SÉPTIMA CONFERENCIA, MÁS RELAJADA

Sánchez defiende el control de la desescalada frente a las demandas de las comunidades

Insiste en que no va a "renunciar" a dirigir la transición ni va a "rehuir" su "responsabilidad". Urkullu o Torra reclaman pilotar ellos la salida en sus CCAA. La unidad de desconfinamiento será la provincia

Foto: Pedro Sánchez, con sus ministros, durante la conferencia de presidentes de este 26 de abril. (Pool Moncloa)
Pedro Sánchez, con sus ministros, durante la conferencia de presidentes de este 26 de abril. (Pool Moncloa)

España comienza desde este domingo un alivio del confinamiento, prólogo de la transición hacia esa "nueva normalidad", que nunca será igual a la anterior al estallido de la emergencia sanitaria por el covid-19. Y en esta fase el Gobierno de Pedro Sánchez mantendrá el control. Dirigirá la desescalada, con la colaboración de las comunidades autónomas, pero el mando seguirá en sus manos. Además, la unidad mínima que se tomará como referencia para proceder al desconfinamiento será la provincia.

Esa discusión sobre la tutela del proceso de reapertura nucleó el debate de este domingo en la séptima videoconferencia de presidentes consecutiva, la primera con el alivio del encierro de los niños en vigor. El jefe del Ejecutivo defendió la necesidad de que la desescalada esté vigilada y pilotada por su Gobierno frente a las demandas de algunos mandatarios autonómicos que siguen reclamando la dirección del proceso, sin que se les sustraiga esa competencia. La respuesta de Sánchez a dirigentes como el 'lehendakari', Iñigo Urkullu, o el 'president' de la Generalitat, Quim Torra, fue la misma que esgrimió este sábado en rueda de prensa telemática y la que también ha subrayado el ministro de Sanidad, Salvador Illa, en reiteradas ocasiones: el Gobierno no va a "renunciar" a dirigir la transición ni va a "rehuir" su "responsabilidad".

"Tenemos que ser muy prudentes porque ningún país ha completado un proceso de desescalada. Todos nos guiamos por los expertos y por la Organización Mundial de la Salud", les dijo Sánchez a los presidentes en su intervención inicial, según confirmaron a este diario desde las CCAA y desde el Ejecutivo. La salida del confinamiento, insistió, ha de ser "gradual, asimétrica y coordinada". "Todos debemos regirnos por las mismas reglas. Todo el proceso ha de integrarse en un mismo cuadro de mandos hasta que haya vacuna o tratamiento para el covid", sostuvo, en la misma línea que en su comparecencia del sábado.

Todos debemos regirnos por las mismas reglas. Todo el proceso ha de integrarse en un mismo cuadro de mandos


El martes próximo, 28 de abril, el Consejo de Ministros, como anunció Sánchez, aprobará el plan de desescalada, en el que ha estado trabajando el equipo que coordina la vicepresidenta cuarta, Teresa Ribera. Esa hoja de ruta tiene como base el informe de recomendaciones [aquí en PDF] que este mismo domingo le presentaron Illa y el doctor Fernando Simón, director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES). Texto cuyo esqueleto ya conocían las CCAA porque los ministros Illa y Ribera ya se lo expusieron el viernes en la reunión del Consejo Interterritorial de Salud.

"Incorpora" medidas de las CCAA

Ese informe contiene las cuatro capacidades estratégicas del sistema sanitario necesarias para comenzar la desescalada. Estrategias que persiguen la reducción del número de casos hasta un nivel asumible por el sistema "evitando el riesgo de que se desborde o vuelva a sufrir el estrés al que ha sido sometido durante la primera onda epidémica". Los cuatro ejes son la asistencia sanitaria reforzada (en la red hospitalaria y en la atención primaria), la vigilancia epidemiológica —y ahí se hablará con las CCAA para "acordar los marcadores"—, la identificación y contención de fuentes de contagio y su aislamiento en el domicilio o en instalaciones habilitadas, y las medidas de protección colectiva.

Urkullu pide un modelo de cogobernanza y Torra que las conferencias se trasladen a los sábados, porque Sánchez les dice lo anunciado en rueda

"El Gobierno dirigirá la desescalada, pero nuestra voluntad es la de encontrar máximo consenso con los territorios", señaló Sánchez. Pero su criterio fue contestado primero por Urkullu, que recordó que Euskadi cuenta con su propio plan de desconfinamiento gradual. "Parece que las decisiones están tomadas, nuevamente, por el mando único", se quejó el 'lehendakari', quien recordó que los presidentes siguen siendo los máximos responsables en sus autonomías, por lo que reclamó para España el "modelo de codecisión de Alemania, un marco de cogobernanza responsable". "Estamos haciendo un proceso de integración, que entiendo que pueda ser incómodo, pero tenemos la responsabilidad de coordinar la desescalada y no vamos a rehuir esa responsabilidad", le replicó Sánchez. El líder socialista apuntó que el Gobierno ha intentado también "incorporar todas las medidas" que las CCAA han puesto sobre la mesa, y se verá en el plan que se presentará el martes.

Sánchez defiende el control de la desescalada frente a las demandas de las comunidades

Torra cargó contra la "imposición" del Ejecutivo de coalición, cuando "si algo ha quedado claro es que la centralización no ha funcionado". Cataluña también cuenta con su propia hoja de ruta de desescalada. El jefe del Govern pidió "recuperar la capacidad de gestión de la pandemia". "Los que mejor conocemos nuestros países somos nosotros", sostuvo. El presidente le contestó que no va a "renunciar" a ese control, porque los datos de estas seis semanas "avalan" su estrategia. "La cooperación y la coordinación se puede mejorar, claro que sí, estamos aprendiendo entre todos", siguió, recordando que nunca en democracia hubo conferencias de presidentes "semanales y sistemáticas" y que asume las "críticas" de algunos presidentes. Torra le afeó la "utilidad" de estas conferencias, que se han convertido, dijo, en un "eco de los sábados", ya que Sánchez "se limita a repetir los anuncios hechos el día anterior en rueda de prensa". Por ello, le pidió que el encuentro con las CCAA se haga los sábados para "fomentar el debate y las propuestas territoriales y que después el presidente traslade a los ciudadanos lo que se ha decidido entre todos".

El popular Alberto Núñez Feijóo, sí apoyó el modelo de desescalada basado en el mando único, con una aplicación asimétrica. Sí destacó la importancia de la "coordinación" y reclamó conocer el horizonte de salida, en la línea de otros países europeos, pero ayer ya advirtió Sánchez de que no habría fechas porque la filosofía es "más compleja", ya que habrá distintas velocidades aunque un único cuadro de mandos. El jefe de la Xunta abogó por una reapertura diferenciada del rural y por incluir en la desescalada "una cláusula de salvaguarda territorial, de tal forma que si hay circunstancias que no se ajusten al 100% al modelo se permita flexibilidad y las CCAA puedan tomar decisiones igualmente, siempre previo conocimiento del Gobierno". Feijóo insistió en la necesidad de rebajar el IVA de las mascarillas y demandó la apertura de concesionarios, talleres y comercio.

Llevar el debate al Senado

La presidenta de Madrid, Isabel Díaz Ayuso (PP), tuvo que intervenir la primera esta vez porque tenía comprometida su asistencia a una misa por las víctimas del covid-19 en la catedral de la Almudena y oficiada por el cardenal Carlos Osoro. Era la segunda vez que desairaba a los presidentes, porque ya el 12 de abril se saltó parte de la reunión para recibir un avión en Barajas cargado con material sanitario. La dirigente conservadora planteó trasladar al Senado el trabajo de las videoconferencias semanales y una estrategia "clara" de desconfinamiento para saber "a qué atenerse". Además, reclamó de nuevo que se decrete luto nacional.

Ayuso, que intervino antes por ir a una misa por las víctimas del covid, pidió luto nacional. Andalucía demanda abrir peluquerías el 11 de mayo

La idea de residenciar el debate en la Cámara Alta era una directriz emitida desde Génova. Los presidentes del PP demandaron precisamente eso, que Sánchez comparezca en la Comisión General de Comunidades Autónomas del Senado, reclamación que hizo el líder del partido, Pablo Casado, para debatir la reapertura.

Isabel Díaz Ayuso, durante la misa por los enfermos y fallecidos del covid-19, este 26 de abril. (EFE)
Isabel Díaz Ayuso, durante la misa por los enfermos y fallecidos del covid-19, este 26 de abril. (EFE)

El murciano Fernando López Miras sí se mostró partidario de que el Ejecutivo fije "directrices concretas", pero también reclamó criterios para que su comunidad no se convierta en "receptora" de contagiados, informa Europa Press. Juanma Moreno, jefe de la Junta, planteó un calendario de desescalada con algunas fechas clave: Andalucía pide la apertura de peluquerías y centros de estética el 11 de mayo y terminar el mes con la vuelta a la actividad de bares y restaurantes.

Sánchez defiende el control de la desescalada frente a las demandas de las comunidades

Algunos presidentes pidieron que se tenga en cuenta la especificidad de sus territorios con la reactivación económica. Por ejemplo, el cántabro Miguel Ángel Revilla pidió abrir comercios y que se valoren actividades habituales en la región como cultivo en huertas, ir a pescar con caña o en bote, recoger setas o hacer surf. Emiliano García-Page, presidente de Castilla-La Mancha, reiteró que todas las CCAA dependen de las demás y aunque la irradiación de la pandemia ha sido asimétrica, el virus no lo es. Por lo tanto, debe haber coordinación del Gobierno central, escuchando a las autonomías y a las circunstancias de cada zona, pero con una "especie de control de vecindad" para que las decisiones en una región "no puedan tener consecuencias" en las comunidades vecinas. Page lo dice sobre todo por Madrid: cualquier decisión que tome "afecta" singularmente en Castilla-La Mancha. El líder regional demandó asimismo la convocatoria del Consejo de Política Fiscal y Financiera, una petición que reiteraron varios presidentes del PP.

Sánchez defiende el control de la desescalada frente a las demandas de las comunidades

Canarias no desconfinará desde este lunes

La socialista Francina Armengol, jefa del Ejecutivo balear, comparte los criterios comunes válidos para todas las comunidades, aunque también demanda "un margen de decisión propia para regular la ejecución" de las medidas de desconfinamiento gradual. Sin embargo, uno de los más insistentes en la necesidad de precipitar ya la salida es su compañero de partido Ángel Víctor Torres, presidente de Canarias. El dirigente subrayó a Sánchez que su comunidad está lista para iniciar ya mismo, desde mañana lunes, la desescalada. Sin embargo, Illa dejó muy claro en rueda de prensa posterior que ni las islas ni ninguna comunidad podrá actuar por su cuenta. Así, la reactivación "no va a empezar" en Canarias este 27 de abril. La tutela es y será del Gobierno central, recalcó.

Page pide tener en cuenta la vecindad; Lambán, el medio rural; Vara, el área de salud, y Puig, la importancia de Europa en la reactivación económica

El aragonés Javier Lambán reclamó que el desconfinamiento gradual arranque por los municipios de menos de 5.000 habitantes, que en su comunidad son el 95% de las localidades y el 22% de la población. El dirigente socialista lleva semanas reclamando que la salida comience por el medio rural, porque lógicamente en él no son posibles las grandes aglomeraciones. También puso el acento en la reactivación económica y en un rescate nacional del sector turístico, una demanda que fue reiterada por otros homólogos, según indicaron a este periódico fuentes del entorno de Lambán. Guillermo Fernández Vara, presidente de Extremadura, defendió que la desescalada se pueda desarrollar por áreas de salud y no solo por provincias, como les comentó Sánchez, pero no obstante comparte que todo el proceso se haga con criterios "objetivos, homogéneos y uniformes".

Sánchez defiende el control de la desescalada frente a las demandas de las comunidades

Ximo Puig, jefe de la Generalitat valenciana, alzó la mirada y se dirigió a Europa, cuyo papel es "fundamental" para la "reactivación económica y social" que sigue a la emergencia sanitaria por el coronavirus. El dirigente socialista recordó que su comunidad salió de la crisis gracias al turismo y las exportaciones, "dos pilares" que tienen "mucho que ver con las decisiones del conjunto del mundo y de la zona euro". "Ahora es Europa o miseria", alertó. Puig también reivindicó una "revolución administrativa" porque, tras el estallido de esta crisis "todas las costuras han saltado por los aires" y está presente un contexto en el que la "deuda genera ya dificultades para el futuro", relató él mismo en una comparecencia posterior.

La reunión por videoconferencia de este domingo, 26 de abril, concluyó a las cuatro horas. Y, a diferencia de las primeras convocatorias, fue bastante más relajada, más en línea por tanto con la de hace una semana. Fue, indicaban a este periódico varios presidentes y también fuentes del Gobierno, "una balsa", "sin mucho lío", mucho menos crispada. La dinámica también se corrigió, ya que en esta ocasión Sánchez fue respondiendo uno a uno a casi todos los presidentes, en lugar de replicarles de manera conjunta y al final.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
29 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios