Sanidad pide a las CCAA duplicar las camas de UCI y PCR a todos los hospitalizados
  1. España
INFORME YA COMPLETO

Sanidad pide a las CCAA duplicar las camas de UCI y PCR a todos los hospitalizados

El ministerio publica finalmente las recomendaciones de los expertos, ya trasladadas a las autonomías, para iniciar la desescalada. Resultará fundamental la identificación precoz de casos

placeholder Foto: El doctor Fernando Simón entrega el informe de recomendaciones sanitarias a Pedro Sánchez, ante el ministro Salvador Illa, este 26 de abril. (EFE)
El doctor Fernando Simón entrega el informe de recomendaciones sanitarias a Pedro Sánchez, ante el ministro Salvador Illa, este 26 de abril. (EFE)

La estrategia de desescalada persigue este objetivo: "La reducción del número de casos de coronavirus hasta un nivel asumible por el sistema sanitario evitando el riesgo de que se desborde o vuelva a sufrir el estrés al que ha sido sometido durante la primera onda epidémica".

Esa es la meta que sirve de guía en la fase de lucha contra la pandemia de covid-19 en la que España se adentra. Y figura así expresada en el informe de los expertos [aquí en PDF] que este domingo entregaron a Pedro Sánchez el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES), el doctor Fernando Simón, y el ministro de Sanidad, Salvador Illa. Informe que sintéticamente trasladó el presidente a los mandatarios autonómicos en su videoconferencia semanal y que estos, esquemáticamente, ya conocían. Illa y la responsable de la desescalada, la vicepresidenta cuarta del Gobierno, Teresa Ribera, se lo habían expuesto a los consejeros el pasado viernes en el Consejo Interterritorial de Salud, como ya avanzó este diario. En base al informe se redactará el plan de salida que aprobará el martes el Consejo de Ministros y que después presentará Sánchez.

Lo que se busca, para iniciar la transición, es "garantizar la asistencia de calidad a todos los pacientes (tanto para covid-19 como para otras enfermedades) y la protección de los más vulnerables, minimizando el coste humano, social y económico durante la gestión de la epidemia". El objetivo, dice el informe, se puede conseguir con un proceso "ordenado de transición", con "medidas extremas de distanciamiento social", hacia "una nueva normalidad" que minimice los riesgos. Y para ello es necesario asegurar "cuatro capacidades estratégicas", que las CCAA deben cumplir para que arranque esa descompresión asimétrica: refuerzo de la asistencia sanitaria (en hospitales y en atención primaria), vigilancia epidemiológica, identificación pronta de casos y aislamiento y medidas de protección colectiva. Los mismos cuatro ejes que quedaron plasmados en el guión de trabajo entregado el viernes por Illa y Ribera a las comunidades.

placeholder Consulte aquí en PDF las recomendaciones de Sanidad a las CCAA para poder iniciar la desescalada.
Consulte aquí en PDF las recomendaciones de Sanidad a las CCAA para poder iniciar la desescalada.

La reducción "máxima" del número de casos de covid-19 exigiría "fuertes medidas de distanciamiento social, que pueden incluir el confinamiento total o parcial de grandes grupos de la población durante largos periodos con la esperanza de poder eliminar el virus o para dar margen al desarrollo de una vacuna que podría tardar más de 12 meses en estar disponible". En ausencia de vacuna, "no es razonable" basar el control de la epidemia en que un porcentaje alto de la ciudadanía desarrolle "inmunidad total o parcial" —esa fue la primera estrategia del 'premier británico', Boris Johnson—, porque implicaría un "número inaceptable de casos y fallecidos".

Separación de circuitos

El primer eje es la asistencia sanitaria reforzada, tanto en hospitales como en los centros de atención primaria. "El reforzamiento iniciado en las últimas semanas en todas las comunidades autónomas debe consolidarse y se debe garantizar la posibilidad de desplegar capacidades adicionales que estén operativas en un breve espacio de tiempo", sostiene el texto, titulado 'Recomendaciones sanitarias para la fase de transición' y firmado por el CCAES, dependiente de la Dirección General de Salud Pública, Calidad e Innovación del Ministerio de Sanidad.

Se apunta a la necesidad de alternativas de hospitalización suficiente y la garantía de reservas de ventiladores y de medicación

Para lograr ese objetivo, el documento reclama, primero, la prevención de infecciones intrahospitalarias. Para conseguir esa meta hay que reforzar "la implantación de medidas de prevención y control de la infección en todas las áreas y la disponibilidad suficiente de equipos de protección individual (EPI)". Además, "se puede complementar con la separación de circuitos para pacientes de covid y no covid o con el cribado universal (con PCR) de pacientes antes del ingreso.

placeholder Sanitarios del Summa trasladan a un enfermo de covid-19 al hospital, el pasado 20 de abril en Madrid. (Reuters)
Sanitarios del Summa trasladan a un enfermo de covid-19 al hospital, el pasado 20 de abril en Madrid. (Reuters)

La segunda pata de la atención hospitalaria es la "disponibilidad de recursos para pacientes agudos y críticos". Para ello, dice el texto, hay que contar con el "doble de camas de UCI respecto a la capacidad precovid e identificación de espacios que permitan un incrremento de hasta el triple de cacadidad". También se apunta a la necesidad de disponer de alternativas de hospitalización suficiente (como hospitales de campaña tipo Ifema o bien hoteles medicalizados) y a la garantía de reservas de equipos de ventilación mecánica invasiva y otro equipamiento médico necesario, y también de medicación para el tratamiento de pacientes críticos. Se incluyen las consultas de atención al personal sanitario para cribado, diagnóstico y seguimiento y apoyo psicológico.

Foto: Pedro Sánchez, con sus ministros, durante la conferencia de presidentes de este 26 de abril. (Pool Moncloa)

Telemedicina, 'apps' para móviles

¿Y en atención primaria? El texto indica que debe garantizarse la "implementación de medidas de prevención y control de la infección en todas las áreas y la disponibilidad suficiente de EPI". Y deben también los ambulatorios garantizar la capacidad de "diagnóstico precoz" y del aislamiento de todos los casos de contagios por SARS-CoV-2.

Foto: Un padre junto a su hija pasea a sus dos perros en una calle de Valencia el pasado 17 de abril. (EFE)

Se puede conseguir por diversas opciones: centros específicos de pacientes sospechosos, circuitos separados para la atención presencial de personas con síntomas respiratorios o infecciosos; reforzar la atención domiciliaria, dotar de las capacidades para la toma de muestras para el diagnóstico de covid y los mecanismos logísticos para el traslado de esas muestras a los laboratorios para que se tengan los resultados en 24-48 horas; protocolos de diagnóstico de nuevos casos, aislamiento y seguimiento; mecanismos de coordinación de los centros de salud con los servicios de salud pública para el trazado de contactos comunitarios de los casos; aplicación en los ambulatorios de medidas de protección frente al virus o protocolos en centros de salud para la identificación de los centros sociales en su zona básica (residencias de mayores, de menores, de personas con discapacidad...). La atención primaria se configura así como la primera barrera de contención de la enfermedad, a fin de que los hospitales, la pata más sensible, no se saturen.

Los centros de salud serán claves para identificar y aislar a los pacientes y a sus contactos. Se señala el refuerzo de la atención domiciliaria

Los expertos dan otras opciones como favorecer la telemedicina para consultas, integrar las capacidades y los servicios asistenciales y de laboratorios de las mutuas y los servicios de prevención de riesgos laborales y utilizar aplicaciones móviles para la detección de casos y seguimiento de los mismos y de sus contactos.

Illa y Simón entregan a Sánchez el informe de 'Recomendaciones sanitarias para la transición'

Diagnóstico con PCR

El segundo pilar es la vigilancia epidemiológica. Esto supone recabar indicadores diarios. Sanidad apunta a la monitorización de los casos sospechosos y confirmados de forma precoz. Si no pudieran captarse los primeros, sí "se tomarán medidas para asegurar, al menos, la transmisión de resultados de PCR directamente de los laboratorios". También se consultarán fuentes complementarias como las bases de datos de defunciones, bajas laborales, llamadas a teléfonos de urgencia y similares...

Entre las medidas de protección colectiva, la distancia interpersonal ideal de dos metros, el refuerzo de mascarillas o la etiqueta respiratoria

El establecimiento de una capacidad adecuada para la identificación y contención de fuentes de contagio, dice el texto, es una "condición necesaria para iniciar la transición a las nuevas fases de evolución de la pandemia". Es la tercera pata de la estrategia. Supone el diagnóstico de todos los sintomáticos con PCR, el aislamiento precoz de casos en condiciones de habitabilidad adecuadas (en domicilio o, si no es posible, en hoteles o instalaciones similares donde se puedan supervisar los casos leves), identificación y cuarentena de contactos e identificación de posibles focos de transmisión en colectivos específicos (residencias, centros sociosanitarios, cárceles...).

El último punto son las medidas de protección colectiva, capacidades que aún están "en desarrollo" y que han sido incorporadas a los hábitos de la población. Aquí se incluye mantener la distancia interpersonal ideal de dos metros, lavado frecuente de manos, respeto de la etiqueta respiratoria cuando se tose o estornuda, mantenimiento de la higiene en espacios públicos y privados o refuerzo del uso de mascarillas.

Foto: Los ministros de Sanidad y de Transición Ecológica, Salvador Illa y Teresa Ribera, este 26 de abril en la Moncloa. (Borja Puig  | Pool Moncloa)

Los mayores podrán pasear desde el 2-M

Una vez que estas cuatro capacidades estratégicas se hayan "desarrollado suficientemente", subraya el documento, "se podrán tomar decisiones" de desescalada que permitan aumentar la movilidad y la actividad laboral. Tal toma de decisiones en la etapa de transición se basará en la evolución de los indicadores específicos acordados en los foros técnicos y la identificación de las áreas geográficas que ya estén preparadas, con situaciones epidemiológicas y de riesgo homogéneas. Esa delimitación de áreas geográficas se pactará con las comunidades autónomas. De estas cuatro capacidades saldrán los indicadores cuantitativos y cualitativos concretos que guiarán la reapertura, y que Sanidad expondrá este lunes a las CCAA.

Illa valora que la medida de alivio para los niños se está "cumpliendo de manera general", aunque avisa a los padres de posibles "ajustes" si hace falta

En rueda de prensa posterior a la videoconferencia de presidentes, Illa y Ribera dieron cuenta del documento. El ministro de Sanidad insistió en que con la tendencia vista en los últimos días, se está "consolidando el descenso", se está "doblegando la curva". De esta manera, si no hay nuevos repuntes, el próximo 2 de mayo arrancará la última medida de alivio antes de la desescalada, anunciada ayer por Sánchez: se podrá dar paseos y hacer deporte al aire libre. Illa precisó que se podrán beneficiar "con toda seguridad" las personas mayores, un colectivo vulnerable y que ha permanecido confinado todo este tiempo. No obstante, los detalles de esta relajación se conocerán los próximos días, cuando se tenga redactada la orden ministerial.

Illa cree que los consejos para salir con niños se están cumpliendo en general

El ministro, no obstante, apuntó que "se están cumpliendo de manera general" las reglas sobre las salidas de los niños —la máxima es 1-1-1-1-3 (una hora, una vez al día, un adulto, a un kilómetro de distancia de casa, y tres niños como límite)— y aseguró que no había visto las imágenes de aglomeraciones que se estaban difundiendo por reglas sociales. Tanto él como Ribera habían acompañado a Pedro Sánchez en la videoconferencia de presidentes. No obstante, el Gobierno vigilará la observancia de las medidas y, si hiciera falta, se hará "algún ajuste" en el desconfinamiento de los pequeños. Pero el respeto a las reglas impuestas por el estado de alarma está siendo "muy alto".

Teresa Ribera Salvador Illa Pandemia Consejo de Ministros Fernando Simón Ministerio de Sanidad Coronavirus Pedro Sánchez Boris Johnson Sanidad Ifema Sanidad pública
El redactor recomienda