SESIÓN DE CONTROL AL GOBIERNO

Sánchez elude la confrontación y Casado desdeña el pacto

El líder del PP acusa al presidente del Gobierno de creerse el rey, de engañar a todos y de montar un "teatro de guiñoles" con su propuesta de Acuerdo de Reconstrucción

Foto: Pedro Sánchez, este 15 de abril en la sesión de control del Congreso. (Reuters)
Pedro Sánchez, este 15 de abril en la sesión de control del Congreso. (Reuters)

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha eludido la confrontación con Pablo Casado en el pleno del control al Gobierno en el Congreso y el líder del PP ha desdeñado la propuesta de Acuerdo de Reconstrucción, por entender que es un engaño y un "teatro de guiñoles". Tanto él como el resto de diputados del PP que han intervenido han responsabilizado al Gobierno de la alta cifra de muertos por coronavirus, con el argumento de que España es el país con más número de muertos por millón de habitantes.

Poco después del debate, fuentes del Gobierno transmitieron que el Ejecutivo "pone en marcha el pacto de país por la reconstrucción social y económica de España. Durante esta mañana está convocando a los portavoces de todos los grupos parlamentarios de mayor a menor representación para que el presidente, Pedro Sánchez, mantenga una reunión por videoconferencia con cada uno de ellos entre mañana jueves y el viernes. La reunión por videoconferencia con Casado está pendiente. Los equipos siguen en contacto por los canales habituales".

A continuación, el PP hizo público un comunicado en el que aseguraba que están buscando fecha para reunirse la próxima semana. Es decir, sin prisa. Con los demás portavoces se reunirá Sánchez por vía telemática desde este jueves, antes que con el líder de la oposición. Por ejemplo, con Inés Arrimadas (Ciudadanos) se verá este jueves a las 13 horas.

Se suponía que a partir de mañana ambos, Sánchez y Casado, hablarán para intentar abordar ese acuerdo y este miércoles era la ocasión de medir las posibilidades de éxito. Sánchez ha interpretado esta vez el papel de impulsor del acuerdo, sin reproches ni críticas y solo con llamamientos a la unidad. "Estoy convencido de que dentro de muy poco los ciudadanos recuperarán la nueva normalidad y ojalá vaya acompañada de una nueva forma de hacer política", ha señalado el presidente, para el que es necesario "el concurso de todos" y que "se ponga por delante el interés general antes que el partidario", para concluir que "ojalá nos encontremos en ese acuerdo tan necesario".

"Usted no es el Rey"

Por el contrario, Casado le ha reprochado que España sea el país con alta tasa de mortalidad, que las perspectivas del FMI para nuestro país sean las peores, la "nefasta política de compras", el contagio de sanitarios y hasta que no se ponga corbata negra como sí hizo cuando el atentado terrorista en París. Casado le ha recordado algunas de las expresiones contra él de la portavoz del PSOE, Adriana Lastra, en el último debate parlamentario.

Por último, el líder del PP ha dejado en el aire su participación en ese acuerdo señalando que cualquier pacto "tiene que ser con luz y taquígrafos" y remitiéndose al Pacto de Toledo, a la Conferencia de Presidentes, al Senado y a otros foros en los que sería posible y necesario el acuerdo.

"De usted ya no se fía nadie. Ha engañado a mucha gente" y "usted no es el Rey" para convocar a los partidos y "no defiende al Rey de los ataques del vicepresidente Pablo Iglesias", ha añadido. A la petición de “concordia” formulada por Sánchez, ha respondido Casado que el presidente sólo piensa en el poder.

Para Sánchez, las medidas de confinamiento están funcionando porque la tasa de contagio ha bajado desde el 35% al 3%."La victoria total vendrá con la unidad de la política con la ciencia con las comunidades autónomas, con los agentes sociales y me gustaría que también con las fuerzas políticas".

Sánchez elude la confrontación y Casado desdeña el pacto

Este jueves se suponía que hablarían para intentar abordar el acuerdo, aunque hasta ahora no hayan tenido apenas contacto en la peor crisis en muchos años. La oposición ha votado con el Gobierno sobre el estado de alarma, aunque no haya tenido información previa desde La Moncloa.

Un tono parecido al de Sánchez ha intentado el vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, en respuesta a Teodoro García Egea (PP) y Macarena Olona (VOX).
Al primero le ha pedido que “no decepcione a una parte de la ciudadanía que nos quiere ver unidos” y que “deje de competir con VOX a ver quién dice la mayor barbaridad”.

A la diputada de Vox le ha pedido seriedad para no hablar de Venezuela cuando pregunta sobre el coronavirus.

La parlamentaria del partido de Santiago Abascal acusó en su pregunta al Gobierno de aprovechar la crisis sanitaria para implantar un “régimen totalitario y comunista” como el de Hugo Chavez en Venezuela. Según ha dicho, Iglesias está en el “Patria o muerte”, el grito de la Revolución cubana, además de ser un “exaltado sectario” que busca minar los derechos fundamentales de los españoles.

El diputado del PP y número dos del principal partido de la oposición ha exigido responsabilidades a Iglesias por la situación sanitaria, especialmente en los hospitales.

Algo parecido ocurrió luego en el cara a cara entre la portavoz del PP, Cayetana Álvarez de Toledo, y la ministra de Hacienda y portavoz, María Jesús Montero. La portavoz de la oposición ha preguntado la razón por la que España es el país con mayor índice de mortandad por millón de habitantes de todo el mundo, con expresiones como “broma macabra”, “agujero negro de incompetencia, mentiras e irresponsabilidad” y “catástrofe bajo su mandato”.

Y ha concluido con la frase: “Ni siquiera son capaces de contar a los muertos”.

La mortalidad en España

La ministra ha insistido en la unidad con el PP, pero le ha dicho que el discurso del PP “no lo merece un país confinado”, que está en competición con Vox y que sus palabras suponen poner en cuestión a las comunidades autónomas que son las que apoyan las cifras de fallecidos.

Lo que no ha hecho Montero es explicar la razón del elevado índice de mortandad en España en relación al resto de países.

Luego un diputado de Vox ha acusado al Gobierno de convertir a España en un tanatorio.

Hasta Ciudadanos, que es el más entusiasta del Acuerdo para a Reconstrucción, ha criticado la actuación del Gobierno. Su diputado Edmundo Bal ha criticado la forma en que se han repartido las mascarillas y la falta de transparencia sobre la compra de material.

Y en esa línea ha seguido la sesión de control al Gobierno cuando la cifra de muertos supera ya los 18.000 y viene una gravísima recesión, según el FMI. La orquesta del Titanic sigue tocando y sin cambiar de melodía. La misma que ha sonado en el hemiciclo con cualquier otro tema.

Como cada día, el intercambio ha seguido en redes sociales, completando el clima en el que debe arrancar el hipotético acuerdo sobre el que no hay aún un temario propuesto. Por ejemplo, el diputado del PSOE Daniel Viondi ha escrito en Twitter: "Usan los fallecidos de un virus para intentar derrocar al gobierno de España. ¿ Se puede ser más miserable en el ejercicio de la política ? Hoy en el #Congreso PP y Vox han alcanzado la mayor cota de indignidad. Han emancilllado la sede de la soberanía nacional".

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
67 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios