CRÍTICAS DESDE PODEMOS CONTRA LA SENTENCIA

Iglesias, sobre la condena a Serra: "Muchos piensan que la Justicia no es igual para todos"

Arrancó con un aviso: "Las decisiones judiciales hay que acatarlas". A partir de ahí, se convirtió en altavoz de los que critican la sentencia: "No dije lo que pienso, que se lo pueden imaginar"

Foto: Captura de la señal institucional del Palacio de la Moncloa del vicepresidente segundo y ministro de Derechos Sociales y Agenda 2030, Pablo Iglesias. (EFE)
Captura de la señal institucional del Palacio de la Moncloa del vicepresidente segundo y ministro de Derechos Sociales y Agenda 2030, Pablo Iglesias. (EFE)

Pablo Iglesias abordó este jueves la condena a 19 meses de cárcel que el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) ha impuesto a la diputada y portavoz de Unidas Podemos en la Asamblea de Madrid, Isa Serra, por incurrir en delitos de atentado a la autoridad, lesiones leves y daños durante la protesta contra un deshaucio en 2014. Este miércoles, el vicepresidente publicó un tuit crítico que no sentó bien a parte de la judicatura, pero en rueda de prensa repitió el mismo argumentario: "Yo me limité a trasladar algo que piensa mucha gente en la sociedad. No dije lo que pienso de la sentencia, que se lo pueden imaginar. Dije que hay mucha gente en este país que piensa que no siempre la justicia es igual para todos y que los corruptos se han ido muchas veces de rositas".

Iglesias arrancó su valoración con un aviso: "Las decisiones judiciales hay que acatarlas". Y a partir de ahí, se convirtió en altavoz de los que cargan contra la condena: "El estado de alarma no prohíbe que la gente pueda criticar". "Me limité a trasladar algo que piensa mucha gente". "En democracia no está prohibido criticar las sentencias". "Quien quiera poner una mordaza a los españoles creo que piensa que vive en un estado autoritario". Las críticas quedaron así en boca de terceros, y el vicepresidente se presentó como un mero transmisor que confía en el recurso de Serra: "Yo estoy completamente convencido de que el Tribunal Supremo va a darle la razón".

Este miércoles, el líder de la formación morada expresó la misma opinión en Twitter. "Las sentencias se acatan (y en este caso se recurren) pero me invade una enorme sensación de injusticia. En España mucha gente siente que corruptos muy poderosos quedan impunes gracias a sus privilegios y contactos, mientras se condena a quien protestó por un desahucio vergonzoso". Iglesias no fue el único miembro de Podemos que valoró la sentencia, ni tampoco el único del Gobierno.

La ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, opinó sobre la condena en la misma red social: "Defender el derecho a una vivienda digna no es un delito, es una obligación constitucional recogida en el artículo 47". La ministra de Igualdad, Irene Montero, siguió la misma línea: "Isa Serra ayudó a parar un desahucio de una persona con discapacidad. Actuó en defensa de los Derechos Humanos y del Art.47 de la Constitución, que protege el derecho a la vivienda. Ni Isa ni ninguna persona que en España luche contra las injusticias estaréis solas. Somos más".

Por parte de Podemos, el que se mostró más crítico fue el portavoz del grupo parlamentario, Pablo Echenique: "El TSJ de Madrid ha condenado sin pruebas a Isa Serra por manifestarse pacíficamente para intentar parar un desahucio de una persona con discapacidad. Obviamente recuriremos, pero yo pensaba que los jueces estaban para impartir justicia. Qué vergüenza".

La condena a Serra

La Sala de lo Civil y Penal del TSJM basa la condena en lo ocurrido el 31 de enero de 2014, cuando Serra trató de frenar un desahucio en el barrio madrileño de Lavapiés con 50 personas. El tribunal sostiene que la diputada profirió insultos, dio empujones y arrojó objetos contra miembros de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, y le obliga indemnizar a los dos policías que resultaron heridos: 4.850 euros a una agente y 400 al otro. La Fiscalía también le acusaba de un delito de desórdenes públicos, pero el TSJM descartó el mismo al no quedar probado que la intención de estos actos fuera atentar contra la paz pública.

“La acusada, integrándose en los grupos de personas, pues unas veces se encontraba en uno de los cordones y otras veces en el otro, que increpaban, insultaban y acosaban a los agentes, profirió insultos dirigidos a los agentes en general, así como en particular a una agente de Policía Municipal, diciéndole: ‘Eres cocainómana’, ‘mala madre, hija de puta, con todo lo que hemos luchado las mujeres, contigo se pierde todo, no te quieren ni tus propios compañeros", sostiene la sentencia. "A otra agente de Policía le dirigió frases como: ‘Hija de puta, puta, zorra; que te follas a todos los policías municipales’. ‘Vergüenza, si fuera tu hijo tendría que cogerte un arma y pegarte un tiro’. La acusada, además de proferir insultos a los agentes, procedió también a dar empujones y lanzar objetos contundentes a los mismos”.

Frente a la línea de defensa esgrimida por la diputada, los jueces subrayan los límites de la libertad de expresión y la reunión pacífica: “Son derechos fundamentales recogidos en nuestra Constitución y sirven como vehículos para canalizar protestas, en principio legítimas, como el caso presente de solidarizarse con una persona desahuciada de la vivienda que ocupa. Ahora bien, al igual que otros derechos fundamentales, su ejercicio tiene límites, siendo uno de ellos el que su legítimo ejercicio no puede amparar comportamientos ilegales o castigados por el Código Penal”. En la protesta, un policía acabó con una lesión en la mano izquierda tras ser alcanzado con un objeto contundente, mientras que otro sufrió un desvanecimiento y una contractura cervical por un impacto en el casco.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
136 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios