Muy diferente al resto de informes

El informe de Sanidad sobre la pandemia en País Vasco: todo elogios y ni una sola crítica

En las cuatro hojas del documento, el ministerio se dedica a avalar la decisión de que Euskadi pasara a fase 1 a pesar de tener una incidencia de 42,89 casos por 100.000 habitantes

Foto: El lendakari, Iñigo Urkullu. (EFE)
El lendakari, Iñigo Urkullu. (EFE)

Después de casi un mes desde que comenzara el proceso de desescalada por la pandemia del coronavirus en España, el Ministerio de Sanidad ha publicado por fin los informes sobre las comunidades autónomas en los que basaba su decisión de pasar o no de fase. De todo el entramado de hojas, críticas, recomendaciones y puntos a favor, destaca el documento referido al País Vasco, el cual, en sus casi cuatro hojas de extensión, sugiere que ha sido el territorio que mejor ha reaccionado, con una sucesión de alabanzas basándose en sus 'logros'.

"La incidencia acumulada por fecha de notificación en 14 días es de 42,89 casos por 100.000 habitantes", expresa el informe, antes de añadir que, "no obstante, hay que destacar que el País Vasco ha reducido la incidencia acumulada a la mitad en tan solo 9,1 días, más rápido que el conjunto de España, que es de 11,4 días". Mientras que en Granada, por ejemplo, el ministerio recomienda "seguir haciendo seguimiento y reevaluar la próxima semana" por una "tasa elevada" al marcar 40,1 por 100.000 habitantes, en Euskadi es un dato positivo basándose en la velocidad de reducción de la incidencia.

Así, el informe también destaca "el elevado nivel de coordinación" entre los distintos niveles asistenciales sanitarios, los servicios sociosanitarios y los de salud pública, y explica que se han establecido "sistemas de triaje telefónico y circuitos de derivación" para los pacientes con sintomatología compatible, implementando medidas de prevención y control.

Sanidad reconoce además "la designación de centros específicos para el manejo" de los casos sospechosos de contagio, en los que hay material y equipos para la realización de pruebas de diagnóstico. A su vez, algunos hospitales se han destinado solo para pacientes con otras patologías, es decir, centros libres totalmente de personas con el covid-19.

En cuanto a la capacidad asistencial, el departamento que dirige Illa destaca que "es elevada" y que tiene la posibilidad de aumentarse "mediante la movilización de recursos adicionales", tal y como dictamina en los informes de otros territorios, ya que era uno de los principales criterios a tener en cuenta, y por el que las comunidades autónomas movilizaron también a la sanidad privada.

"En un plazo de uno a cinco días, entre hospitales públicos y privados, podrían incrementarse en 1.528 las camas de agudos y 339 las camas de cuidados críticos. Adicionalmente, podrían movilizarse ocho centros no sanitarios con 824 camas más", expresa, por lo que la proporción es de 2,8 camas de críticos por cada 10.000 habitantes y 38,9 camas de hospitalización por cada 10.000.

Tomando el ejemplo de la Comunidad Valenciana, que no pasó a la fase 1 el 11 de mayo, entre otras cosas, por la movilidad y la evolución de la pandemia, los datos son muy semejantes: 37 camas hospitalarias por 10.000 habitantes y casi dos de graves por 10.000 habitantes.

"La presión actual del covid-19 sobre el sistema sanitario puede considerarse baja", apunta, y añade que la ocupación global de los hospitales es del 67,2%, mientras que en pacientes UCI baja al 62,4%, "lo que podría indicar una descongestión". En Madrid, en el mismo momento del informe, la situación de los hospitales era "aún elevada" al presentar un 71%.

Sanidad reconoce la capacidad diagnóstica del País Vasco como muy elevada, "siendo una de las comunidades que más pruebas PCR realizan, superada solo por La Rioja". En la semana previa al documento, se llevaron a cabo 3.640 PCR al día con una capacidad de 6.450 diarios. "Este esfuerzo diagnóstico está relacionado con los amplios programas de cribado que se están llevando a cabo entre el personal sanitario y residencias de ancianos", alaba el documento.

La situación de la atención primaria se muestra "favorable" y se realizan PCR al 41% de casos sospechosos, con una tasa de positividad del 13%

Se ha reforzado, además, el sistema de vigilancia y existe la posibilidad de disponer de la información de casos nuevos de forma rápida y su notificación de forma regular. Los indicadores de diagnóstico temprano son "aceptables", según cita el documento, con un promedio de detección de casos en atención primaria de 60 por cada 100.000 habitantes al día.

La situación de la atención primaria se muestra "favorable" y se realizan PCR al 41% de casos sospechosos, con una tasa de positividad del 13%. Además, Sanidad reconoce que "se ha llevado a cabo una intensa labor de intervención en las residencias afectadas de forma coordinada con las autoridades competentes" y apunta a que, según los datos aportados, "hay una elevada capacidad de control de la movilidad, de supervisión y de implementación de las medidas contempladas en la fase actual.

Para terminar, sin ninguna recomendación ni deberes pendientes, como sí ocurre en el resto de documentos, el informe señala que se adjunta una versión preliminar del Bizi Berri Plana, un plan interdepartamental de desescalada enmarcado en el plan de transición a la nueva normalidad que recoge "numerosas estrategias y acciones adicionales" que dictamina el propio Gobierno del País Vasco.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
20 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios