Alerta de Sanidad: los médicos se quedan sin opiáceos para sedar a enfermos terminales
  1. España
la escasez afecta a pacientes oncológicos

Alerta de Sanidad: los médicos se quedan sin opiáceos para sedar a enfermos terminales

La Agencia del Medicamento da instrucciones para racionar los opiáceos y benzodiacepinas que se administran para aliviar la angustia de los enfermos de coronavirus en sus últimos instantes de vida

placeholder Foto: Personal sanitario, frente al hospital Gregorio Marañón, en Madrid. (Reuters)
Personal sanitario, frente al hospital Gregorio Marañón, en Madrid. (Reuters)

La epidemia ha trasladado los hospitales a un escenario de guerra. El coronavirus deja ya tantas víctimas que los médicos se están quedando sin dosis de los fármacos que se emplean para paliar el sufrimiento de los pacientes terminales en sus últimos instantes de vida. Algunos de esos compuestos son los mismos que se utilizan para asistir con ventilación mecánica a los enfermos graves en las unidades de cuidados intensivos (UCI). Otros medicamentos aplicados en fases menos severas de la infección también están registrando tensiones de suministro, como adelantó este diario la semana pasada.

La Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS), dependiente del Ministerio de Sanidad, emitió este lunes una instrucción para racionar los medicamentos de cuidados paliativos y plantear a los médicos algunas alternativas. Las restricciones afectan a los opiáceos y a las benzodiacepinas o neurolépticos, principalmente el midazolam, que se utiliza como ansiolítico o calmante en procesos dolorosos aunque no tiene efecto analgésico.

El midazolam es necesario para tratar a pacientes terminales, pero su consumo también ha crecido porque es clave para facilitar la ventilación mecánica a enfermos graves ingresados en las UCI. Desde que comenzó la crisis, han pasado por estas unidades 5.607 pacientes y se espera que la cifra siga creciendo. Por ello, la AEMPS plantea al personal sanitario que, en caso de que no disponga de midazolam, lo sustituya por combinados de opiáceos con levomepromazina, diazepam o lorazepam, entre otros.

placeholder Sala UCI del hospital de campaña de Ifema. (EFE)
Sala UCI del hospital de campaña de Ifema. (EFE)

La escasez puede tener consecuencias dramáticas. El coronavirus afecta principalmente las células del sistema respiratorio. Si el sistema inmunitario no es capaz de vencer la infección, el organismo puede entrar en un cuadro de distrés respiratorio agudo, que en último término provoca la muerte por asfixia. En ese punto, lo único que pueden hacer los médicos es reducir o eliminar la angustia que sienten los pacientes por la falta de aire. Para eso sirven estos fármacos y por eso se están empleando tanto.

La instrucción de la AEMPS no solo está enfocada al tratamiento del Covid-19. Los enfermos terminales de otras patologías como los oncológicos, que también necesitan fármacos para aliviar el dolor, están sufriendo las mismas dificultades de abastecimiento por la demanda que genera la epidemia. “Al menos de manera temporal, es necesario buscar soluciones terapéuticas que contemplen distintas alternativas equivalentes en eficacia, particularmente para los pacientes en fase terminal, hospitalizados o en su domicilio”, pide el organismo.

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, fue preguntado por la falta de fármacos en la rueda de prensa que ofreció este martes por la tarde en Moncloa. “Hay que seguir muy de cerca, como estamos haciendo, desde la AEMPS, la cantidad de los distintos tipos de productos que hacen falta para sedar a los pacientes que están en las unidades de cuidados intensivos. Hay producción nacional de estos productos. Hay también una actividad de abastecimiento de estos productos en mercados exteriores. Y la AEMPS está velando para que esta medicación esté disponible allí donde hace falta”, afirmó el ministro, antes de admitir que están estudiando diferentes “alternativas en el caso de que hubiera que optar por otro tipo de medicación para estos pacientes”.

placeholder Envase de Actemra, la marca comercial del tocilizumab, utilizado en pacientes graves de coronavirus.
Envase de Actemra, la marca comercial del tocilizumab, utilizado en pacientes graves de coronavirus.

Dificultades similares se están produciendo en las primeras fases del tratamiento del coronavirus. Uno de los que mejor resultado están dando a la hora de contener el avance de la infección es la hidroxicloroquina, que hasta ahora tenía como indicaciones la artritis, el lupus y la malaria. Sanidad ya ha autorizado su uso en hospitales para combatir la neumonía que suele provocar el Covid-19 y también ha dado luz verde a varios ensayos clínicos con esta molécula. Sin embargo, la disponibilidad de la hidroxicloroquina en España es limitada e India, el país que vendía mayoritariamente este principio activo a los laboratorios nacionales, ha vetado su exportación para asegurarse de que dispone de producción suficiente para sus 1.300 millones de habitantes.

También se está racionando ya el tocilizumab, un medicamento biológico contra la artritis reumatoide que ha demostrado eficacia a la hora de evitar una sobrerreacción del sistema inmunitario, una de las disfunciones que provoca el SARS-Cov-2. Las peticiones de compra exceden holgadamente los envases producidos. El fabricante del tocilizumab, el laboratorio suizo Roche, ha anunciado que está trabajando para poner más en el mercado, pero el proceso puede llevar hasta seis meses.

Coronavirus Ministerio de Sanidad Pandemia Médicos India Moncloa Medicamentos Agencia Europea de Medicamentos
El redactor recomienda