LAS TILDA DE "EJEMPLO DE CIVISMO"

Abascal anima a seguir con las protestas: "La revuelta de las cacerolas es imparable"

El líder de Vox, que volvió a cargar contra Pablo Iglesias, asegura que las protestas de estos días son "un ejemplo de civismo" y advierte de que las caceroladas no se detendrán

Foto: El líder de Vox, Santiago Abascal, desde la tribuna del Congreso. (EFE)
El líder de Vox, Santiago Abascal, desde la tribuna del Congreso. (EFE)

Santiago Abascal llegó este miércoles a la tribuna del Congreso, como es habitual, con el voto en contra de sus 52 diputados para alargar el estado de alarma y sacando la artillería pesada contra Pablo Iglesias, a quien volvió a reprochar, una vez más, la gestión de su vicepresidencia de Derechos Sociales en las residencias de ancianos. “Dijo que no se mejorarían las residencias si los diputados de esta Cámara no apoyamos sus Presupuestos. Es una vergüenza que utilice a los ancianos como rehenes, aunque es poca cosa en comparación con dejarlos morir”.

El líder de Vox acusó al Gobierno de llevar tiempo instalado “en el matonismo político y el chantaje”, y como el líder del PP hizo antes, retomó el ejemplo de que se vinculara en un principio la prestación por ERTE al estado de alarma, recordando que hay familias que "no ingresan un solo euro" desde el mes de marzo. "En su escudo social, señor Sánchez, los trabajadores son siempre los últimos".

Abascal anima a seguir con las protestas: "La revuelta de las cacerolas es imparable"

Abascal cargó una vez más contra Iglesias, a quien advirtió de que “no olvidará nunca sus palabras de hace dos semanas llamando inmundicia a cuatro millones de españoles” (los votantes de su formación) y las de ayer mismo, “animando a hacer escraches a varios diputados en sus casas”, tras el sufrido por el ministro, José Luis Ábalos.

“Si no le gusta ser vicepresidente, no mande a sus lacayos a nuestras casas. Venga usted mismo”, le espetó el máximo dirigente de Vox, reconociéndose “harto de los aires sacerdotales en televisión” del vicepresidente que, luego, “aparece aquí llamando a la Guerra Civil desde la tribuna del Congreso”. “Y todo ello, disfrazado de demócrata”. Abascal ironizó: “¿Democracia y comunismo? Váyase con esa música a otra parte y antes de hablar de democracia, lávese las boca y limpie el rastro de totalitarismo que ha dejado en internet apoyando a los amigos de la banda terrorista ETA y a todo tipo de dictaduras narcocomunistas”, zanjó.

Además de los escraches, Abascal quiso utilizar su intervención desde la tribuna para advertir al Ejecutivo de que las protestas en toda España son ya “imparables”. Reprochó al presidente del Gobierno haber alertado de los “bots de ultraderecha en las redes sociales”, asegurando que “las calles y los balcones se están llenando de esos bots”. El dirigente de ultraderecha aseguró que “la revuelta de los balcones, las cacerolas y las mascarillas es imparable por mucho que lo intenten evitar”, y tildó de “civismo” el “ejemplo de la calle” frente al “incivismo del Gobierno”. Todo ello a pesar de las advertencias de muchas autoridades sobre que no se cumplen las distancias de seguridad en estas protestas.

Abascal reprochó al Gobierno haber tildado las primeras protestas, nacidas en el barrio de Salamanca de Madrid, como “de pijos a los que llamaron cayetanos”, asegurando que hoy están “por toda España” y en barrios de todo tipo, “humildes, pudientes y populares”, y volviendo a asegurar que el Gobierno y el ministro del Interior, “no podrán detenerlas”. Además, recordó la convocatoria de su partido para este sábado, 23 de mayo, a salir a manifestarse en coches por todas las provincias de España. Hasta ahora solo han encontrado la prohibición en Cataluña y Castilla y León.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
70 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios