Profesionales y autónomos copan los Montes de Piedad en busca de liquidez
  1. España
reabrieron en pasado lunes

Profesionales y autónomos copan los Montes de Piedad en busca de liquidez

Los Montes de Piedad han reabierto el pasado lunes tras dos meses de parón. Cientos de personas han empeñado desde entonces sus joyas, oro o relojes para afrontar la crisis

placeholder Foto: Monte de piedad ha reabierto tras dos meses y con extremas medidas de seguridad, incluidos sus tasadores. (EFE)
Monte de piedad ha reabierto tras dos meses y con extremas medidas de seguridad, incluidos sus tasadores. (EFE)

Turnos de tasadores cada cinco minutos y todos copados desde primera hora y durante todo el día. Eso sí, con guantes y mascarilla. Así ha sido la reapertura de las seis oficinas del Monte de Piedad desde el pasado lunes. Joyas, oro y relojes de acero han vuelto a dejarse en depósito para conseguir la necesaria liquidez, incluso, para mantener a la familia en el caso de quienes no poseen una nómina para poder pedir crédito a los bancos. "Muchos son profesionales liberales, hosteleros o pequeños autónomos que sufren ahora una total falta de liquidez".

En la histórica sede del Monte de Piedad de Madrid en la Plaza de las Descalzas no se da abasto con las citas previas. "Se han copado todas las de la semana -cuenta Santiago Gil, director de la red de Montes- y siempre había alguien que intentaba acceder sin cita. Estando en un momento que la gente tiene aún miedo a moverse y en la fase 0, cuando tengamos más movilidad va a ser tremendo". El Monte de Piedad ha reabierto el pasado lunes después de dos meses de parón forzado por el coronavirus. Las sedes de Madrid, Móstoles, Alicante y Granada funcionan con cita previa a través de www.montepiedad.es o el 902001702, mientras que en Palma de Mallorca y Córdoba, en fase 1, ya están "a tope de movimiento".

En los dos meses que han estado cerrados no han parado de llamar y escribir gente que necesitaba liquidez al haber visto su negocio cerrar de la noche a la mañana. El Monte hizo consultas al Gobierno central y a los autonómicos pero, al no ser considerado entidad financiera, no le dejaron abrir. No era un servicio esencial, por mucho que así se lo parezca a quienes llevan haciendo cola desde el lunes. En estos primeros cuatro días de reapertura, de 8'15 a 14,30, con cita previa en cuatro de sus seis sedes y con la mitad del país en fase cero, han dado casi medio millón de euros de liquidez a pequeños profesionales, autónomos o amas de casa a cambio del depósito de sus joyas, en 1.650 operaciones, la cuarta parte de ellas online.

El sistema es simple: se puede empeñar oro, joyas y relojes de acero "te lo tasa un gemólogo profesional y se da un préstamo anual con muchas ventajas"

Hasta esta crisis contaba con una cartera de clientes cercana a los 70.000, un volumen de operaciones próximo a las 200.000 y casi 100 millones en préstamos concedidos a muchas personas que no pueden acercarse a una entidad financiera porque no tienen una nómina que le respalde. El sistema es simple: se puede empeñar el oro, joyas y relojes de acero "te lo tasa un gemólogo profesional, titulado con cursos de gemología, de diamante... Se le da una valoración a la pieza según al precio que esté el oro o la marca en cuestión, y sobre eso se da un préstamo con muchas ventajas".

Tipos especiales para fieles y autónomos

Hay varios tipos de préstamos: el social, para piezas que se tasen hasta un máximo de 300 euros que se concede a un 5%. Por la crisis del coronavirus se han lanzado otros dos al 6'5%, Monte Autónomos y Monte Contigo, "el primero para apoyar a ese colectivo que no tiene una nómina y el segundo dirigido a nuestros clientes habituales para premiar su fidelidad", y por último el préstamo ordinario, sin tope de cantidad, al 8'25% anual. Las condiciones: son a un año y renovables indefinidamente. "Si quieres recuperar la pieza al año, se paga la cantidad prestada y los intereses de ese año; si quieres renovarlo, solo los intereses". Para una pieza de 1.000 euros, por ejemplo, se paga menos de 90 euros (los intereses del préstamo normal) y el cliente se garantiza la renovación por otro año. Además, el desembolso es inmediato a la concesión, no existen gastos iniciales en la apertura y la cancelación puede realizarse en cualquier momento sin coste adicional.

placeholder Los turnos de cita previa han quedado copados desde la reapertura del Monte de Piedad. (EFE)
Los turnos de cita previa han quedado copados desde la reapertura del Monte de Piedad. (EFE)

¿Y si ya no se quiere renovar, porque no queremos recuperar la pieza o porque no hay dinero para ello ni para seguir pagando los intereses? Los Montes ejecutan los préstamos mediantes subastas públicas. Si en esa puja, la prenda empeñada alcanza un precio superior al adeudado (es decir, al préstamo más los intereses de ese año que no se haya renovado) "esa diferencia va directamente para el prestatario. Quedas libre de la carga y con un dinero más", añade el director de la red.

La crisis de 2008 sirvió para cambiar la visión que se tenía del Monte -"el apellido de Piedad no ayuda a quitar ese estigma de institución antigua a la que solo se acudía en momentos desesperados y sin otra opción"- y acudieron a buscar financiación profesionales liberales, autónomos, hosteleros, gente relacionada con el turismo... Pero Santiago avisa: "Me da la sensación que esta crisis va a ser mucho más abrupta, la gente empieza a notar las consecuencias de una manera mucho más inmediata que en aquellos años".

Medidas especiales de limpieza

El Monte de Piedad de Madrid es uno de los más antiguos del mundo y el más importante de Europa en cuanto a volumen de operaciones. Depende de la Fundación Montemadrid y sus réditos acaban en fines sociales, y por sus puertas desfilan desde el pasado lunes todo tipo de clientes sin clase ni condición. Llevan joyas, pulseras de oro, relojes de acero y oro, "también lo que llamamos objetos ornamentales de plata, la típica vajilla o cubertería, jarras" piezas de 'volumen' que también se cogen en prenda. Todos los tasadores llevan guantes y mascarillas y se desinfectan las piezas, que se dejan en una bandeja de plástico especial, con un 'spray' de alcohol no dañino para las joyas.

placeholder Joyas, oro, relojes... La manera de conseguir financiación urgente en plena crisis. (EFE)
Joyas, oro, relojes... La manera de conseguir financiación urgente en plena crisis. (EFE)

Después de 317 años de historia, atrás quedaron los tiempos en que se "cogía de todo". De hecho, en la sede de Descalzas hay un auténtico 'museo' con piezas insólitas, desde aspiradoras a máquinas de escribir pasando por vajillas o manteles. "Hasta los 80 se podía empeñar cualquier cosa. Andrés Aberasturi contaba que su máquina de escribir entraba y salía del Monte; escribía un artículo y la empeñaba hasta que se lo pagaban; cuando lo cobraba, la desempeñaba para poder escribir el siguiente..."

El 97% de las personas que esta semana están empeñando sus joyas para conseguir liquidez con la que poder afrontar esta crisis las acabarán recuperando. O al menos es lo que ha sucedido hasta ahora según las estadísticas recientes del Monte. Hasta esta crisis, incluida la del 2008, ha habido un "espíritu de rescate" muy alto, y esa es una de las grandes diferencias con otro tipo de financiación a través del oro, como los compraventas: no pierdes tu pieza. Se queda en depósito un año y puedes mantenerlo allí con solo pagar los intereses.

Hay colectivos que han utilizado y siguen acercándose al Monte de Piedad para financiar su trabajo, como el de las folclóricas o las actrices. Concha Velasco, recuerda Santiago, empeñaba sus joyas en el Monte para no tenerlas en casa y disponer de un dinero. "La gente que nos conoce nos utiliza muy bien, lo malo es que el resto nos sigue asimilando a una entidad anticuada y casi vergonzante". Y eso es lo que pretenden cambiar.

Autónomos Relojes Coronavirus
El redactor recomienda