El Palacio de Hielo, morgue provisional

Ultimátum de Almeida a Sanidad: Madrid dejará mañana de enterrar a sus muertos

El alcalde de la capital avisa por carta que la falta de material de protección para los trabajadores de la funeraria obliga a parar desde mañana las inhumaciones y cremaciones

Foto: Almeida, juntpo a Casado en la videoconferencia con alcaldes de la FEMP del PP. Efe
Almeida, juntpo a Casado en la videoconferencia con alcaldes de la FEMP del PP. Efe

Madrid dejará de enterrar e incinerar desde este martes a sus muertos con coronavirus desde la funeraria municipal por la "falta de medios" de protección. Así se lo ha comunicado esta mañana el alcalde de Madrid al ministro de Sanidad por carta, adelantada por 'El Mundo'. "Espero que sea consciente de la gravedad que supone que esta misma semana ya no podamos proceder a las inhumaciones o las cremaciones de las personas que han sido víctimas del Covid", dice el primer edil de la capital en la carta.

Los Servicios Funerarios de Madrid, tras el anuncio del alcalde, comunicaban el "cese de la actividad en los servicios Covid-19". El organismo aseguraba que "como medida de seguridad, se detienen las recogidas de servicios con Covid-19 debido a la falta de Equipamiento de Protección Individual. Los servicios funerarios cuya causa de fallecimiento no es originada por coronavirus seguirán gestionándose de manera habitual".

Esta misma mañana, la vicealcaldesa, Begoña Villacís, ya advertía de que en la funeraria se necesitaba material de forma urgente o se tendría que paralizar la actividad. José Luis Martínez-Almeida explica en la misiva que será "traumático" que la ciudad no pueda desde este martes "afrontar los enterramientos e incineraciones". E insiste en el llamamiento a que "de manera urgente procedan a suministrar el material necesario a este ayuntamiento a fin de que podamos seguir realizando nuestro trabajo".

[Consulte aquí la carta de Almeida a Illa]

Esta misma mañana, el vicepresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio Aguado, advertía en una entrevista en Onda Cero de que "aunque por supuesto no puede ser por mala fe", lo cierto es que la centralización de las operaciones en el ministerio "ha ralentizado" la llegada de material "que ya teníamos comprometido" y que las comunidades y ayuntamientos venían haciendo desde hace semanas.

En la carta de Almeida al ministerio, se insiste en que los trabajadores municipales no pueden realizar su cometido en "unas condiciones mínimas de seguridad", unas necesidades que ya había explicado al Gobierno central en otras dos cartas anteriores "sin ningún tipo de respuesta".

Como ha venido informando este mismo medio, el propio Ministerio de Sanidad informó la pasada semana a las funerarias de que pasaba a considerar a sus trabajadores como personal sanitario. El cambio ponía sus necesidades a la altura de las de los hospitales y, en teoría, les facilitaba acceder al material necesario, medida que llegaba cuando las mascarillas y los EPI escasean.

"Llevábamos tiempo pidiéndoselo y ya por fin han dicho que sí", explicaba entonces a El Confidencial Alfredo Gosálvez, secretario general de la Asociación Nacional de Servicios Funerarios (Panasef). Su organización representa el 75% de un sector en el que no se curan enfermos ni se salvan vidas, pero al igual que médicos y enfermeras, ellos también están en la primera línea de batalla contra el coronavirus.

El Palacio de Hielo, morgue provisional

Por otro lado, y según informa Ep, la empresa concesionaria del Palacio de Hielo de Madrid —cercano a Ifema— ha cedido sus instalaciones para poder albergar los cuerpos de los muertos por Covid-19 a la espera de que las funerarias puedan hacerse cargo de ellos. Se trata de una medida acordada entre Comunidad de Madrid, Unidad Militar de Emergencias (UME) y el ayuntamiento de la capital "ante el aumento progresivo del número de fallecidos y la imposibilidad de las funerarias para poderlos enterrar en el plazo establecido".

Serán la Comunidad de Madrid y la UME quienes desarrollen el procedimiento operativo una vez la instalación esté preparada. Tal y como ha avanzado 'El Español', se trata de una pista de 1.800 metros cuadrados "habitualmente utilizada como recinto de ocio y campeonatos" y dentro de un centro comercial ahora cerrado salvo por un supermercado.

El último eslabón... y el caos

Las funerarias son el último eslabón de la cadena que busca frenar la pandemia. "A ninguno se nos escapa que el número de fallecidos ha aumentado... Si el personal de las funerarias se contagia o tiene que ponerse en cuarentena, se generaría un gran problema para dar sepultura a los fallecidos", advierte Gosálvez.

Pues bien, eso es lo que está a punto de pasar en Madrid: si no llegan urgentemente los medios de protección, el ayuntamiento dejará de incinerar y enterrar a los fallecidos con coronavirus, lo que puede provocar un auténtico caos que sumar al choque emocional de que los familiares no hayan podido ni despedirlos ni velarlos.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
19 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios