SEGÚN DATOS DE TELEFONÍA MÓVIL

Los españoles relajan el confinamiento: más movilidad que antes del parón económico

Los desplazamientos fueron más numerosos la semana pasada que antes del cierre de la actividad no esencial a pesar de que las restricciones del estado de alarma eran las mismas

Foto: La Avenida Diagonal de Barcelona el pasado 30 de marzo. (EFE)
La Avenida Diagonal de Barcelona el pasado 30 de marzo. (EFE)

"Entre el lunes [13 de abril] y el martes [día 14], según los calendarios laborales de cada comunidad autónoma, se van a reanudar las actividades económicas que fueron hibernadas el día 30 de marzo, y solo esas. (…) Las demás actividades que fueron interrumpidas al decretarse el estado de alarma seguirán estando interrumpidas. Del mismo modo, el confinamiento general será la regla durante al menos estas dos próximas semanas y solo estarán exceptuadas del confinamiento las salidas relacionadas con los trabajos autorizados o con las compras permitidas. Ni una sola más".

Con esta rotundidad se expresaba el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en su comparecencia del domingo 12 de abril, justo antes de la reactivación de las actividades económicas no esenciales hibernadas dos semanas antes. Sin embargo, y a pesar de las múltiples advertencias del Gobierno en sentido contrario, los españoles han aumentado su movilidad durante la pasada semana respecto a la segunda quincena de marzo, cuando aún no se había decretado el parón de la economía, ya sea por haber interpretado una mayor relajación de las medidas o por el cansancio de llevar un mes encerrados en casa.

Tras la reactivación de la economía, algo menos de 26 millones de españoles no realizaron ningún viaje el martes (25,66 millones) y el miércoles (25,81) de la pasada semana –el Lunes de Pascua fue festivo en ocho comunidades–, por los 27,5 millones de media en la semana previa a la hibernación de la economía. Es decir, durante los dos primeros días laborales tras la Semana Santa, la movilidad en el país aumentó en casi dos millones de personas respecto a tres semanas antes a pesar de que las restricciones derivadas del estado de alarma eran las mismas en ambos momentos.

Este incremento de la movilidad se observa especialmente en el mayor número de personas que realizaron dos o más viajes durante estos días del estado de alarma. En líneas generales, estos viajes corresponden con desplazamientos diarios de ida y vuelta desde casa hasta el trabajo o a la compra. Si en la última semana de marzo fueron casi 17 millones las personas que diariamente realizaron al menos dos viajes, esta cifra se situó en los 18,8 millones el martes 14 de abril y en los 18,6 millones el miércoles 15.

Estas conclusiones derivan del análisis realizado por El Confidencial de los datos de movilidad del último mes y medio publicados por el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana procedentes del posicionamiento de los teléfonos móviles. El estudio ministerial divide a los 47 millones de residentes en España según realizan ninguno, uno, dos o más de dos viajes cada día, además de clasificar los viajes de más de 500 metros de menor a mayor distancia recorrida.

Estos datos permiten conocer, además, en qué medida ha afectado a cada provincia el estado de alarma, endurecido durante dos semanas con la hibernación de la actividad económica no esencial.

El confinamiento impacta en las capitales

En un día normal, Madrid es la provincia con mayor movilidad de España: solo uno de cada cuatro residentes no realiza ningún viaje. El gran número de puestos de trabajos cualificados concentrados en el área metropolitana, unido a que muchos trabajadores viven en otros municipios e incluso provincias vecinas, hace que las redes de transporte de la capital sea un ir y venir de gente durante los días laborales. Otras provincias con mucho movimiento de personas son A Coruña, Pontevedra, Álava, Zaragoza, Valladolid o Barcelona, regiones que destacan por sus industrias y por ser sede de las instituciones autonómicas. En cambio, en provincias del interior como Cáceres, Cuenca o Teruel, los desplazamientos son menos frecuentes.

Por esta razón, en un primer momento el estado de alarma afectó en mayor medida a las capitales autonómicas que ejercen de centros de poder político, económico y de servicios, y cuyos trabajos permiten una mayor flexibilidad a la hora de teletrabajar. Así, la población que no se desplazaba en Madrid pasó del 26% al 57%; en Zaragoza, del 29% al 57%; en Valladolid, del 27% al 58%, y en Barcelona, del 30% al 59%. Provincias vecinas a estos centros de poder, como Guadalajara, Toledo, Segovia, Zamora o Palencia, también sufrieron de forma más acusada este descenso de la movilidad. En cambio, el impacto del estado de alarma fue menor en aquellas provincias que ya tenían una baja movilidad.

La hibernación afecta a País Vasco

Como explicamos en el reportaje ‘La gran migración diaria’, la conexión que existe entre País Vasco, Navarra, La Rioja, Burgos y Cantabria –las capitales vecinas se encuentran aproximadamente a una hora en coche– hace que esta zona sea el principal foco industrial del país, lo que les permite crear empleos de calidad y de alto valor añadido. A diferencia de los empleos de alta cualificación del sector servicios, estos puestos industriales no permiten el teletrabajo, de ahí que el parón de las actividades no esenciales decretado por el Gobierno el 30 de marzo tuviera un mayor impacto en estas regiones, además de Castellón y las provincias gallegas de Pontevedra y A Coruña, también con un importante peso de la industria. No es de extrañar, por tanto, que el PNV calificara de "disparate" la ampliación del confinamiento y los empresarios vascos se mostraran también muy críticos.

Tras el levantamiento de las restricciones económicas, todas las provincias han aumentado su movilidad respecto a la semana previa al parón de las actividades no esenciales, pese a que las medidas contempladas en el estado de alarma original son idénticas. Eso sí, se aprecia un mayor aumento de la movilidad en aquellas provincias más dependientes de la industria –la población que no se desplazaba en La Rioja ha pasado del 57% al 50%; en Navarra, del 56% al 51%, y en Guipúzcoa, del 61% al 54%– que en los centros de poder autonómicos, donde los desplazamientos apenas han aumentado en cuatro puntos porcentuales.

El estado de alarma ha reconfigurado por completo el mapa provincial de la movilidad. Pontevedra, A Coruña y Murcia son ahora las regiones con mayor porcentaje de desplazamientos, mientras que Madrid ocupa la posición 20 de 52 provincias. Eso sí, Pontevedra ahora tiene el mismo porcentaje de desplazamientos que la segunda región con menos movilidad en un día normal, Cuenca.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios