LOS NUEVOS CASOS SE DISPARAN EN CATALUÑA

El virus salta el cerco de la capital: Madrid ya solo representa el 30% de los positivos

Hace dos semanas, los dos primeros focos de Covid-19 en España (Madrid y País Vasco-La Rioja) representaban el 70% de los casos confirmados. Hoy apenas suponen el 39%

Foto: Control de seguridad cerca de la estación de Atocha, en Madrid, para evitar movimientos innecesarios de las personas. (EFE)
Control de seguridad cerca de la estación de Atocha, en Madrid, para evitar movimientos innecesarios de las personas. (EFE)

La resistencia del Gobierno a aislar Madrid y la restricción de movimientos impuesta por el estado de alarma hace ya casi 15 días no han logrado contener hasta el momento el avance del coronavirus por España. Dos semanas atrás, País Vasco-La Rioja y Madrid constituían los principales brotes de propagación del Covid-19, al sumar el 70% de los positivos del país. Ahora, con las últimas cifras oficiales, representan el 39% de los casos. Entre ambos momentos, el coronavirus se ha ido expandiendo por el resto de comunidades autónomas y ya empieza a amenazar los sistemas sanitarios de estas regiones: Cataluña está buscando ventiladores veterinarios para no colapsar la UCI, la Generalitat valenciana comienza a derivar pacientes a hospitales privados y en Andalucía los médicos denuncian la proliferación de contagios.

El virus salta el cerco de la capital: Madrid ya solo representa el 30% de los positivos

Las medidas aprobadas hace dos semanas pretendían contener el brote en estos dos focos y evitar su expansión a otras regiones. En el caso de Madrid, suponía un reto mayúsculo: la capital es un polo de atracción de estudiantes y trabajadores y genera una movilidad diaria de más de 160.000 ocupados que viven en otras provincias. Cuando se empezó a barajar la posibilidad de restringir la movilidad social, muchas personas optaron por regresar a sus casas o a sus segundas residencias para pasar la cuarentena. Y con ellos también se llevaron el Covid-19.

El primer positivo de Galicia fue un residente en Madrid; el de Santiago de Compostela, un estudiante que regresó de la capital, y el de Gandía, una vecina que había acudido a Madrid a visitar a unos familiares. Los sistemas de salud autonómicos también notaron estos movimientos. Según ha podido saber este diario, Castilla-La Mancha emitió desde el 14 de marzo 1.400 tarjetas sanitarias de desplazados, de las que más de 1.100 fueron para residentes en la Comunidad de Madrid. Suponiendo que la mayoría de los que se sacaron la tarjeta necesitaron atención médica, da idea de la expansión del virus.

Si durante días el Gobierno ha hablado de auxiliar Madrid con material de comunidades vecinas, conforme los casos llegan a sus hospitales esa opción es menos viable. Fuentes médicas explican que las Urgencias del hospital de Toledo empiezan a estar saturadas y el centro se quedó ayer sin los bastoncillos necesarios para tomar las muestras para los test del coronavirus.

El virus salta el cerco de la capital: Madrid ya solo representa el 30% de los positivos

Las consecuencias de estos movimientos se están viendo ahora en las cifras oficiales ofrecidas por el Ministerio de Sanidad y las comunidades autónomas. Como si fuera la luz del Sol, que tarda ocho minutos en llegar a la Tierra, el impacto real del coronavirus en la población tarda alrededor de 10 días en verse reflejado en las estadísticas. Los últimos datos muestran que el peso de Madrid en la distribución nacional de los positivos ha caído del 51% al 30%. Y eso mientras los casos siguen creciendo en Madrid. Los otros dos focos de contagio hace dos semanas, País Vasco y La Rioja, han pasado del 15% al 7% y del 8% al 2%, respectivamente.

Cataluña representa la otra cara. Por aquel entonces, el coronavirus apenas había llegado a la región, con el 8% de los casos de toda España. Desde entonces, esta proporción ha ido aumentando hasta llegar al 21%. Ahora, Madrid y Cataluña acumulan la mitad de los positivos de todo el país. Algo parecido ha ocurrido con las dos Castillas, que han pasado de representar en torno al 3% cada una al 6%. Es decir: todas las comunidades tienen cada día nuevos casos de coronavirus, pero el incremento está siendo ahora más rápido en estas otras regiones alejadas de los primeros brotes de Madrid y País Vasco-La Rioja.

El gráfico de evolución de los casos confirmados muestra hasta cuatro grupos de comunidades. El primero es Madrid, que desde el inicio del brote se ha ido separando del resto. A continuación aparecen Cataluña y País Vasco, que hace dos semanas estaban parejas pero desde entonces han tomado cursos diferentes, Cataluña acercándose a Madrid y País Vasco aproximándose al siguiente grupo de comunidades, compuesto por Andalucía, Comunidad Valenciana y las dos Castillas. Ya en el último grupo, Galicia se está empezando a separar de La Rioja y Navarra, afectadas por el brote de País Vasco, y del resto de territorios. Si desde un principio se hubieran contenido los dos primeros brotes de Covid-19 en España, las curvas de las comunidades restantes habrían sido más horizontales.

Hasta el momento, ningún territorio ha logrado suavizar o aplanar la curva de nuevos casos diarios. Todo lo contrario: cada día las comunidades reportan más nuevos positivos que el día anterior. Sin embargo, desde el Gobierno confían en que esta semana —recuerden: tanto el impacto del Covid-19 como las consecuencias de las medidas aprobadas se plasman 10-15 días más tarde— se vean los primeros efectos del estado de alarma y la curva empiece a aplanarse. Pero este pico afectará, según las previsiones del Ministerio de Sanidad, a la capacidad de las UCI y los hospitales a lo largo de las próximas dos semanas.

Con las últimas cifras oficiales, hay siete comunidades con más casos de coronavirus de los que les correspondería por población: Madrid, Cataluña, País Vasco, las dos Castillas, Navarra y La Rioja. No obstante, los datos de casos confirmados se deben coger con pinzas, tanto por las diferentes metodologías empleadas por cada comunidad como por los pocos test realizados en España, lo que significaría una menor detección respecto al número real de infectados.

Por esta razón, la cifra de fallecidos se revela como un mejor indicador para ver el alcance del coronavirus en España. Y nuevamente, ahora con este dato, se observa cómo Madrid está perdiendo peso en la distribución de las muertes por coronavirus, al pasar del 70% al 53%. En cambio, Cataluña ya se sitúa en el 15%, mientras que la incidencia en el País Vasco ha caído desde los primeros brotes. Además, el gráfico también muestra cómo Castilla-La Mancha está ganando peso en la distribución nacional de fallecidos.

Es probable que el peso nacional de Madrid siga cayendo en los próximos días por la mencionada latencia del coronavirus: los primeros síntomas tardan en aparecer entre cinco y 10 días y, tras confirmarse el positivo, suelen pasar al menos otras dos semanas hasta que el paciente se recupera o fallece. Con el importante aumento de positivos en otras comunidades durante estas dos semanas, es lógico inferir que en los próximos 15 días se producirá un incremento de los ingresos en la UCI y también de muertes y altas en otros lugares de España. Los preparativos de los diferentes sistemas sanitarios autonómicos así lo evidencian.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios