ABERCHÁN FUE EN UN AVIÓN SANITARIO

El líder del partido de Gobierno de Melilla se salta el confinamiento para ir a Granada

La Guardia Civil abrió diligencias a Mustafa Aberchán cuando regresó sin autorización a la ciudad. El líder musulmán considera que es víctima del acoso al que le somete la delegada del Gobierno

Foto: El presidente de Coalición por Melilla (CpM) y actual líder de la oposición, Mustafa Aberchán. (EFE)
El presidente de Coalición por Melilla (CpM) y actual líder de la oposición, Mustafa Aberchán. (EFE)

Mustafa Aberchán, de 60 años, el líder de Coalición por Melilla (CpM), el partido mayoritariamente musulmán que gobierna la ciudad autónoma, se saltó el confinamiento y la prohibición de entrar en Melilla sin autorización, el 21 de marzo. Lo hizo con la intención de visitar unas horas a una hija suya en Granada. A causa de algunos imprevistos, Aberchán volvió a Melilla, pasando por Madrid, sin haber visto a su hija. La Guardia Civil le tomó declaración a su regreso al aeropuerto y ha abierto diligencias.

Aberchán, cirujano de profesión, reconoció con algunos matices haber efectuado ese viaje para comprobar el estado de salud de su hija, de profesión sanitaria, que "enfermó recientemente", según explica al teléfono. Su entorno achaca su hallazgo por la Guardia Civil a bordo del avión a "un golpe bajo" de sus detractores políticos en la delegación del Gobierno en la ciudad que está en manos del PSOE.

Aberchán fue presidente de Melilla (1999-2000), pero ahora no desempeña cargo alguno en la ciudad. El partido que encabeza sí ostenta la mayoría de las consejerías en un Ejecutivo de coalición con el PSOE y Ciudadanos. CpM es de lejos la más votada de las tres formaciones. La delegada del Gobierno central en la ciudad, Sabrina Moh, es del PSOE y fue su secretaria general. La tensión entre ella y Aberchán pone ahora en peligro esa frágil coalición.

El presidente de CpM pidió a Juan Remartínez, responsable de los vuelos sanitarios desde Melilla, poder trasladarse a Málaga, el 21 de marzo, en un aparato de la compañía Eliance Aviation con la que contrata el Instituto Nacional de Gestión Sanitaria (Ingesa), el organismo del Ministerio de Sanidad encargado de la sanidad en Ceuta y Melilla. Esos vuelos trasportan a pacientes y también muestras biológicas desde las dos ciudades a hospitales y laboratorios de la Península.

Las entradas en Melilla están también supeditadas a una autorización expresa de la delegación del Gobierno en la ciudad

Aberchán solicitó este favor porque, desde la noche del 16 al 17 de marzo, Melilla —y también Ceuta— están, además de confinadas, aisladas de la Península (orden TMA/242/2020). Los vuelos y los enlaces marítimos están suspendidos excepto para el transporte de mercancías y por motivos sanitarios. Las entradas en Melilla están también supeditadas a una autorización expresa de la delegación del Gobierno en la ciudad. Todas esas medidas tratan de preservar a la ciudad, con infraestructuras sanitarias frágiles, de la pandemia. Su puesta en práctica contó con el respaldo político de CpM.

Aberchán subió a bordo del aparato a primera hora de la tarde del 21. Su nombre figuraba en el plan de vuelo entregado a AENA. El avión voló, sin embargo, primero al aeródromo de Cuatro Vientos en Madrid para entregar unas muestras en el Instituto de Salud Carlos III. De ahí iba a ir a Málaga, donde el aparato tiene su base, hasta prestar el 22 de marzo su siguiente servicio. El político invitado tenía, por su parte, la intención de desplazarse de Málaga a Granada y, aprovechando el siguiente vuelo sanitario, regresar el 22 a Melilla después de haber visto a su hija.

Mientras el aparato estaba en Cuatro Vientos surgió, sin embargo, una emergencia sanitaria en Melilla: había que trasladar urgentemente a un paciente desde la ciudad autónoma a un hospital de Málaga. El enfermo debía ir custodiado en el vuelo por un médico. Aberchán se ofreció entonces a la tripulación para ser el facultativo de acompañamiento y poder así, por fin, llegar a Málaga después de haber pasado por Madrid y Melilla.

Su periplo acabó, sin embargo, en Melilla, allí donde había empezado horas antes. Las fuerzas de seguridad lo obligaron a bajar del avión y le interrogaron sobre los motivos de su viaje y su carencia de autorización para entrar en la ciudad. También abrieron diligencias al responsable de los vuelos sanitarios, según reconoció el propio Juan Remartínez en conversación con este diario.

El desembarco de Aberchán tuvo consecuencias desagradables para el enfermo que esperaba su traslado. Ya no había ningún médico de acompañamiento disponible y el avión voló primero de vacío a Málaga para recoger allí a los facultativos. Regresó después a Melilla con un médico y un enfermero. Con cerca de tres horas de retraso el paciente pudo entonces, por fin, embarcar rumbo a Málaga donde ingresó en el Hospital Carlos Haya.

Tras ser obligado a bajarse del aparato, Aberchán tuvo un intercambio de mensajes con el equipo de la delegada del Gobierno, al que acusó de haberle enviado a las fuerzas de seguridad en el marco de la guerra soterrada que libran contra él. En el entorno de Sabrina Moh se sospecha que el líder de CpM recurrió a esas triquiñuelas para viajar sin verse obligado a pedir una autorización de entrada a la delegada, con la que mantiene una mala relación.

Aberchán reivindica que el Ejército se despliegue en la ciudad, como lo ha hecho parcialmente en Ceuta

Aberchán apoyó el total aislamiento de Melilla, que Sabrina Moh anunció el 16 de marzo, pero quiere ir más allá y así se lo ha pedido públicamente sin éxito a la delegada. Reivindica que el Ejército se despliegue en la ciudad, como lo ha hecho parcialmente en Ceuta, para secundar a las fuerzas de seguridad en la vigilancia del confinamiento sobre todo en los barrios mayoritariamente musulmanes en los que la juventud lo incumple.

También pretende que un barco medicalizado de la Armada atraque en el puerto para acoger infectados si el hospital comarcal, que solo posee ocho camas en la UCI, acaba estando desbordado. El jueves por la tarde se habían registrado 39 casos positivos. Fidel Moga, jefe de gabinete de la delegada del Gobierno y miembro de la Ejecutiva del PSOE melillense, tachó en Twitter de "ocurrencias" las reivindicaciones de Aberchán.

Las propuestas del líder de CpM fueron, sin embargo, secundadas el domingo por el presidente de Melilla, Eduardo de Castro (Ciudadanos), en la conferencia de presidentes de las CCAA con el jefe del Gobierno, Pedro Sánchez.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios