desprotegidos del virus y de los despidos

Precarios en primera línea: el 90% de los médicos de urgencias son interinos

El 90% de los médicos de urgencias madrileños son interinos. Temen que si hay despidos, ellos sean los primeros, debido a que el cese de sus contratos no exige compensación alguna

Foto: Los servicios de urgencias hoy jueves en el hospital Infanta Leonor, en Madrid. (EFE)
Los servicios de urgencias hoy jueves en el hospital Infanta Leonor, en Madrid. (EFE)

"Hemos pasado por la pandemia de la gripe A, por la crisis del ébola y ahora por la crisis del coronavirus. Ahora que estamos sacando las castañas del fuego, exponiéndonos y contagiándonos, para luego, cuando esto acabe, hagan unas regulaciones en las que los interinos seamos los primeros en irnos a la calle", explica Javier, nombre ficticio de un médico interino del servicio de urgencias de un hospital madrileño. Prácticamente el 45% de los facultativos del Servicio Madrileño de Salud son interinos, pero en determinados servicios como son los de urgencia de todos los hospitales públicos de Madrid, la temporalidad es prácticamente del 90%.

Según los últimos datos, no públicos, a los que ha podido acceder este periódico, en el hospital 12 de Octubre el 95,2% de los médicos de urgencias son interinos, lo mismo sucede en el Infanta Sofía. En el Hospital Universitario Príncipe de Asturias (Alcalá de Henares) es del 95,23% y en La Paz ascienden hasta el 97,7%.

Este periódico se ha puesto en contacto con varios médicos interinos que trabajan en el servicio de urgencia de distintos hospitales madrileños. Añadido a la tremenda situación que se vive en los hospitales, la mayoría sienten un malestar que llevan arrastrando desde hace años debido a las condiciones laborales tan precarias a las que están sometidos. A pesar de que no haya anuncio oficial, muchos temen que de haber una crisis económica, como anuncian algunos expertos, ellos serían los primeros en ser despedidos, ya que su despido no requiere indemnización ni ningún tipo de compensación.

Los servicios de urgencias en el hospital Infanta Leonor, en Madrid. (EFE)
Los servicios de urgencias en el hospital Infanta Leonor, en Madrid. (EFE)

"El trabajo temporal afecta a toda la Sanidad, es verdad que a los médicos más. Pero la situación de Madrid y de los médicos de urgencias es prácticamente única, te diría que logopedas e informáticos y nadie más. No ha habido nunca oposición es decir, en Madrid los únicos fijos que existen en urgencias son a través de la consolidación extraordinaria que se hizo en 2001, los demás todos somos temporales", detalla Javier a través de una conversación telefónica. Está afónico, cuenta que estos días están siendo un caos y suele volver a casa sin voz.

Tiene 43 años, lleva casi 20 años enlazando contratos temporales en el mismo hospital. "Tengo compañeros que se han tirado tres años trabajando con contratos de un día. Cuando eres joven y no tienes hijos vas tirando, pero cuando ya eres más mayor estás en una situación de incertidumbre total", dice. Tanto él, como sus compañeros, ahora mismo están concentrados en su trabajo y en enfrentar la pandemia en primera línea. El virus no hace distinción entre interinos y fijos. Pero eso no quita, que además de sentir incertidumbre por la situación actual, también sientan miedo al tener contratos tan precarios y más después de casi 20 años.

"No esperamos nada, si hay una crisis y hay que reducir personal, yo creo que nos echarían, es que les sale gratis"

"No esperamos nada, si hay una crisis y hay que reducir personal, yo creo que nos echarían, es que no nos tiene que pagar por despedirnos. Se acabó el brote y a tomar por saco, te vas. Amortizan nuestra plaza y no nos tiene que indemnizar", cuenta Marta, una médica interina. Recuerda, que hace poco tiempo tuvo malaria, se puso mala, y la gerencia del hospital no se lo dijo, pero sus compañeros le avisaron de que si se cogía la baja se arriesgaba a que no le renovasen el próximo contrato.

A pesar de ello, dice que ahora mismo el problema es otros y es que Sanidad no dice la verdad, "no hay suministros, no hay PCR, la gente no tiene camas, está abandonada. Es un desastre absoluto", critica. Asegura que tanto ella, como el resto de sus compañeros, están tomando pastillas para dormir porque tienen pesadillas, "la gente se te muere esto es tremendo", sentencia con un nudo en la garganta.

