COLAPSO SANITARIO POR EL CORONAVIRUS

El alud de bajas laborales bloquea a los médicos y entorpece la atención a enfermos

Los médicos de atención primaria de Madrid se ahogan en burocracia laboral para enfermos de Covid-19 y su círculo cercano. Rellenar papeles "debería ser nuestra última prioridad"

Foto: Coronavirus pandemia
Coronavirus pandemia

Los médicos de atención primaria están ahogándose en burocracia mientras ven que todo se desmorona a su alrededor. En lugar de estar en primera línea atendiendo a personas enfermas, se ven sentados en sus escritorios la mayor parte del día, rellenando un alúd de partes de incapacidad temporal (las llamadas bajas laborales) para los afectados por Covid-19 y para todo su círculo cercano, quien también tiene derecho a solicitar la baja de forma excepcional. Muchos la piden aunque no tengan síntomas.

“En Madrid la demanda de bajas laborales es brutal, media ciudad tiene contacto estrecho con un contagiado por coronavirus. Cada día nos entran más solicitudes, es una barbaridad. Estamos totalmente desbordados haciendo un trabajo que ahora mismo debería ser nuestra última prioridad”, afirma Joaquín Morera, médico de familia del centro de salud Mirasierra. “Necesitamos que la emisión de la baja laboral pueda hacerse de forma automática y ya se justificará cada situación más adelante, que la administración encuentre una solución urgente”.

Cada día nos entran más solicitudes, es una barbaridad. Estamos totalmente desbordados

A esta avalancha de bajas laborales se suma que cada vez hay menos médicos para gestionarlas. Los profesionales de los centros de salud van cayendo, en un goteo diario, enfermos con síntomas de Covid-19. Hay menos personal, más carga burocrática, y mayor riesgo de que la población enferma que necesita atención médica se quede sin ella. Por si la emisión de bajas no fuera suficiente, los médicos deben atender las peticiones de cientos de empresas que solicitan informes médicos para justificar el teletrabajo de sus empleados. Aparte de las llamadas de personas asustadas que presentan un cuadro leve pero a las que hay que aliviar ansiedades, dar consejo médico e incluso dar apoyo emocional.

“Mientras rellanamos papeles no podemos dejar de atender las nuevas urgencias que vienen al centro de salud aparte del coronavirus, esa es una labor fundamental. Hay muchos pacientes ya dados de alta de cualquier enfermedad a los que se sacó de los hospitales antes de tiempo debido al coronavirus, que necesitan seguimiento en sus domicilios. Hay gente trasplantada, que acaba de recibir una cirugía o un recambio valvular, también hay pacientes terminales, no lo ovlidemos, que están ahí y debemos atenderlos. Hay pacientes ancianos, con pluripatologías, que son frágiles y debemos seguir llamándoles, visitándoles. Todo eso es lo que debemos hacer los médicos en este momento y no estar rellenando partes de baja laboral”, denuncia Morera.

La situación poco a poco nos está comiendo, mientras vemos como caen los compañeros

“De las 50 ó 60 llamadas que hacemos cad día, unas 20-25 están relacionadas con un trámite burocrático”, explica Javier Padilla, médico del centro de salud Fuencarral. “Tienes que llamar al paciente, que te cuente lo que ha pasado, que te pase sus datos de filiación laboral, emitir el parte, llevarlo a clasificar… Pero más que el tiempo lo peor es que esto tiene que gestionarlo un médico en mitad de una crisis sanitaria sin precedentes. La situación poco a poco nos está comiendo, mientras vemos como caen los compañeros y tratamos de asumir su carga”.

Los profesionales celebran la apertura de un hospital de campaña con 5.500 camas en el recinto de Feria de Madrid (Ifema) , pero el hospital de por sí no soluciona el problema. “¿De dónde van a salir los profesionales de atención primaria para gestionar ese hospital? Porque ahora en los centros de salud estamos al límite, y cada vez más compañeros están cayendo enfermos. No puedes cerrar los centros para enviar los médicos a Ifema”, se plantea Padilla.

Que nadie vaya al médico a por la baja

Desde hace unos días, la Comunidad de Madrid permite a toda la población gestionar su baja laboral telefónicamente. Es una medida muy positiva para evitar contagios en los centros de salud, pero apenas soluciona el problema del papeleo para los médicos.

“Estas bajas por contacto estrecho nos generan muchas dudas. Si un oficinista ha coincidido en el trabajo con un enfermo de coronavirus debe hacer la cuarentena preventiva, pero si está bien de salud puede trabajar. En un caso opuesto, una persona que cuida ancianos, o un auxiliar, sí es importante que no trabaje y le damos la baja. Todo esto hay que valorarlo y tenemos muchísimas solicitudes”, señala Mar Sacristán, médico de atención primaria en Puente de Vallecas. Ella es uno de los médicos que ha tenido que abandonar el frente en la última semana y quedarse en casa por síntomas compatibles con el coronavirus.

Muchas personas, incluso empresas, no saben aún que pueden solicitar su baja laboral por teléfono y los sanitarios lanzan un mensaje claro: que nadie acuda al centro de salud por este motivo. Debido al descontrol en las primeras semanas de la crisis, cuando docenas de personas con sospechas de haberse contagiado por Covid-19 se mezclaban en las salas de espera con personas que, por ejemplo, solo acudían a solicitar un parte médico, los centros de salud llevan días haciendo el triaje en la puerta principal, evitando que la mayoría de personas entren al centro. Quien acude a recoger su baja laboral también es enviado de vuelta casa.

“En mi centro de salud tenemos solo a un profesional en el área de triaje y a otro en atención respiratoria. Los demas estamos en una ‘zona limpia’ haciendo consultas por teléfono mientras tratamos de atender a los pacientes que entran, porque eso es lo más importante”, explica Sacristán.

La rueda de la atención primaria no se detiene a pesar de la epidemia: embarazadas, personas con fiebre alta, asmáticos, cualquier patología urgente… miles de personas necesitan visitar al médico cada día. Sin embargo, hoy casi todos los centro de salud de Madrid están igual: con más sanitarios en la ‘zona limpia’ haciendo llamadas y emitiendo bajas laborales que en las consultas atendiendo a enfermos. Una situación que, señalan los profesionales, es desmoralizadora.

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios