FISURAS EN EL BLOQUE DE LA INVESTIDURA

Iglesias asocia la estabilidad del Gobierno a un acuerdo de coalición incompatible con Cs

Más allá de las coyunturas, la coalición depende de un compromiso programático que, ahora más que nunca debido a la crisis económica, es la única hoja de ruta que maneja Unidas Podemos

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y los vicepresidentes primera, Carmen Calvo, y segundo, Pablo Iglesias, durante el minuto de silencio en el pleno del Congreso este miércoles. (EFE)
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y los vicepresidentes primera, Carmen Calvo, y segundo, Pablo Iglesias, durante el minuto de silencio en el pleno del Congreso este miércoles. (EFE)
Adelantado en

"Programa, programa, programa". Mientras Pedro Sánchez ha ensayado durante las dos últimas prórrogas del estado de alarma una geometría variable con Ciudadanos, después de que ERC cediese al grupo liderado por Inés Arrimadas su privilegiada posición para cuadrar las mayorías parlamentarias, desde Unidas Podemos trasladan cierta tranquilidad al resguardarse en el pacto programático firmado entre el presidente del Gobierno y Pablo Iglesias para alumbrar la coalición. Esto es, refuerzo del estado de bienestar y fiscalidad progresiva. Y precisamente eso era lo que visibilizaba Sánchez nada más confirmarse la abstención de Bildu en la prórroga este miércoles, al pactar con los soberanistas vascos derogar la reforma laboral del PP, aunque no de forma íntegra, como se aseguró en un principio.

Iglesias asocia la estabilidad del Gobierno a un acuerdo de coalición incompatible con Cs

Un programa netamente socialdemócrata que se hace incompatible con Ciudadanos y cuyo cumplimiento ata a Sánchez al bloque de la investidura. Más allá de las coyunturas, la estabilidad del Gobierno depende de un compromiso programático que, ahora más que nunca debido a la crisis económica, es la única hoja de ruta que maneja Unidas Podemos y así ha pactado con el PSOE defenderla en la comisión de reconstrucción. "Programa, programa, programa", como homenaje póstumo al recientemente fallecido Julio Anguita, y todo lo que no sea transitar por estos carriles acercaría el fantasma de una crisis de Gobierno.

"Todo el mundo en el Gobierno tiene claro con quién se pueden hacer las mayorías que cumplen los acuerdos programáticos y dan un sentido de izquierdas al Gobierno", explican fuentes del sector de Unidas Podemos en el Ejecutivo. El portavoz parlamentario, Pablo Echenique, no escondía sus preferencias desde la tribuna del Congreso este miércoles al dirigirse a sus homólogos de ERC y Bildu, pero indirectamente enseñando las llaves del Gobierno a Pedro Sánchez: "Tenemos completamente claro que cuando superemos la epidemia del coronavirus, tendremos que seguir poniendo en marcha medidas sociales, y nosotros tenemos muy claro con quién hay que negociar esas medidas. Y me parece que Ciudadanos también lo tiene bastante claro". A modo de aviso, mencionaba también a Anguita y su máxima de "programa, programa, programa". Anticipaba así el acuerdo posterior con Bildu.

Iglesias asocia la estabilidad del Gobierno a un acuerdo de coalición incompatible con Cs

Pablo Iglesias tampoco ha escondido en las últimas horas sus preferencias, a propósito de los apoyos para la prórroga del estado de alarma. "En un asunto como este, es fundamental que dejemos nuestras ideas a un lado y trabajemos todos por el interés general, pero yo soy de izquierdas y para hacer políticas sociales, para afrontar la situación de crisis económica, me siento más a gusto con una formación política de izquierdas como es ERC", explicaba durante una entrevista en el programa 'Al Rojo Vivo', de La Sexta. A ello añadía que valoraba positivamente que Cs actuase como oposición responsable, pero insistiendo en que "no va a gobernar con nosotros".

El presidente del Gobierno, sin embargo, dejaba el campo un poco más abierto. En su réplica durante el debate de este miércoles al portavoz de Ciudadanos, Edmundo Bal, lo parafraseaba asegurando que "efectivamente no estamos eligiendo socios", pero acto seguido le tendía la mano de cara a los acuerdos que pretenden guiar la legislatura: "Esperamos las propuestas que puedan hacer en la comisión parlamentaria" de los pactos de reconstrucción. La antesala de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) que, si no surgen de la aritmética parlamentaria que facilitó la investidura de Sánchez, serían un foco de tensiones en la coalición que pondría en riesgo su continuidad. No parece que vaya ser así tras escenificar el acercamiento a Bildu. Un acercamiento que además deja tocada la posición de ERC, y que invita a reconsiderar, al visibilizar frente a otras formaciones que facilitaron la investidura de Sánchez que puede perder su utilidad parlamentaria.

En la geometría variable con Cs se sentirían más cómodos los ministros del ala ortodoxa del PSOE en el Ejecutivo, encabezados por la vicepresidenta económica, Nadia Calviño, pactando las cuestiones económicas con Cs y PNV. Los nacionalistas vascos, asimismo, tendrían más puntos en común con Cs que con Unidas Podemos en estas cuestiones, principalmente en lo referente a la reforma fiscal que defenderán los morados. Su portavoz, Aitor Esteban, fue el único representante de los partidos del bloque de la moción que no reprochó a Sánchez su supuesta preferencia por Ciudadanos a la hora de negociar.

Su posición de cara a los pactos de reconstrucción y posteriormente en los PGE será determinante para el devenir del bloque de la investidura, para el cual han actuado de pegamento, más que Sánchez o incluso ERC. Sin embargo, Sánchez ha preferido dejar clara su vocación progresista pactando derogar la reforma laboral con Bildu, lo que al mismo tiempo desvirtúa al sector más ortodoxo de su Ejecutivo. Nadia Calviño o José Luis Escrivá se habían opuesto a su derogación íntegra.

Iglesias asocia la estabilidad del Gobierno a un acuerdo de coalición incompatible con Cs

Si desde el PNV no ven incompatible que Sánchez se apoye en sus votos y en los de Ciudadanos, para el resto de sus socios en la investidura es una línea roja. "¿De qué va esta legislatura?", se preguntaba el portavoz de los republicanos catalanes, Gabriel Rufián, asegurando que "con Ciudadanos va de una cosa y con nosotros de otra". Junto a ERC, Compromís también pasó al no en la votación de la prórroga del estado de alarma, lo que quizá sea un termómetro más preciso sobre las basculaciones del PSOE a la hora de anticipar la respuesta. Aunque independientemente de ello, Unidas Podemos quiere tener la última palabra aferrándose el cumplimiento del acuerdo de coalición.

El perenne clima preelectoral en Cataluña y la particular batalla entre republicanos y posconvergentes arrojan todavía más incertidumbre a la legislatura de un Gobierno de coalición y en minoría, por los vaivenes de ERC. Iglesias y los 'comuns' han mantenido contactos en los últimos días con la dirección de ERC para intentar rearmar el bloque de la investidura. La portavoz de los socialistas, Adriana Lastra, que mantiene línea directa con Rufián, también. Infructuosamente, reconocía la socialista, dejando el futuro de la legislatura al albur de la matemática, que no de la ideología: "Le dije que para el Gobierno no había nada más importante que sacar la prórroga del estado de alarma. Usted dijo que para ERC era imposible votar que sí. Lo demás, son matemáticas".

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios