La crisis en Interior se agrava: Marlaska cesa a otro teniente general de la Guardia Civil
  1. España
Le sustituye Félix Blázquez González

La crisis en Interior se agrava: Marlaska cesa a otro teniente general de la Guardia Civil

El siguiente mando en el escalafón, tras el dimitido Laurentino Ceña, es apartado del cargo tras la crisis abierta en el instituto armado por el informe sobre el 8-M

Foto: La crisis en Interior se agrava: Marlaska cesa a otro teniente general de la Guardia Civil
La crisis en Interior se agrava: Marlaska cesa a otro teniente general de la Guardia Civil

El jefe del Mando de Operaciones de la Guardia Civil, el teniente general Fernando Santafé, ha sido cesado. Santafé era el más antiguo del instituto armado y el hombre que, por criterio natural de escalafón, estaba llamado a suceder al director adjunto operativo, Laurentino Ceña, cuando éste presentó su dimisión ayer como número uno operativo del instituto armado. Marlaska, sin embargo, se saltó ayer la norma no escrita que establecía que el Mando de Operaciones debía hacerse cargo de la dirección y nombró como sustituto de Ceña al general de división Pablo Salas, número siete en el escalafón. Rompía así el ministro una tradición instaurada en la Guardia Civil que despolitizaba el cargo, pues lo asumía siempre el teniente general al que le tocaba.

La salida de Santafé se produce después de que quien ostentaba el Mando de Operaciones viera cómo un mando inferior se le ponía por delante por decisión política, algo que no había ocurrido hasta ahora. Santafé fue uno de los altos cargos de la Dirección General de la Guardia Civil que telefonearon a Pérez de los Cobos el domingo por la noche antes de la que máxima responsable de la institución, María Gámez, llamara al coronel para destituirle del cargo de jefe de la Comandancia de Madrid. El cese se produjo después de que el Ministerio conociera que Pérez de los Cobos dirigía unas diligencias abiertas en el Juzgado 51 que investigan la posible responsabilidad penal del director de Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, y del delegado del Gobierno, José Manuel Franco, por permitir la manifestación del 8M y otras concentraciones multitudinarias cuando ambos conocían por escritos europeos del riesgo del coronavirus en actos masivos.

Foto: Marlaska se salta el escalafón para poner al frente de la Guardia Civil a un mando afín

Se trata por lo tanto de la segunda salida de un teniente general tras la decisión de Marlaska de destituir a Pérez de los Cobos por no informarle de la mencionada investigación, lo que convierte la situación en la mayor crisis vivida en la cúpula de la Guardia Civil en lo que va de democracia. Santafé ha pasado por la Comandancia de Las Palmas, por la Agrupación de Tráfico de Castellón, por el Gabinete de Coordinación y Estudios de la Secretaría de Estado de Seguridad, por la Subdirección de Cooperación Internacional y por la Jefatura de Zona de Valencia antes de recabar en el Mando de Operaciones.

Desde el Ministerio del Interior encuadran la salida también dentro de esa normalidad de cambio de cargos que anunció el ministro ayer para explicar la salida de Ceña y la entrada de Salas a la dirección adjunta operativa. En concreto, el departamento dirigido por Marlaska asegura que Santafé ha sido cesado y que en su lugar se pondrá el general de división Félix Blázquez González, que se hará cargo a partir de ahora del Mando de Operaciones. La decisión, justifican desde el Ministerio, se iba a hacer pública en junio junto a la de Salas, pero la crisis abierta por el caso Pérez de los Cobos ha precipitado todo.

Al igual que Salas, Blázquez González es general de división, por lo que tendrá que ascender primero a teniente general para ocupar el puesto de Mando de Operaciones, número dos operativo de la corporación a todos los efectos. Blázquez González era hasta ahora responsable de coordinación de actuaciones frente a la inmigración irregular en la zona del Estrecho de Gibraltar. Marlaska ha ofrecido a Santafé la dirección del Centro Universitario de la Guardia Civil, puesto que aún no ha aceptado el teniente general. Blázquez González ha pasado por la Agrupación de Tráfico de Burgos, el Servicio de Información y Policía Judicial de Madrid, la Jefatura dde Personal, la Zona del País Vasco o el Mando de las Unidades Especiales y de Reserva. Ha sido jefe de la unidad de élite Grupo de Acción Rápida (GAR), antes dedicada a la lucha contra ETA y ahora reconvertida en departamento operativo especial.

Foto: Marlaska anuncia el pago de la equiparación salarial para tapar la crisis en la Guardia Civil

A pesar de que Interior trata de aparentar normalidad en estos cambios, lo cierto es que fuentes de la Guardia Civil adelantan a El Confidencial que existe una gran tensión en la cúpula del cuerpo como no se había producido hasta ahora. Tras el cese de Pérez de los Cobos y la posterior dimisión de Ceña, Marlaska optó por Salas como número uno operativo del instituto armado. La decisión generó incomidad entre los tres tenientes generales -Francisco Díaz Alcantud, Mando de Personal, Rafael Galán Toledo, Mando de Apoyo, y el mencionado Santafé, responsable de Operaciones-, que veían como un funcionario de rango inferior se les ponía por delante, algo que no había ocurrido hasta ahora.

La Guardia Civil siempre ha respetado el escalafón y la antigüedad en la elección de los cargos. Tras la jubilación del director adjunto operativo, el que se ocupaba del cargo por tradición era el jefe del Mando de Operaciones, que a su vez era sustituido por el Mando de Personal, cuyo puesto al mismo tiempo era ocupado por el Mando de Apoyo. Esta vez, sin embargo, esa costumbre -que permitía que no fuera un político el que decidiera sobre quién mandaba en la Guardia Civil- ha sido rota por Marlaska, primer ministro que nombra a dedo al número uno operativo del cuerpo. El responsable de Interior, además, ha elegido a dos generales de división, categoría que está por debajo de teniente general, para ostentar los dos puestos de más alto nivel de la corporación, lo que es visto como un gesto de politización por parte de las asociaciones profesionales y los propios tenientes generales ninguneados.

Ministerio del Interior Guardia Civil Fernando Grande-Marlaska