean incluso llevar a los tribunales a los responsables de la demolición si las cosas no cambian de inmediato. "Se están aprovechando del estado de alarma porque eso deberían desmontarlo, no demolerlo, pero eso sale más caro", dice indignado Santiago Martín Barajas a El Confidencial. "Lo que tiene que hacer ahora la Confederación es paralizar las obras y obligarles a dejar eso como estaba, ¡como un pincel tienen que dejarlo!"

Todos los ríos, independientemente de que sean urbanos o no, cuentan por ley con una protección ambiental. "No hay excusa posible, se trata de un vertido al río", puntualiza Barajas. El ecologista desconoce cuántos días lleva produciéndose este 'descuido' en la demolición del estadio que está llenando el cauce de trozos de cristal y hormigón.

Lo que tiene que hacer ahora la Confederación Hidrográfica del Tajo es paralizar las obras y obligarles a dejar eso como estaba

Acerca de los residuos de este último material, desde el club comentaron a principios de año que "se ha instalado en el propio solar una planta de tratamiento de forma que se transforma in situ con todas las garantías normativas para ser reutilizado en los rellenos y terraplenes del ámbito Mahou-Calderón", el complejo urbanístico que sustituirá al antiguo estadio.

Desde el Ayuntamiento de Madrid, informan a este periódico de que "como la grada del estadio en esta parte está en el mismo plano del cajero del río, la única posibilidad de ejecutar la demolición es a través de la construcción de una ataguía paralela al cajero que forma una especie de presa cubierta con geotextil de alta resistencia que permite recoger los materiales que pudieran caer al río en este recinto acotado sin afectar al cauce". Además, han añadido que esta solución tiene la autorización de la Confederación Hidrográfica del Tajo.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
18 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios