en madrid

Las primeras altas en un hotel medicalizado: "Había que luchar y resistir"

Primitivo Ramos, uno de los primeros 12 pacientes dados de alta en el Ayre Gran Hotel Colón, cuenta cómo ha superado el Covid-19

Foto: El Ayre Gran Hotel Colón fue el primer hotel medicalizado en Madrid. (EFE)
El Ayre Gran Hotel Colón fue el primer hotel medicalizado en Madrid. (EFE)
Autor
Tiempo de lectura3 min

Primitivo Ramos comenzó a tener fiebre el 9 de marzo. Dos días después acudió al Hospital Gregorio Marañón y dio positivo en la prueba del Covid-19. Como no estaba grave, siguió con la recuperación en casa. Pero el domingo 15 de marzo continuaba con 38º C de fiebre y tenía problemas para respirar. Acudió a urgencias y le detectaron una neumonía, y entonces sí que fue ingresado. Así estuvo diez días, hasta que esta semana fue trasladado Ayre Gran Hotel Colón para la parte final de su recuperación. De ahí salió este fin de semana junto a otros once pacientes. Son las primeras altas en el hotel madrileño.

Entre su positivo y los dos negativos en un intervalo de más de 24 horas, este paciente ha estado tres semanas enfermo. "La gente del hospital, aunque esté muy manido, ha sido maravillosa", dice Ramos. "Los veía entrar y parecían astronautas. Sudando, con las gafas empañándose... Ha sido maravilloso el trato que hemos tenido allí".

Primitivo Ramos, una de las primeras altas por Covid-19 en un hotel de Madrid

La última fase de la recuperación, en el hotel

"Lo he pasado muy mal, porque me levantaba y no podía ir ni al baño. He estado con oxígeno nueve días", relata Primitivo Ramos. "Luego bajó la fiebre y ya no necesitaba el oxígeno y me mandaron al hotel. Eso de tener una ventana en un séptimo, ver la calle, el cielo, a los vecinos de enfrente por la noche cómo nos aplaudían y cómo nos emocionábamos todos, la verdad es que ha sido maravilloso. Hay que estar mentalizado psicológicamente. He pensado desde el primer momento que lo tenía. Que había que luchar, que había que resistir. Muy mentalizado de que iba a salir de esta. Admitiendo lo que tenía y haciendo caso a los médicos".

"Recibimos pacientes que están evolucionando clínicamente muy bien, con un tiempo de hospitalización convencional de en torno a cinco o siete días. Estamos obteniendo curaciones virológicas que estamos objetivando por PCR. Damos altas cuando tenemos dos PCR negativas, lo que nos garantiza que el paciente ya no es infecto-contagioso", explica Jesús Baltasar, médico residente del Gregorio Marañón que trabaja estos días en el Ayre Gran Hotel Colon, el primer hotel medicalizado en Madrid durante la crisis sanitaria.

115 pacientes ingresados

En hotel, dependiente del Hospital Gregorio Marañón, hay ocho plantas habilitadas y 115 pacientes ingresados. Cuenta con una plantilla de 40 médicos y 64 enfermeros y técnicos en cuidados, además de los servicios de limpieza y restauración.

"Vamos muy deprisa abriendo las plantas por la necesidad que hay en el hospital de camas", explica Luisa Cuesta, supervisora del Gregorio Marañón. "A pesar de todas las dificultades vamos funcionando cada día mejor, acoplando mejor los circuitos".

"(Los pacientes) Están muy cómodos y están a gusto con nosotros, pero en realidad les gustaría estar en su casa y están preocupados por la familia que no está con ellos. Algunos tienen mucha angustia, otros todavía están enfadados por lo que les ha pasado (...) Estamos viviendo las altas con mucha ilusión y motivación porque vemos que los pacientes se recuperan. Se pueden ir a casa y recuperar su vida familiar".

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios