CONSEJO CIUDADANO ESTATAL DE PODEMOS

Iglesias agradece "la derecha civilizada" de Cs y pide al PP abandonar el "golpismo" de Vox

El vicepresidente segundo del Gobierno ha insistido en la idea de que la defensa de lo común es un consenso transversal para afrontar la fase que se abrirá tras la crisis sanitaria

Foto: El vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, durante una reciente sesión de control al Ejecutivo en el Senado. (EFE)
El vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, durante una reciente sesión de control al Ejecutivo en el Senado. (EFE)

Pablo Iglesias ha desgranado en su intervención de apertura del Consejo Ciudadano Estatal de Podemos, la primera reunión de la dirección del partido desde el inicio de la pandemia del coronavirus, la hoja de ruta de su partido para los acuerdos de reconstrucción. Una hoja de ruta que pasa por una salida social a la crisis, en la dirección contraria a la que se emprendió tras 2008, según recalcó, centrándose en potenciar los servicios públicos, la protección de los trabajadores, autónomos y pymes y, en definitiva, en ampliar lo que han denominado "escudo social". Unas políticas expansionistas que asegura que se trata de consensos transversales y que apuesta por financiar a través de una reforma fiscal que aumente la progresividad de los tributos. Pero no solo, también la creación de otros nuevos, principalmente un impuesto a la riqueza, que ha denominado "tasa de reconstrucción". Según defendió, "para que los que más tienen arrimen el hombro. Para ejercer la solidaridad con la patria como se hace en los países serios, aportando recursos a las arcas públicas".

El vicepresidente segundo del Gobierno ha insistido en la idea que la defensa de lo común es un consenso transversal para afrontar la fase que se abrirá tras la crisis sanitaria y para ello ha tendido la mano al resto de fuerzas políticas, además de a la sociedad civil y agentes sociales. "A pesar de lo que algunos griten, insulten o mientan, este Gobierno seguirá tendiendo la mano a todo el mundo para trabajar todos juntos en la reconstrucción que es una tarea de país". En esta línea, aplaudió "la derecha civilizada", en referencia a Ciudadanos, por "dar apoyo al Gobierno que llaman socialcomunista y a pesar de eso son capaces de aceptar la mano que le tendemos".

Más duro se ha mostrado con PP y Vox, tildando a estos últimos de estar en posiciones "abiertamente golpistas" y "contra el interés general", y acusando a los populares de ir arrastras de los de Santiago Abascal. "El PP, atrapado en su competición con Vox, es incapaz de desempeñar el papel que se espera del principal partido de la oposición", aseguró Iglesias. En su intervención no se refirió a los partidos que formaron el bloque de la moción de investidura, y del que se alejó ERC en la última votación de la prórroga del estado de alarma. Con todo, en el entorno de Iglesias se recalca que se trata de un movimiento táctico, meramente electoralista, y confían en que no cambiará la estrategia de los republicanos a medio plazo.

En la fase de reconstrucción, que para Iglesias debe asentarse en la base del "constitucionalismo social" a imagen y semejanza de las bases por las que se construyó la UE tras la Segunda Guerra Mundial, "todo el mundo debe elegir cuál será su papel". En este sentido, hizo énfasis en la formación liderada por Pablo Casado: "Si está con Vox o con España, el interés general y los consensos". Acto seguido mostró su deseo de que "abandone a Vox y vuelva a la Constitución".

En la Comisión para la Reconstrucción Social y Económica del Congreso, desde Unidas Podemos se defenderán políticas expansivas de cara a reforzar la sanidad pública, la educación, la ciencia, la investigación y el sistema de cuidados. Dentro del bloque de sanidad pública, los morados han incluido las residencias de mayores, para las que se planteará una "revisión del esquema de propiedad de la gestión" con el objetivo de caminar "hacia una recuperación de la gestión pública". La intervención de las residencias de mayores se enfoca, según el plan de choque que prepara el grupo de Unidas Podemos, hacia dos objetivos: mejorar las condiciones laborales de los trabajadores, por un lado, y de las ratios, por otro.

Un refuerzo del Estado de bienestar que, y para su financiación, los morados están elaborando una propuesta de "justicia fiscal" que busca situar la recaudación en la media de países de la eurozona a partir de la creación de nuevas figuras tributarias, como un impuesto a la riqueza, otro a la banca y un tercero a las transacciones financieras, además de incrementar la tributación de los rendimientos de capital en el IRPF y aumentar el tipo impositivo de las entidades financieras en el impuesto sobre sociedades.

La denominada por Iglesias 'tasa de reconstrucción', se trata de un nuevo tributo a la riqueza y su creación es uno de los principales objetivos de Unidas Podemos para la reforma fiscal, como así transmitió el líder de esta formación a la dirección de su partido. A falta de desarrollarlo, parten de la propuesta que ya llevaban en su programa electoral. Esto es, tendría un mínimo exento por primera vivienda de 400.000 euros y gravaría con un 2% los patrimonios de más de un millón de euros, con un 2,5% los patrimonios de más de 10 millones de euros, con un 3% los superiores a los 50 millones y con un 3,5% los que superen los 100 millones de euros.

Otra de las cuestiones en las que ha hecho hincapié Iglesias durante el arranque del encuentro es el papel determinante que jugará la Unión Europea a la hora de marcar el camino para afrontar esta nueva crisis social y económica. "Es donde en último término se dirime la batalla sobre cómo se sale de esta crisis", reconoció reivindicando también que España elaboré una postura común para trasladar al nivel supranacional. De hecho, la comisión de reconstrucción contará con un grupo de trabajo centrado en la UE de cara a "establecer criterios comunes en la fijación de la posición española respecto a la respuesta de las instituciones europeas a la crisis del covid-19".

Sin mencionar directamente las tensiones entre los países del norte y los del sur para alcanzar estos consensos, Iglesias alertó que sería un "error" pensar que la dirección que tome la UE sea distinta a la tomada tras la crisis financiera de 2008, en el marco de la austeridad. "Puede ir en la dirección que le gustaría a los enemigos del interés general, los que salen ganando en todas las crisis y que están dispuestos a lo que sea para que esta vez vuelve a ser igual que siempre".

De ahí que este viernes, de forma coordinada con las ministras de Trabajo de Portugal e Italia, Ana Mendes y Nunzia Catalfo, respectivamente, Iglesias haya firmado hoy artículos de opinión conjuntos reclamando una salida social a la crisis, bajo la premisa del ingreso mínimo vital, en medios de comunicación de los tres países ('La Vanguardia' en España, 'El Corriere della Sera' en italia y 'Publico' en Portugal). En ellos remarcan que es el momento de que la Unión Europea mire al futuro y avance en el desarrollo de un plan de acción para implementar el pilar europeo de derechos sociales poniendo en marcha un “escudo social europeo” que incluya un ingreso mínimo de carácter europeo.

"Creemos que la Unión Europea necesita un marco común de ­garantía de ingreso mínimo que no se limite a un nivel de supervi­vencia o simplemente a la tasa de pobreza calculada a partir de la renta media europea, sino un ­instrumento jurídicamente vin­culante para todos los estados miembros, en el que se defina un marco de referencia para el ­establecimiento de un ingreso ­mínimo adecuado, adaptado al nivel y al modo de vida de cada país", explicaban Iglesias, Mendes y Catalfo.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
75 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios