OLEADA DE MUNICIPIOS QUE ACOTAN LOS PASEOS

Mano dura con los dueños de perros: "Había que tomar medidas, están abusando"

Las máquinas de deporte y los geles hidroalcólicos se han revalorizado durante la crisis, pero nada comparable a los perros

Foto: Una persona pasea a su perro en Barcelona. (EFE)
Una persona pasea a su perro en Barcelona. (EFE)

Estamos terminando la segunda semana de confinamiento, atravesando los "momentos duros" que el Gobierno anunció con tanta insistencia, y las neuronas de los españoles empiezan a perder eficacia. No hay mucho de lo que hablar y cualquier detalle se convierte en asunto capital. Los últimos señalados: los dueños de los perros. Los acusan de alargar sus paseos como forma de violar la cuarentena.

Basta hacer una búsqueda en las redes sociales (vecino+perro) para captar cierto encono en la situación: "Creo que mi vecino de arriba es de la Gestapo. Se pasa el día gritándole a las personas que pasean perros: '¡Que a ti es la cuarta vez que te veo hoy paseando el puto perro, gilipollas!", dice una tuitera de Madrid. "Soy policía municipal. Cuando me toca centralita, recibo muchas llamadas denunciando que uno pasea el perro más lejos o rato de la cuenta; un padre con dos hijos a tirar la basura; que va una señora paseando... ¡La mayoría luego tienen justificación! ¡Nos estamos volviendo locos!", escribe un agente. "Hoy me encontré a un vecino paseando a un perro cuando sé que no tiene perro y al ver mi cara de extrañeza se apresuró a decir: 'Le pedí prestado el perro a la vecina para poder salir. Estaba desesperado'", relata otro.

En España hay más animales domésticos que menores de 15 años, lo que convierte a los dueños de perros, el 93% de todas las mascotas, en un colectivo enorme y heterogéneo: unos cumplen la cuarentena y otros se dedican a dar argumentos a los críticos. Hace unos días, un sindicato de la Policía Nacional advirtió que se estaban encontrando a demasiadas personas que salían a pasear un perro de peluche. "Estamos ante una situación muy grave como para andar por la calle intentando engañar a la Policía. No nos engañas y además serás sancionado", lamentaban. Esta semana, varios vecinos de Alicante fueron sancionados por turnarse un mismo perro para dar paseos constantes. Anteayer, un vecino de A Coruña fue detenido por un delito inimaginable en febrero: alquilaba por dos horas una serie de perros que tenía en acogida. El objetivo, claro, era alquilar un motivo para estar en la calle.

Es cruel tener un animal en casa un mes y medio y después devolverlo a la protectora

Que el perro se ha revalorizado se percibe en las protectoras de animales, que nunca habían estado tan vacías. Hay truco: el repunte viene por las acogidas, el cuidado temporal de un animal en casa hasta encontrar a alguien que lo adopte, que sí es definitivo. Carmen Manzano, presidenta de la Sociedad Protectora de Animales y Plantas de Málaga, ha sido de las primeras en plantarse. Aunque vivimos el escenario ideal de las protectoras, Manzano restringió las adopciones para evitar las aglomeraciones que se estaban dando en los refugios y también se ha negado a entregar los animales en acogida. "Desde que salió la noticia del refugio vacío de Salamanca, ha llamado un montón de gente pidiendo perros en acogida, pero les hemos dicho que no porque, desgraciadamente, conozco cómo somos los españoles", dice. "Personalmente, y es mi forma de verlo, me parece cruel tener durante un mes o un mes y medio a un animal en una casa y luego devolverlo a la protectora".

Un joven pasea su perro por una calle del barrio de Gracia, en Barcelona. (Enric Fontcuberta)
Un joven pasea su perro por una calle del barrio de Gracia, en Barcelona. (Enric Fontcuberta)

Así las cosas, una oleada de ayuntamientos se ha dispuesto a cortar uno de los flecos del Real Decreto del Gobierno. "Hemos tenido que tomar medidas, porque se daban situaciones de abuso claro", dicen desde el ayuntamiento de Utrera. La localidad sevillana, de 50.000 habitantes, acaba de prohibir por decreto que sus vecinos se alejen más allá de la esquina con el perro. El límite está en la siguiente calle. "Era una medida que había que tomar porque somos como somos, y hemos contado con la aprobación de la subdelegación del Gobierno", dicen fuentes oficiales de Utrera.

No es la única localidad que ha adoptado este tipo de medidas, casi siempre basadas en la distancia que se puede alejar el dueño del perro del domicilio. Pero el margen de acción varía según el sitio. En Toledo, una de las últimas ciudades en aprobarlo, el límite se establece en un radio de 300 metros desde el punto de inicio, mientras que en Arquillos, Jaén, tan solo son 5. En la lista de consistorios que han tirado de bando municipal contra los paseantes ya figuran Espartinas (Sevilla), Escañuela y Bejígar (Jaén), Tres Cantos (Madrid) o Montilla (Córdoba), pero va sumando adhesiones cada hora.

A falta de una asociación nacional de paseantes caninos, ha tenido que salir el Pacma a dar la cara por ellos. Piden que se les permita, al menos, ir a un parque: "La mayoría de las personas que conviven con perros ha dedicado mucho esfuerzo en educarlos para que hagan sus necesidades sobre la hierba, manteniendo así las aceras y espacios públicos limpios, por lo que ahora resulta casi imposible conseguir que sus animales lo hagan en la acera, de un día para otro" explican. Al respecto, recuerdan que el Real Decreto indica que se debe sacar al animal con la máxima precaución y evitando que se junte con otros perros, pero no fija límites de distancia o duración del paseo. "Pedimos a las personas que salgan a la calle con sus perros durante un tiempo lo más reducido posible, evitando el contacto social y manteniendo todas las precauciones, pero también instamos a los ayuntamientos a respetar las directrices del Gobierno y a permitir que los perros cubran sus necesidades básicas con la mayor normalidad posible", concluyen los animalistas.

La protectora salmantina 'Siempre fiel', sin animales. (Protectora Siempre fiel)
La protectora salmantina 'Siempre fiel', sin animales. (Protectora Siempre fiel)

Por último, estos días también se está dando el caso de perros encerrados en casas cuyos dueños han sido hospitalizados e incluso han fallecido. La protectora El Refugio ha activado un plan, llamado 'Solo en casa', para hacerse cargo de estos animales. "Nos llaman los vecinos o los familiares para avisarnos. La verdad es que estos días estamos recibiendo muchísimas llamadas. Es normal, esta enfermedad está afectando a mucha gente y en Madrid el 40% de los hogares tiene un perro en casa", dice Nacho Paunero, director del refugio.

Paunero reconoce que también ha recibido una avalancha de solicitudes de acogida, pero lo interpreta de otro modo: "Yo lo veo como una ola de solidaridad y apoyo, una muestra de lo bien que se está portando la gente, no como un truco para salir a la calle. Además, la mayoría de las personas que se nos han ofrecido, ya tienen otros perros en casa". El Refugio también ofrece cuidados veterinarios gratuitos a aquellos dueños que hayan perdido el trabajo durante la cuarentena: "Vamos a salir de esta ayudándonos entre todos, ya lo verás", dice Paunero.

a

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
75 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios