Fulgurante ascenso de Bal en Cs: toma las riendas durante la baja de Arrimadas
  1. España
EL ENCARGADO DE DEFENDER LA POSICIÓN POLÍTICA

Fulgurante ascenso de Bal en Cs: toma las riendas durante la baja de Arrimadas

Es el hombre elegido por Arrimadas para defender la postura política del partido en las próximas semanas en un momento clave, cuando está en el centro de todas las miradas

Foto: Inés Arrimadas y Edmundo Bal, en el Congreso de los Diputados. (EFE)
Inés Arrimadas y Edmundo Bal, en el Congreso de los Diputados. (EFE)

Inés Arrimadas comunicó al comité ejecutivo de su partido en la reunión de este lunes la incorporación de cuatro personas más a la dirección. Entre ellos, Edmundo Bal. En principio, ninguna sorpresa —la presidenta ya había dejado claro que el abogado del Estado formaría parte de su ejecutiva en cuanto los requisitos de afiliación previstos en los estatutos lo permitieran—, salvo porque la decisión en realidad va más allá: Bal es el elegido para copar todo el protagonismo cuando en unos días Arrimadas deje la primera línea para dedicarse durante algunas semanas a su baja por maternidad.

Aunque la líder naranja lleva días insistiendo en que no habrá problemas de liderazgo en su ausencia —“el partido va a seguir trabajando exactamente igual siguiendo las directrices marcadas”, insiste—, en estos momentos la posición de Ciudadanos ha adquirido especial relevancia, sobre todo tras garantizar la cuarta prórroga del estado de alarma, situando el partido como indispensable y centro de una negociación que continuará.

De hecho, uno de los puntos acordados pasa por mantener contactos semanales con el Gobierno para informar a Ciudadanos de las medidas que se vayan tomando en el marco del plan de desescalada. Diálogo y pactos.

Foto: Inés Arrimadas, durante su discurso de clausura de la V asamblea general. (Pedro Ruiz)

A pesar de que la formación no desvela lo que hará ante una eventual quinta prórroga —como todo parece indicar—, Arrimadas sabe que en los próximos días comenzará una nueva negociación en torno a esta cuestión y que el partido naranja seguirá previsiblemente en el foco. Por eso, lo quiere tener todo previsto. El pasado miércoles, fue ella misma quien acudió a defender la posición del partido al Congreso, y ya advirtió de que sería la última vez por un tiempo, porque en breve dará a luz. Eso convierte a su sustituto en el centro de todas las miradas.

Bal ya ha defendido en otras ocasiones la postura naranja en el hemiciclo pero, según ha podido saber este diario, la decisión de la presidenta pasa por que el diputado adquiera un mayor protagonismo y sea quien esté al frente de las intervenciones políticas en los medios a partir de su marcha. También en la toma de decisiones que afecten al partido.

Al mando de la dirección naranja y las decisiones estratégicas continúan como hasta ahora, eso sí, Carlos Cuadrado —vicesecretario— y José María Espejo, su adjunto y secretario general del grupo parlamentario. Ambos pilotaron las negociaciones con el equipo de Sánchez durante la pasada semana y se han convertido en el verdadero núcleo duro de Arrimadas al frente de Ciudadanos. Pero Edmundo Bal es el hombre elegido para defender las posturas políticas en un momento crucial, por encima de otros portavoces del partido.

Edmundo Bal, durante el comité ejecutivo de este lunes. (Pedro Ruiz)
Edmundo Bal, durante el comité ejecutivo de este lunes. (Pedro Ruiz)

Arrimadas sabe que el debate está centrado de manera exclusiva en el devenir del estado de alarma y en la desescalada de las comunidades autónomas. Más allá de la presencia en gobiernos autonómicos, en el partido saben que es necesario tener a un dirigente de referencia al frente de las intervenciones, hasta ahora copadas por la presidenta, y todos los caminos conducen a Bal, que además de ser el diputado que normalmente ejerce como portavoz en sustitución de Arrimadas, cuenta con una trayectoria y una solvencia que lo avalan.

De hecho, desde su aterrizaje en el partido de la mano de Rivera, su ascenso ha sido imparable. Ya en junio de 2019 —antes de la repetición electoral y cuando Ciudadanos tenía en cartera el mejor resultado de su historia, con 57 diputados—, el abogado del Estado purgado por la exministra Dolores Delgado ocupó una portavocía adjunta en la Cámara tras la marcha de Toni Roldán, adelantando las aspiraciones de otros compañeros de filas que llevaban tiempo esperando.

En la campaña electoral de abril, se convirtió en una de las estrellas mediáticas, siendo un fijo en todos los mítines como telonero de Rivera. El expresidente del partido no quería prescindir de él en ningún gran acto. Ya en esos meses, congenió con Arrimadas y trabajaron codo con codo en muchas ocasiones. También durante la campaña de noviembre, la más difícil que ha vivido el partido, cuando Bal incluso preparaba los debates televisivos con Arrimadas, por si debía hacerse cargo en alguna ocasión por el reciente embarazo de la ahora presidenta.

Foto: La presidenta de Ciudadanos, Inés Arrimadas, durante la entrevista con El Confidencial

En el partido, además, solo hay buenas palabras para él. Aseguran que se lo estudia todo, que desde el primer momento ha trabajado muchísimo y que destaca por su profesionalidad y sus conocimientos jurídicos. Por ahora, no hay fuego amigo. De hecho, muchos dirigentes lo califican como el “verdadero fichaje” de Rivera para el 28-A, especialmente tras las polémicas que acumulan otras incorporaciones de entonces como Marcos de Quinto, que ayer mismo protagonizó otra al llamar “payaso” al vicepresidente Pablo Iglesias, respaldando además una publicación de Juan Carlos Girauta, que hace días se dio de baja del partido y rechazó la estrategia de Arrimadas como nueva líder.

La líder naranja dejó claro ayer que la incorporación de Bal al comité ejecutivo permanente, un órgano más ágil en el que realmente se decide el día a día del partido, avanza que será “una pieza fundamental tanto en el Congreso como en la dirección del partido”. Los dirigentes de la formación tomaron nota y comprendieron que a partir de ahora su peso será indiscutible. Existía un cierto debate interno sobre quién canalizaría las intervenciones del partido cuando la presidenta se ausente unas semanas, y la incógnita parece estar despejada. Podría ser él mismo quien se ocupara de las comparecencias de los lunes tras la reunión de la ejecutiva nacional, y especialmente si los asuntos a tratar están relacionados con el estado de alarma.

El diputado de Ciudadanos Edmundo Bal interviene desde el escaño. (EFE)
El diputado de Ciudadanos Edmundo Bal interviene desde el escaño. (EFE)

En todo caso, la del abogado del Estado es la última incorporación que ha hecho Arrimadas a su guardia pretoriana, que aún no está del todo definida. En el partido, hay dos órganos importantes: por un lado, la ejecutiva nacional, que es más amplia y cuenta con dirigentes de los distintos territorios, y, por otro, el comité permanente, en el que están las personas elegidas para trazar la hoja de ruta de la formación.

Por ahora, son cinco personas: Marina Bravo como secretaria general, Cuadrado y Joan Mesquida como vicesecretarios, Espejo como adjunto, y Melisa Rodríguez como portavoz nacional. Ahora se suma Bal y, probablemente, Arrimadas continúe haciendo ajustes en los próximos meses hasta configurar el equipo definitivo. Una operación que se frustró al tener que aplazar la quinta asamblea general que, al final, se celebró de manera telemática hace justo cuatro semanas.

Ciudadanos Inés Arrimadas
El redactor recomienda