ENTREVISTA AL LÍDER DEL PSOE EN MADRID

Gabilondo, sobre la moción de censura: “No es momento de remover gobiernos”

El líder del PSOE de Madrid apoya la decisión de Sánchez de impedir que la comunidad pase a la fase 1 y pide acuerdos: "No sé qué visionario piensa sacar esto solo, con sus afines"

Foto: Ángel Gabilondo, portavoz del PSOE en la Asamblea de Madrid. (EFE)
Ángel Gabilondo, portavoz del PSOE en la Asamblea de Madrid. (EFE)
Adelantado en

Ángel Gabilondo (San Sebastián, 1949) es el portavoz del PSOE en la Asamblea de Madrid, el partido más votado en la comunidad y el que lidera la oposición a Isabel Díaz Ayuso. Respalda la decisión del Gobierno de Pedro Sánchez de impedir el acceso de Madrid a la fase 1 de desescalada. Sobre los rumores respecto a una posible moción de censura con Ciudadanos, asegura que “no es momento” y señala que el Gobierno de la cComunidad solo caerá si se rompe la coalición del PP con Ciudadanos o pierde el apoyo de Vox. Lamenta que no haya acuerdos para la gestión de la pandemia y el enfrentamiento entre el Gobierno central y la Comunidad de Madrid. Asegura que el episodio del apartamento de la presidenta requiere explicaciones, sobre todo, en lo que se refiere a la posible relación con contratos de la comunidad con la empresa Room Mate.

PREGUNTA. ¿Cree que la Comunidad de Madrid tiene que estar en la fase uno?

RESPUESTA. Si hacemos las cosas bien, podemos estar en la fase 1, pero nos quedan algunas cosas que hacer en atención primaria, también en salud pública, y ahí es donde tenemos que centrarnos en trabajar. En este momento, todavía hay cosas que mejorar. Las que tienen que ver con la vigilancia epidemiológica, la detección y seguimiento de casos o rastreo de contactos o los materiales y el personal que hace falta. Hay centros de atención de urgencias y me parece que hay cosas por hacer y comprendo que se tenga cuidado hasta que no esté garantizado para no pasar a la fase 1. Pero me quedo más con la idea de que se está trabajando bien en la dirección adecuada y que si hacemos eso que queda, pronto podamos pasar.

P. Desde la Comunidad de Madrid, especialmente la presidenta, Isabel Díaz Ayuso, se dice que es una decisión política para perjudicar a la región.

R. Esto no es la mentalidad de las personas a las que yo conozco y las personas que se están ocupando de estas cosas. Cuando la directora de Salud Pública muestra las objeciones que hace y cuando técnicamente el Ministerio de Sanidad dice qué aspectos hay que mejorar, no se está haciendo una posición política contra Madrid. Lo que pasa es que Madrid es una comunidad que tiene también unos antecedentes de contagios y de fallecidos, y unos problemas estructurales, y como tiene gran capacidad de transmisión de la enfermedad, comprendo que se vaya con todas las cautelas y prudencia, porque un rebrote sería extraordinariamente duro y letal. Se hizo un esfuerzo extraordinariamente grande y basarse en datos de entonces, aunque se habilitaron UCI y se habilitaron espacios hasta deportivos, no puede ser la base para tener garantías de paso a otra fase. Si se puede hacer, se va a hacer pronto, así lo espero, pero no es cuestión de insistir sin más, sino que es cuestión de solventar los problemas.

P. Apoya entonces la decisión del Gobierno central.

R. Exactamente. Porque creo que son razones técnicas y explicadas. Como todos, quiero un informe más detallado y minucioso y comparativo, que se ha dicho que se entregará y espero que se entregue cuando corresponda, para que se vea cómo se ha procedido, pero se está indicando claramente a Madrid qué tiene que mejorar. Soy muy consciente de la situación de la población y de pequeñas y medianas empresas, pero estamos hablando de la salud, no de caprichos del Gobierno.

P. ¿El proceso es transparente? ¿Sería conveniente conocer quién decide?

R. Todo lo que sea dar información no me parece mal, lo que pasa es que hay que dar la información que se cree que puede contribuir a una mayor serenidad y no a buscar ahora culpables de decisiones. El Gobierno asume claramente su responsabilidad y concretamente el ministro de Sanidad se hace responsable de las decisiones. A mí, si en su momento se hace público, no me parecerá en absoluto mal, pero no lo estoy reclamando ahora. Quiero que las decisiones sean ajustadas.

El enfrentamiento entre Gobierno central y Madrid me parece mal. No es el camino. La codecisión y el trabajo conjunto son lo razonables

P. ¿De quién es responsabilidad el enfrentamiento entre el Gobierno central y el de la comunidad?

R. Me parece mal. Este no es el camino. La codecisión y el trabajo conjunto son lo razonable, y en muchos aspectos se están dando. Lo que pasa es que luego hay politización de esas decisiones cuando se muestra más bien el rostro de una confrontación para hacer de Madrid algo así como el bastión de las políticas de España. Eso me ha parecido un error desde el primer momento, desde la investidura de la presidenta. Tenemos que trabajar de otra manera, y me parece que potenciar eso es un error que produce un daño en el clima necesario para afrontar los problemas, que debe ser la coordinación, la colaboración, el consenso, el máximo acuerdo… El Gobierno de Madrid se está presentando en una posición de toma de distancia y confrontación con el Gobierno de España.

P. ¿Qué opina de la gestión de la Comunidad de Madrid sobre la pandemia?

R. Ha tenido distintas fases, hemos ido aprendiendo y hay vaivenes en todos los gobiernos, de España y de todo el mundo. Hay algunas cosas que no he compartido, por ejemplo, lo que ha ocurrido en las residencias o en la atención primaria. Lo han llamado reorganizar la atención primaria, dejando una de las bases que había de entrada en el sistema hospitalario, lo que ha llevado a una suerte de colapso en los hospitales y luego se ha querido subsanar con lo de Ifema, pero se ha vaciado toda la atención primaria. Lo he criticado y luego, cuando se toman las medidas, apoyo que se ejecute de la mejor manera posible. Hace años que llevamos diciendo lo de las residencias, que el modelo no es el adecuado, que se hace con un modelo de contratación a la baja con menos personas de las que debe haber para atender a las personas que están allí y con sueldos a veces bajos. Cuando se saca a concurso, se presentan empresas que buscan su rentabilidad, pero este no es un modelo que pueda valer. Hay que medicalizarlas, y no se fue por ese procedimiento. En esos dos ámbitos, no se ha obrado acertadamente. La reacción para aumentar el número de camas y de UCI fue una buena reacción, con el apoyo del personal sanitario, con un esfuerzo titánico.

P. ¿Hay responsabilidad política de alguien por las muertes en las residencias?

R. Tengo muy poca tendencia a vincular muertes y responsabilidad política. Se está analizando, incluso la Fiscalía, y esperaré a ver las conclusiones, pero no soy de los que achacan una relación entre gestión política y fallecidos. Esto me parece poco cuidadoso y grave, y no lo voy a hacer. Sí que se haga una investigación.

P. ¿Qué le parecen las protestas en Madrid contra el Gobierno?

R. Hay muchos niveles. El primero es el de la libertad de expresión, que nadie pone en cuestión, sí hay que cuidar todo lo que tiene que ver con el cumplimiento de las medidas que las autoridades sanitarias han pedido. Otro es lo que tenga que ver con el daño que se puede producir en este momento a la noción de convivencia, si se propicia el resentimiento o la polarización, una suerte de conflicto social que pueda poner en riesgo la paz social. No es momento de cuestionar gobiernos, lo que deberíamos hacer es trabajar juntos para resolver los problemas, hay gente que se muere y problemas económicos y sociales. Los dos gritos que oigo son “Gobierno, dimisión” y “libertad”. Lo primero no tiene relación con la mejora del sistema sanitario y, desde luego, sobre la segunda no comparto esta especie de negacionismo que se está produciendo en todo el mundo, de 'esto no es para tanto', 'por qué nos confinan'… Me parece una noción de libertad vinculada a un individualismo liberal que no comparto. Por supuesto que cada uno puede manifestarse, pero no veo razón, ni es razón para ello.

P. ¿Es posible algún pacto entre los partidos en Madrid?

R. Es muy difícil. Hemos desgastado la palabra pacto, que adoro. Se usa tanto... y no sé si tendríamos que conformarnos con el mayor acuerdo posible, de buscar acuerdos de menor nivel. Por lo que leo y con quienes me he reunido —empresarios, sindicatos, municipios, movimientos sociales—, todos nos están pidiendo que lleguemos a un acuerdo, que de esto no vamos a salir solo con nuestros afines. Me dicen siempre que estoy enfermo de consenso, pero creo que es más bien una necesidad en una coyuntura como esta y por eso hemos propuesto en la Asamblea de Madrid una comisión de estudio para la reconstrucción similar a la del Congreso, para ver si juntos somos capaces. No sé qué visionario piensa sacar esto solo con sus allegados.

Gabilondo, sobre la moción de censura: “No es momento de remover gobiernos”

P. ¿Qué le parece el episodio del apartamento de la presidenta?

R. Desde luego, confuso. Esa confusión y algunas declaraciones no son buenas ni para la ciudadanía, ni para la institución ni para la persona que las hace. Debe dar explicaciones y veo contradicciones sobre si entró allí antes o después de estar contagiada, si se va a pagar o no, si hay uno o dos apartamentos… Es decir, hay una serie de cosas que exigen una explicación. Porque además está vinculado a la adjudicación de contratos, que es donde hay que poner más la mirada, y son contratos que han sufrido cuatro modificaciones en menos de un mes, y esto es importante porque un Portal de la Contratación tiene efectos jurídicos y está regulado. El problema es ver si hay alguna relación entre estos dos temas. Hemos pedido los contratos en la Asamblea y vamos a mirar qué es lo que ocurre con esos contratos.

P. ¿Tiene alguna línea de interlocución con la presidenta sobre la gestión de la pandemia?

R. Hemos hablado reiteradas veces… Bueno, por escrito. A lo largo de todo este tiempo, le he expresado lo que me parecía que debía de hacerse y he procurado no hacer debates públicos, porque ahora hay que apoyar a las instituciones. Muchas veces me ha hecho caso y muchas veces no, y muchas veces me ha dado alguna contestación que no respondía a las peticiones que se han hecho, pero creo que hay que activar el espacio institucional de la Asamblea, que está más clausurada de lo que me gustaría. Le pedí el acuerdo de reconstrucción y me contestó con una carta de la que podía deducirse que no estaba en esa dirección. Le contesté con una carta de tres páginas diciéndole que considero una necesidad ese acuerdo.

P. ¿Descarta una moción de censura contra Ayuso?

R. Este no es momento de remover gobiernos. Ni aquí ni allá. No he salido a la calle a decir “Gobierno, dimisión” al de Madrid, no lo he promovido, ni siquiera suscribo que se haga eso en este momento. Tenemos que afrontar y centrarnos claramente en cómo combatir la pandemia y sus secuelas económicas, sociales y laborales, y no estoy en ninguna otra operación, de ninguna manera. No sé por dónde irán los hechos, si llegará el tiempo en que esto se relea de una manera u otra, es una posibilidad que siempre se tiene en la oposición, pero repito que ahora no es momento de pensar en esas cosas.

P. ¿Pero cuánto dura el 'en este momento'?

R. Uno no puede ni saberlo y si ese es el camino más adecuado, ni el más pertinente. Esas cosas pueden tener más fuerza si se produce una crisis de Gobierno, en la alianza que está en el Gobierno o los apoyos para poder continuar. En este caso, igual a quien le correspondiera, si somos el partido más votado y con más escaños, y en algún momento tenemos que asumir la responsabilidad que sea, lo haremos, pero me parece que en este momento no debe hacerse eso y me parece que solo puede suceder si hay una crisis entre los socios del Gobierno y quienes les apoyan.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
31 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios