Con Policía Nacional y Municipal

El Gobierno limita el reparto de mascarillas en Madrid de 6 a 9 de la mañana

Deja claro que el reparto queda circunscrito entre "las 6 a.m. y las 9 a.m.", por lo que los trabajadores que entren después de esa hora no tendrán derecho a la mascarilla

Foto: El reparto de mascarillas, la última improvisación del Gobierno. EFE
El reparto de mascarillas, la última improvisación del Gobierno. EFE

El plan del Gobierno para repartir mascarillas a quienes vuelvan mañana a trabajar sigue arrojando sorpresas a medida que se va conociendo. Una circular de la Delegación del Gobierno enviada a primera hora de la tarde de este domingo desvelaba que el reparto en toda la ciudad de Madrid será solo de 6 a 9 de la mañana, y ordenaba a la Policía Municipal y a Protección Civil que se encargue de hacerlo en todas las líneas de autobuses de la EMT y las estaciones de Cercanías de la capital, y en la red de Metro salvo en los intercambiadores, donde el reparto iba a ser realizado por la Policía Nacional. Apenas dos horas después, la propia delegación volvía a corregirse y encargaba el grueso de la operación al Cuerpo Nacional de Policía.

El Gobierno de la Comunidad de Madrid, de quien depende la red de Metro, y el Ayuntamiento de la capital se han venido quejando reiteradamente de la falta de información sobre el plan del Gobierno con las mascarillas para quienes vuelven al trabajo este lunes. Finalmente recbían una circular de José Manuel Franco, delegado del Gobierno en Madrid, en la que de manera escueta se les informaba que "de cara a garantizar el reparto de mascarillas a realizar el lunes 13 y martes 14... se necesita el apoyo de Protección Civil y la movilización de la Policía Municipal".

En la misiva se deja claro que el reparto se circunscribe entre "las 6 a.m. y las 9 a.m." los dos días, por lo que los trabajadores que entren después de esa hora y lo hagan en transporte público o los que trabajen en turno de tarde no tendrán derecho a la mascarilla, del mismo modo que todos aquellos trabajadores que acudan a su puesto andando o en vehículo privado.

En esta primera orden, la Policía Municipal, con el apoyo de Protección Civil, debería encargarse de repartir las mascarillas en "la totalidad de la red de Metro ubicadas en la ciudad de Madrid excepto los 16 enclaves de los que se encargará el Cuerpo Nacional de Policía" y que se corresponden casi en su totalidad con los grandes intercambiadores: Príncipe Pío, Puerta del Sol, Moncloa, Plaza de Castilla, Avenida de América, Méndez Álvaro, Atocha, Chamartín, Villaverde Alto, Plaza Elíptica, Aluche, Cuatro Caminos, Nuevos Ministerios, Acacias, Legazpi y Oporto).

Además, el Gobierno encargaba a la Policía de Almeida y a Protección Civil el reparto de las mascarillas en "las líneas de autobuses de la EMT" y "las estaciones de Cercanías Renfe ubicadas en la ciudad de Madrid". Inmediatamente, el ayuntamiento de Madrid estudiaba cómo acometer, con apenas 12 horas de margen, la orden del Gobierno.

Fuentes del Ejecutivo regional calificaban de "despropósito" la improvisación y la falta de información, así como el retraso a la hora de comunicar quién iba a hacerse cargo del reparto. "¿Cómo vamos a poner a un miembro de Protección Civil o a un policía municipal en cada autobús o en cada parada?". La EMT tiene en la actualidad 183 líneas diurnas de autobuses, lo que supone más de 2.000 paradas repartidas por toda la ciudad y una flota de más de 2.000 autobuses. A ello habría que sumar las más de 200 estaciones de Metro (si el reparto se hace fuera, hay que multiplicar por lo menos por dos o más bocas de Metro por cada parada) y las estaciones de Cercanías.

Finalmente, un par de horas después de la circular, un correo electrónico de la subdelegada del Gobierno enviado al Ayuntamiento de Madrid corregía el contenido de la carta de Franco. Finalmente será la Policía Nacional la que se encargue del reparto de mascarillas "en todos los accesos de transporte público de la ciudad de Madrid". A la Policía Municipal se le solicita realizar labores de apoyo allá donde la Policía Nacional estime que es más necesarios así como el reparto de mascarillas en los 31 nodos más importantes de la EMT y de apoyo en aquellas líneas que lleven una mayor afluencia de personas en hora punta. Eso sí, el horario de reparto sigue limitado entre las seis y las nueve de la mañana.

El Gobierno limita el reparto de mascarillas en Madrid de 6 a 9 de la mañana

Horas antes de la circular de la Delegación del Gobierno, la presidenta de la Comunidad había manifestado ante Pedro Sánchez en la Conferencia telemática de presidentes autonómicos que "de cara a mañana no sabemos si tenemos mascarillas para los ciudadanos, ni cómo se las vamos a entregar, ni quien va a poder o no trabajar, tenemos una gran desinformación al respecto” desde el Gobierno central. Una crítica que han hecho suya también otros presidentes autonómicos del PP, el lendakari Íñigo Urkullu y, con sordina, el propio Emiliano García Page. Ya en la tarde del sábado, el consejero de Transportes, Ángel Garrido, envió al ministro José Luis Ábalos una carta, con copia al ministro de Sanidad y al delegado del Gobierno, en la que le pedía información sobre el reparto y "lealtad" en las comunicaciones. Hasta la tarde del domingo, el Ayuntamiento de Madrid no supo que tenía que movilizar a la Policía Municipal para hacer el reparto.

"¿Y los que no van en transporte público?"

Pero la opacidad en el plan de las mascarillas no afecta solo a Madrid. Fuentes del Gobierno de Galicia consultadas por este medio confirmaban la misa tarde del domingo que "no nos han informado de nada. Solo hubo una llamada del delegado del Gobierno al vicepresidente de la Xunta en la noche del sábado para decirnos que se van a encargar ellos de distribuirlas, pero no sabemos cuándo ni dónde. Que es competencia del Mando Único, y él decidirá dónde y a quién. Es muy triste, pero te enteras antes por Twitter que a través de un canal oficial..."

Las mismas fuentes aseguran que la improvisación ha marcado todo el plan del Gobierno. "Llevamos un mes con el tema de las mascarillas. Antes no eran necesarias, ahora sí; primero, cuando intentamos hacer acopio de ellas, nos boicotearon y obligaron a que fuera una compra centralizada a través del mando único. Luego, cuando vieron que no eran capaces de comprarlas, volvieron a matizar y nos dijeron que sí, que podíamos seguir comprándolas a nuestros distribuidores internacionales cuando el mercado ya estaba saturado. Ahora, las mascarillas serán obligatorias pero el mercado está desabastecido y dicen que las darán en los autobuses, no sabemos si en todos o en cuáles. ¿Y la gente que va a trabajar en su coche, o andando? ¿Esos no tendrán mascarilla porque no hay en las farmacias ni dónde comrprarlas? ¿Ahora un billete de autobús es el salvoconducto para tener una mascarilla?".

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
15 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios