DEBATE PARLAMENTARIO SOBRE LA ALARMA

Sánchez sitúa a finales de mayo la "nueva normalidad"

Casado arremete con dureza contra el presidente del Gobierno, pese al acuerdo para intentar un pacto, y le acusa de ocultar a las víctimas y de mentir. El presidente sigue animando al pacto

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, este 22 de abril, en el pleno del Congreso. (EFE)
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, este 22 de abril, en el pleno del Congreso. (EFE)

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha comparecido en el Congreso para pedir la tercera prórroga del estado de alarma, la que se extenderá hasta el 10 de mayo, con un mensaje que ha mezclado optimismo y prudencia, justo el día después de su enredo y rectificación sobre la aplicación a los menores del confinamiento.

Sánchez ha situado en la segunda quincena de mayo “el horizonte de desescalada” para lo que llama la “nueva normalidad”. En ese concepto de nueva normalidad se supone que se mantendrán algunas de las normas de precaución ante el coronavirus, una vez que las cifras de contagiados y fallecidos hayan empezado a remitir. El presidente del Gobierno tiene garantizado de nuevo el apoyo de la mayoría del Congreso y también el aluvión de críticas de todos los partidos por la gestión de la crisis, según han ido expresando en los últimos días. Hasta sus socios le han pedido que cambie la manera de gestionar y que abandone la propaganda y las prisas por comunicar. De nada le ha servido el pacto con el PP para buscar un acuerdo en el Congreso, porque el líder de la oposición ha sido extremadamente duro en la réplica, acusándole de mentir, de ocultar a las víctimas, improvisar y amordazar a los medios, las redes sociales y el Parlamento.

Así, Pablo Casado, líder del PP y primero en intervenir, ha empezado su intervención con el golpe de efecto de provocar un minuto de silencio y a continuación ha vuelto a arremeter contra el Gobierno por supuestos errores en la compra de material, por ser “el país del mundo con más víctimas por millón de habitantes”, por “no ser capaz de contar a sus muertos”, por no usar test masivos, por no homenajear a los muertos, por no informar a los partidos de sus decisiones, “por poner la propaganda antes que los bueyes de la gestión” y por “hacer aprobar un decreto y luego dejar en manos del ministro de Sanidad el desarrollo”. No le ha faltado la referencia a la encuesta del CIS y a las palabras del jefe de Estado Mayor de la Guardia Civil sobre la supuesta persecución de bulos que vayan contra el Gobierno.

Sánchez sitúa a finales de mayo la "nueva normalidad"

“Esto no es moral” y “esto no va bien”, ha señalado Casado, pese a que previsiblemente apoyará la ampliación del decreto de alarma y de que se supone que intentarán acuerdos en una comisión parlamentaria. Le ha reprochado también que no "pida perdón con humildad por sus errores", ha tachado de "trampa saducea" la mesa que propuso para un acuerdo de reconstrucción, abandonada luego para sustituirla por una comisión parlamentaria, y ha resumido con la expresión "días de ineficacia" la gestión del Gobierno.

[Consulte aquí en PDF la intervención inicial del presidente]

Su concesión es votar a favor del decreto y decir: "Por nosotros no quedará". Aunque con la advertencia: "La paciencia de los españoles tiene un límite".

En la réplica, Sánchez le ha dicho en un tono más suave que en el anterior pleno que "estamos en modo diálogo", pero ha roto esa contención respondiendo a las acusaciones relacionadas con la persecución de bulos con referencias a la "policía patriótica" que creó el Gobierno del PP. Ha recurrido al 'piove, porco governo' para responder a los que le hacen reproches por la pandemia y ha atribuido las pésimas estadísticas de España al alto número de test que se realizan.

"Escenario de futuro prudentemente optimista"

Casado, en su respuesta, no se ha dado por aludido con lo del "modo diálogo" y ha hecho una intervención aún más dura que la inicial, aunque no pareciera posible. "¿Nos puede decir por qué oculta la cifra de víctimas?", le ha dicho, antes de leer informaciones de prensa española muy críticas con el Gobierno español. Le ha vuelto a recordar el listado de asuntos por los que mantiene las duras críticas, le ha acusado de mentir y le ha formulado preguntas concretas como si va a pedir un rescate a Europa. El presidente del Gobierno no ha respondido ni a esta ni a la docena de preguntas concretas que le ha hecho el líder del PP en la sesión de control al Ejecutivo que se ha celebrado inmediatamente después.

“No podemos bajar la guardia”, “escenario de futuro prudentemente optimista”, “no vamos a correr ningún riesgo que nos traiga de vuelta”, “progresivamente se irá reduciendo el peligro y se modifican las condiciones del estado de alarma para proteger a la ciudadanía” y “desescalada lenta y gradual porque debe ser segura”, son algunas de las expresiones que ha utilizado antes el presidente del Gobierno en su intervención inicial en un pleno que durará todo el día.

Sánchez sitúa a finales de mayo la "nueva normalidad"

El presidente del Gobierno ha explicado que el ministro de Sanidad, Salvador Illa, dictará el próximo fin de semana una orden ministerial aliviando el confinamiento de menores y estableciendo normas diferentes por territorios. No ha explicado nada más y, al menos en esa intervención inicial, no ha abordado su rectificación de la víspera sobre los menores y su decisión inicial de permitirles ir a supermercados, farmacias y bancos. Solo una referencia implícita a la prudencia con la que actúa el Gobierno que se supone se refiere al episodio de la salida de los menores. Luego ha insistido: "Pecamos de prudencia, pero escuchamos y actuamos". En realidad, anunciaron la salida limitada a supermercados, bancos y farmacias sin esperar a la reunión de Derechos Sociales, Sanidad y los responsables de la desescalada.

Sánchez ha hecho un canto a la necesidad del acuerdo de reconstrucción, aunque de su propuesta inicial ha quedado la creación la próxima semana de una comisión en el Congreso que ya no hará un pacto de Estado global, sino que buscará consensos parciales sobre medidas concretas.

Además, ha dicho, como idea fuerza, que es partidario de acuerdos en cada ayuntamiento y comunidad autónoma, lo que en la práctica supone rectificar su idea inicial de un gran acuerdo global con todas las comunidades y entidades locales: "Manifiesto mi parecer favorable a la consecución de pactos de reconstrucción en los diferentes escalones de nuestra geografía. Acuerdos de reconstrucción que incorporen ese espíritu de unidad y de trabajo en común en cada comunidad autónoma, en cada ayuntamiento, gobierne quien gobierne". "El acuerdo será el éxito de todos los que arrimen el hombro y no pueden ser patrimonializados por nadie”, ha señalado.

Sánchez sitúa a finales de mayo la "nueva normalidad"

ERC, "más cerca del no que nunca"

El más duro de todos los portavoces, de nuevo, ha sido Santiago Abascal, líder de Vox, para quien el Gobierno tiene a los españoles en "una cárcel chavista con cartillas de racionamiento" y bajo "arresto domiciliario". "No descansaremos hasta sentarles en el banquillo", ha concluido, antes de señalar que "Sánchez e Iglesias son un peligro para la salud, la economía y la libertad de los españoles".

No han estado ajenos a la crítica al Gobierno partidos que apoyaron la investidura de Sánchez y que estaban llamados a ser aliados del Gobierno. Así, Gabriel Rufián, de ERC, ha asegurado que su posición es abstención a la prórroga, "pero más cerca del no que nunca". En su opinión, España no cumple las normas de la OMS. Íñigo Errejón, de Más País, ha resumido la relación de Sánchez con sus socios de investidura: "Pónganoslo más fácil a sus socios y ayúdenos a que podamos apoyarle". Y Aitor Esteban, del PNV, ha recomendado al presidente "no precipitarse en el ansia de comunicación".

Sánchez sitúa a finales de mayo la "nueva normalidad"

"Compórtese como un hombre de Estado", le ha dicho Edmundo Bal, portavoz de Ciudadanos, pese a ser el partido más favorable al acuerdo.

Pablo Echenique, portavoz de Unidas Podemos, ha respaldado al Gobierno que cumple 100 días este miércoles y se ha felicitado de que gracias a la presencia de su partido en el Ejecutivo se ha establecido un escudo social para proteger a los ciudadanos de los efectos de la crisis, a diferencia de lo que ocurrió en 2011.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
89 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios