El escritor de León sobre el que alerta la Policía por sus bulos del coronavirus
  1. España
Las mentiras sobre el dióxido de cloro

El escritor de León sobre el que alerta la Policía por sus bulos del coronavirus

Raúl Rodríguez ha compartido en su blog una serie de artículos sobre la pandemia, entre los que destaca un texto en el que asegura que el Covid-19 se puede curar en tan solo 24 horas

placeholder Foto: El escritor Raúl Rodríguez, en una conferencia sobre "despertar conciencias" en 2016. (YouTube)
El escritor Raúl Rodríguez, en una conferencia sobre "despertar conciencias" en 2016. (YouTube)

Raúl Rodríguez es escritor, director de cine y, por encima de todo, gurú. Así se refleja en la primera entrada de su blog 'Amor a la vida', en la que comparte una fotografía con un ramo de brezo en la mano: "Poso para la foto como ofreciendo el ramo que llevo en la mano. Sé que puedo ofrecerlo porque a mí me lo han ofrecido antes y me lo han regalado. Mi regalo es ahora tu regalo. Nuestro regalo". Aunque la publicación se remonta a 2015, su blog ha pasado desapercibido hasta este año, cuando Rodríguez decidió 'abrir los ojos' a sus seguidores con la pandemia del coronavirus. El problema, según señala la Policía, es que tras ese papel de experto que ha adoptado, Rodríguez se está dedicando a propagar bulos sobre el Covid-19.

La advertencia la lanzó este martes el director operativo de la Policía Nacional, José Ángel González: "En cuanto a bulos, el primero sería un blog llamado 'Amor a la vida', en el que se anuncian productos que curan el Covid-19. En dicho blog, se publica un artículo con el título 'El coronavirus se puede curar en 24 horas'. Se detalla que dicha cura se obtiene gracias a la acción del dióxido de cloro, sin contraindicaciones y, sobre todo, que cura el coronavirus en solo 24 horas. La publicación señala a las empresas farmacéuticas como las responsables de que no se utilice, dado que no les interesa curar a los pacientes para que así continúen siendo sus clientes".

Foto: Un empleado produce cloroquina en Nantong, China. (EFE / EPA)

El artículo de Rodríguez (Villeza, 1959), que ya ha sido borrado, incluía el enlace a la web de una empresa en la que se vende ese químico y que se dedica al "tratamiento integral de agua y desinfección". El texto ya no está en su blog, pero mantiene otros dos en los que habla sobre cómo utilizar el dióxido de cloro ante el coronavirus, para lo que pone como ejemplo a un niño de 14 años que supuestamente lo ha ingerido: "La libertad de información está protegida por la Constitución, yo informo y luego que cada cual haga lo que crea conveniente. Yo no te voy a decir lo que tienes que tomar, solo te voy a contar lo que yo hago, luego tú haces lo que quieras. Mi vida no depende de que tú tomes o no tomes algo", asegura en estos textos. "Si cuando lo estás tomando notas molestias, por ejemplo alguna pequeña náusea, detienes todo durante una o dos horas para retomarlo más tarde".

La idea de presentar el dióxido de cloro como un producto mágico no es nueva. Curanderos pseudocientíficos llevan años asegurando que cura enfermedades que van desde el cáncer hasta la malaria, promesas para las que presentan el producto bajo el nombre de suplemento mineral milagroso (MMS, por sus siglas en inglés). El dióxido de cloro, sin embargo, tiene tanto de milagroso como de medicamento. El resultado de su ingesta, de hecho, es similar al de beber lejía, y su poder curativo con el Covid-19 no es solo nulo sino que resulta peligroso para la salud. "Su consumo puede producir efectos adversos graves como dolor abdominal, náuseas, vómitos, diarrea, intoxicaciones, fallo renal y metahemoglobinemia", advertía ya en 2010 la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS).

Foto: Un empleado de Fujifilm Holdings muestra las pastillas Avigan. (EFE)

Los artículos que advierten sobre el riesgo que conlleva el dióxido de cloro son múltiples, pero la pandemia ha hecho que falsos gurús como Rodríguez vuelvan a la carga como si se tratase de la cura definitiva. "¿Existe una sustancia con capacidad desinfectante de alto espectro que además esté patentada y homologada, apta para uso médico en todos los hospitales de España, cuyo uso es además obligatorio desde 1994 y que está demostrado su poder bactericida y viricida, incluido por supuesto el coronavirus? ¿Existe una sustancia que mata y fulmina todos los patógenos sin distinguir si esos patógenos son virus, bacterias u hongos? La respuesta es sí. Esa sustancia se llama dióxido de cloro", aseguraba en el artículo ahora borrado. Con el avance del virus, atrás quedó el ramo de brezo para dar paso al curandero.

Su obsesión con la pandemia se refleja en las múltiples entradas que ha ido publicando a lo largo de marzo. En ellas, el escritor se agarra a toda clase de teorías de la conspiración sobre el coronavirus: 'La gran epidemia que no sale en la televisión', 'Ancianos que se están yendo, ¿o se los están llevando?', 'El virus de esta epidemia es un ARN modificado artificialmente', 'Lo que parece un contagio en realidad es una intoxicación'... El Confidencial ha intentado ponerse en contacto con Rodríguez para reflejar su postura en este artículo, pero no ha obtenido respuesta por su parte.

El escritor ha conseguido así que su blog acabe mencionándose en una rueda de prensa del Gobierno. En 2016, el escritor ya participó en un evento para "despertar conciencias" y encontrar "el verdadero sentido a la vida", cuestiones que también aborda en sus libros-DVD. Esa faceta de gurú, sin embargo, ha ido un paso más allá durante la pandemia del coronavirus, y la espiritualidad que llevaba como bandera se ha convertido en pseudociencia: si antes lanzaba reflexiones con un ramo de brezo en la mano, ahora vende que existe una cura milagrosa para el coronavirus.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Coronavirus
El redactor recomienda