"No puede ser que aplaudamos a los sanitarios a las 20:00, cuando en urgencias, en el SERMAS el 90% del personal médico es interino"

"No puede ser que los ciudadanos aplaudamos a los facultativos y al personal de los servicios médicos a las 20:00, cuando en urgencias, en el SERMAS el 90% del personal médicos y sanitario que trabaja en la comunidad de Madrid son interinos. No puede ser que los aplaudamos ahora y cuando termine la crisis del coronavirus les digamos que como no han reunido capacidad y mérito para desempeñar sus funciones, hay que cesarlos", explica Javier Araúz, abogado del despacho Araúz y Belda abogados.

El experto en casos de abuso con la contratación temporal detalla que hay una normativa europea que lucha contra le abuso de la temporalidad en el sector público, entró en vigor en el año 2001, pero que no se está aplicando en estos casos. El 19 de marzo, en medio de la epidemia, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea dictó sentencia en uno de los muchos casos que le llegan sobre el abuso frecuente de la temporalidad que hace la Administración pública, especialmente en servicios como el sanitario. El tribunal reconoció la existencia de abusos por la Administración española sobre dos casos de trabajadores que llevaba durante más de 12 años siendo interinos. También dejó en manos de los tribunales nacionales determinar cuál es la sanción apropiada para sancionar esta conducta, entre las que menciona reconocerles una indemnización disuasoria.

"Un auténtico disparate"

"Esto es un auténtico disparate, esta gente lleva 9, 15, 20 años trabajando como temporales, porque nunca o casi nunca se ha convocado oposiciones desde el año 2000 hasta la actualidad", critica el abogado. Araúz sostiene que en el estatuto básico del empleado público dice que todas las plazas servidas por interinos tiene que estar incluidas en oposiciones en año del nombramiento y el año siguiente. Permitiendo, que la gente tenga la oportunidad de acceder al empleo público en condiciones de estabilidad.

"Resulta que la administración Madrileña, en más de 18 años no ha convocado más de una o dos oposiciones. ¿Por qué la administración los mantiene en este régimen de explotación? Muy sencillo, para explotarlos. Hasta la sentencia del 19 de marzo, en España no había ninguna indemnización o compensación para los funcionarios interinos cuando eran cesados. En el siglo XXI hay un colectivo de 800.000 personas en España que están sometidos a un despido libre y gratuito", sentencia.

"Los médicos somos patrimonio de los ciudadanos. Somos recurso público y los dueños de lo público es la ciudadanía, no los que nos los gestionan"

Jacobo, otro médico de urgencias, del servicio madrileño, piensa que le parece muy triste que tenga que venir una situación tan desastrosa y catastrófica como esa, "para que algunos médicos que estábamos en una situación de penuria contractual y laboral pensemos que sacar un rédito gracias a una catástrofe como esta", dice. "Lo que me molesta y con eso sí que estoy dolido es que después de haber participado en estas y otras situaciones que de sobra demostramos nuestra capacidad para el trabajo que hacemos, tenga que pasar un examen como si llevase dos días trabajando en urgencias. Llevo demostrando mi capacidad de trabajar en urgencias desde el año 2004. No me parece justo que a mí ahora me diga la administración me diga que si estoy capacitado o no, porque si no apruebo esa oposición por la razón que sea, porque estoy enfermo, cualquiera podemos tener un día malo o si alguien saca más nota que yo, sí que me iría a la calle", añade.

Javier, el otro médico piensa que es un poco insultante que le hagan hacer un examen sobre algo en lo que está trabajando desde hace casi 20 años. Él tiene 43 años, irónicamente dice que está para dar clases, no para recibirlas. De hecho, reconoce que también es docente. Piensa que hay que pararse a pensar en el tremendo gasto público que supondría cesar a estos profesionales. No solo porque se han formado un sistema universitario público. Todos son facultativos especializados después de años de experiencia, prescindir de esta larga experiencia y altos niveles de especialización, ¿cómo afectaría a la calidad asistencial, para la seguridad del paciente?.

"Los médicos somos patrimonio de los ciudadanos, no de los gestores. Somos recurso público y los dueños de lo público es la ciudadanía, no los que nos los gestionan, ni los sindicatos ni la consejería de Sanidad", sentencia el médico.

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios