Rebelión de las CCAA contra la desescalada por provincias de Pedro Sánchez
  1. España
LA MAYORÍA PREFIERE LAS ÁREAS DE SALUD

Rebelión de las CCAA contra la desescalada por provincias de Pedro Sánchez

El deseo del Gobierno de simplificar el desconfinamiento para mantener el control agita las autonomías, que advierten de las diferencias dentro de cada provincia y proponen otras fórmulas

Foto: Rebelión de las CCAA contra la desescalada por provincias de Pedro Sánchez
Rebelión de las CCAA contra la desescalada por provincias de Pedro Sánchez

El plan de desescalada por provincias planteado por el gabinete de Pedro Sánchez ha sido acogido con malestar por casi todas las autonomías, con independencia de su color político. Tanto las gobernadas por formaciones nacionalistas o independentistas, País Vasco y Cataluña, como las que cuentan con presidentes socialistas o populares, Comunidad Valenciana, Aragón, Andalucía o Castilla y León, plantearon en la conferencia de presidentes del pasado domingo y en el consejo interterritorial de sanidad que reúne al ministro Salvador Illa con los consejeros fórmulas más detalladas que se ajusten mejor a la incidencia real del coronavirus en sus territorios, más allá de la división administrativa provincial. La preferencia mayoritaria es emplear los departamentos, áreas o distritos de salud como marco de referencia, aunque hay excepciones como la del PNV en el País Vasco, que propone un único ámbito de aplicación de las fases del desconfinamiento, la propia autonomía vasca.

Algunas de las comunidades no dan por perdido el debate y plantearán al Ejecutivo en fechas próximas propuestas de aplicación selectiva de las fases de desescalada con distinta intensidad dentro de las unidades provinciales. Es el caso de la Comunidad Valenciana. "Para nosotros, el marco provincial no es el idóneo, es el de los departamentos de salud", insistía este miércoles el presidente valenciano, Ximo Puig, aunque reclamaba no hacer de este asunto una confrontación política. La 'consellera' de Sanidad, la socialista Ana Barceló, justificó la posición del Gobierno en la complejidad desde la perspectiva del mando único de usar otra referencia que no fuera la provincia, pero señaló que el llamado plan de transición hacia la 'nueva normalidad' permite a los territorios introducir matizaciones. "Lo acreditaremos. Nosotros pensamos que la unidad podría ser otra, nos decantamos por los departamentos de salud", afirmó. La reflexión es que dentro de la provincia puede haber casuísticas muy distintas. Por ejemplo, hay zonas de salud muy afectadas en Valencia, como la de Requena, y otras en las que apenas hay nuevos contagios, como la de Xàtiva-Ontinyent.

Ximo Puig, en la última videoconferencia de presidentes. (GVA)
Ximo Puig, en la última videoconferencia de presidentes. (GVA)

Es la misma opinión que expresa el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page. "En Guadalajara, hay comarcas con menos habitantes por kilómetro cuadrado que en Siberia y otras, más urbanas, con miles. La escala debe ser otra", señalaba en una entrevista en 'El Mundo'. Otro barón socialista, el aragonés Javier Lambán, se expresaba en los mismos términos: "Este no es el plan de Aragón ni el que se ajusta a la realidad aragonesa. No atiende a la especificidad del medio rural, pero es el Gobierno el que toma las decisiones sobre la recuperación de la normalidad. Y, por lealtad institucional, nosotros colaboraremos con el Gobierno en su aplicación". Lambán avanzó que Aragón hará propuestas también para que ámbitos geográficos concretos sean declarados en fases diferentes.

Cataluña: no es lo más eficaz

La Generalitat de Cataluña ha mostrado sus discrepancias con las provincias como unidad territorial de la desescalada. Así lo han dejado claro los tres 'consellers' que cada día comparecen ante la prensa para informar del coronavirus: Meritxell Budó (Presidencia), Miquel Buch (Interior) y Alba Vergés (Salud). En el caso de Cataluña, han pedido que se respeten las áreas sanitaras en que se divide. “Una unidad que para nosotros es mucho más eficaz”. Cataluña se ha organizado en siete regiones sanitarias y a su vez cada región se divide en diversas áreas.

Budó ha lamentado: “Siete semanas después de que se decretara el estado de alarma y nos quitasen las competencias, se decide por fin actuar en función de cada territorio. Pero el Gobierno del Estado se vuelve a equivocar al fijar la provincia como unidad territorial”.

Además, “no está explicado cómo han de evolucionar los indicadores y en que periodo de tiempo, es decir, durante cuánto tiempo se tiene que mantener esta cuota de contagio, la RT, por debajo de 1, o la movilidad por debajo del 65%”, según ha criticado Alba Vergés. Vergés ha explicado que Barcelonés Nord, Barcelonés Sud, Barcelonés Litoral, Barcelonés Esquerra, una parte del Vallès Occidental y Pla de l’Estany tienen una tasa de contagio que impediría que se pudiese llevar a cabo la desescalada en este momento. Cataluña tiene 991 personas ingresadas en la UCI, lo que supone el 65% de las camas disponibles de cuidados intensivos. Ayer, los positivos subieron un 3%, hasta los 51.672 casos.

El propio Sánchez, a una pregunta del diario catalán 'Ara' en su comparecencia de ayer, se abría a la posibilidad de hacer estas excepciones, aunque dejando claro que corresponde al Ministerio de Sanidad la última palabra. "Si una comunidad autónoma, por poner el ejemplo de Cataluña, plantea que el valle de Arán, por la singularidad, por su propia idiosincrasia y porque efectivamente las capacidades estratégicas sanitarias así lo permiten, por ser una unidad de acción diferenciada, lógicamente el Ministerio de Sanidad tendrá que decidir si eso es posible o no es posible". Todo indica que el Gobierno ha preferido desoír a los presidentes autonómicos antes que cederles la posibilidad de gestionar de forma individualizada el desescalamiento, para atar en corto posibles rebrotes.

Autonomías gobernadas por el Partido Popular, bien en solitario o con Ciudadanos, también han defendido áreas geográficas más específicas para aplicar las fases de la desescalada. Castilla y León apuesta por emplear como referencia las zonas básicas de salud. Hay zonas de Zamora muy extensas (pero poco habitadas) que ya no tienen casos desde hace semanas, informa Paloma Esteban. Es lo mismo que ha planteado el gallego Alberto Núñez Feijóo, que el domingo explicó que hay 140 'concellos' libres de virus.

Andalucía: falla el mando único

El Gobierno andaluz de PP y Cs está molesto porque no se le informara previamente del plan de Pedro Sánchez para empezar a levantar las restricciones por provincias. Su presidente, Juan Manuel Moreno, criticó que es “confuso” y demasiado “complejo” para aplicarlo sin la información y claridad suficientes desde el Gobierno de la nación. Moreno, en una entrevista en Onda Cero, exigió “mayor concreción” y advirtió de que hay “demasiadas dudas por resolver” y “muchas excepciones”. En el tema de la aplicación por provincias, Andalucía estudia si en algunas zonas sería mejor aplicar el distrito sanitario, que equivale más bien a la delimitación geográfica de la comarca.

El presidente de la Junta de Andalucía, en su visita a un hospital en Málaga. (EFE)
El presidente de la Junta de Andalucía, en su visita a un hospital en Málaga. (EFE)

En esta autonomía hay en este momento dos provincias que están en condiciones de afrontar la fase 1, Huelva y Almería, e incluso alguna comarca, de manera que podrían ser "una experiencia piloto". La Junta entiende que el Gobierno da margen para esta división como excepción si está justificada. En un territorio tan amplio como Andalucía, las diferencias dentro de una misma provincia pueden ser relevantes en cuanto a los indicadores que hay que medir para empezar a levantar restricciones. Nada tiene que ver por ejemplo la bahía de Algeciras con la costa de Cádiz o con la zona interior de la provincia, igual que poco tienen que ver los indicadores en zonas del interior de Málaga. El Gobierno andaluz, reunido en su encuentro habitual de los miércoles, aún no ha desvelado cómo será la aplicación del plan en Andalucía.

En sus valoraciones públicas, Moreno alertó además de la intención de Sánchez de llevar el estado de alarma y el mando único hasta finales de junio. Algo que consideró que “no sería razonable”. El presidente andaluz consideró que el mando único está “erosionado” y se está abusando de esa fórmula, cuando las comunidades deberían ser partícipes previamente en la toma de decisiones.

PNV: "Es del siglo XIX"

El plan de desescalada planteado por el Gobierno español ha suscitado el rotundo rechazo del PNV, al despojar a las autoridades autonómicas del liderazgo en este proceso de transición a la normalidad, que estará tutelado por el Estado, y por optar por la provincia y no por la comunidad como ámbito territorial para avanzar en esta vuelta a la situación anterior a la crisis sanitaria.

La formación nacionalista asegura que la provincia es una "unidad administrativa más propia de un Estado unitario o incluso de un periodo preconstitucional". El portavoz del PNV en el Senado, Jokin Bildarratz, ha ahondado esta mañana en este planteamiento contrario a este modelo de organización de cara a la desescalada en una entrevista en ETB-1, al sostener que la provincia "no es el elemento más importante en este Estado" por ser "una unidad del siglo XIX".

Por ello, el PNV planteará a Pedro Sánchez que "corrija" el ámbito competencial fijado en su plan de transición a la normalidad y opte por las comunidades autónomas como un bloque unitario en aras a avanzar en las sucesivas fases de desescalada, porque son "los núcleos principales" de actuación, además del "significado político" que encierra disgregar los tres territorios vascos en este regreso a la situación previa a la pandemia.

Erkoreka recurre a la ironía y muestra su "sorpresa" por que el Gobierno pase de la "plurinacionalidad" como base del Estado al "pluriprovincialismo"

Establecer las CCAA como ámbito competencial es una de las cuestiones que el PNV considera que se deben "corregir" dentro del plan de desescalada planteado por el Gobierno español para dotar de un mayor protagonismo a las instituciones vascas en esta transición a la normalidad, con la "colaboración" entre ambos ejecutivos como elemento nuclear. Desde el comienzo del estado de alarma, la formación nacionalista ha ido elevando el tono crítico con el planteamiento "recentralizador" del Ejecutivo a la hora de hacer frente al coronavirus.

Desde el Ejecutivo vasco, donde el PNV y el PSE-EE gobiernan en coalición, su portavoz, Josu Erkoreka, ha recurrido a la ironía y se ha mostrado "sorprendido" por el hecho de que el gabinete de Sánchez haya pasado de defender la "plurinacionalidad" como base de la estructura del Estado a apostar por el "pluriprovincialismo" como pilar de su plan de desescalada frente al coronavirus. "Como responsable de la política territorial y de la defensa del autogobierno, me ha sorprendido la irrupción del pluriprovincialismo. En Madrid, teníamos un Gobierno que habría preconizado la plurinacionalidad como principio inspirador de la estructura del Estado; ahora, ha pasado de la plurinacionalidad al pluriprovincialismo", ha valorado.

Coronavirus Comunidades Autónomas
El redactor recomienda