Cataluña y País Vasco, sin presencia militar en el tercer día de despliegue contra el virus
  1. España
El Ejército elude ambas comunidades

Cataluña y País Vasco, sin presencia militar en el tercer día de despliegue contra el virus

El Gobierno procede con máximo cuidado en un terreno que se presta a un incremento de la tensión y que levanta las suspicacias de Torra y Urkullu

placeholder Foto: Efectivos militares en la Ciutat de la Justicia de Valencia. (EFE)
Efectivos militares en la Ciutat de la Justicia de Valencia. (EFE)

El Ejército cuenta desde este miércoles con presencia en 48 ciudades. Ha desplegado a casi 3.000 efectivos por toda España. ¿Por toda? No. El País Vasco y Cataluña no cuentan por el momento con presencia militar. Este martes una unidad incorporada a la conocida como operación Balmis, liderada por Defensa, entró en Araca (Vitoria) pero fue para cooperar en la limpieza de una de sus bases. Esta sencilla actuación puntual, que se prolongó durante menos de una jornada y no supuso presencia alguna en las calles, no gustó al Gobierno regional. Aunque la primera intención de la Unidad Militar de Emergencias era la de realizar labores de desinfección en el aeropuerto de Bilbao, los planes se suspendieron y la UME se dirigió a otro destino. Y este miércoles, el largo listado de ciudades que se suman al dispositivo no incluye ninguna en territorio vasco o catalán

Las críticas de Quim Torra e Iñigo Urkullu, por lo que ambos aprecian como una suspensión virtual de su autonomía a consecuencia del estado de alarma, se dejaron oir desde el minuto uno del plan que deja el control autonómico en manos del Ejecutivo central. Y el Gobierno procede con máximo cuidado en un terreno que se presta a un incremento de la tensión. La presencia de militares en las calles se asimila desde las dos autonomías con gobiernos nacionalistas como un ocupación. Y pulsar el botón rojo cuando la cooperación de todos resulta fundamental (también en el terreno político) no se aprecia desde el PSOE como la mejor estrategia.

placeholder El Lehendakari Iñigo Urkullu. (EFE)
El Lehendakari Iñigo Urkullu. (EFE)

Por ello, y pese a que con el transcurso de las horas se ha ido incrementando el número de dotaciones y ampliando el territorio de esta colaboración militar con el control del coronavirus, hay dos zonas en blanco en el mapa. En la tercera jornada de despliegue, el Ejército ya está en: Madrid, Alcázar de San Juan, Tomelloso, Sevilla, Zafra, Málaga, Jaén, Lanzarote, Valencia, Alicante, Rabasa, Castellón, Javalí Nuevo, Teruel, Vigo, Santiago, La Coruña, Santander, Laredo, Santoña, Avilés, Salamanca, Valladolid, Cáceres, Badajoz, Mérida, Don Benito, Huesca, Jaca, Almería, Ronda, Zaragoza, Orense, Pontevedra, Oviedo, Gijón, Ceuta, Melilla, Palma Mallorca, Puerto del Rosario, Las Palmas, Tenerife, Córdoba, Cádiz, Algeciras, San Fernando, Getafe y Murcia.

La ministra Margarita Robles fue muy clara en el arranque de la operación. Indicó en comparecencia pública que la misión militar no tendría en cuenta las fronteras en esta lucha contra el coronavirus, y respondió con contundencia a la crítica política lanzada por el president de le Generalitat, Quim Torra, por la recentralización de competencias que supone el decreto de estado de alarma. Más de 72 horas después, fuentes de su departamento continúan remitiéndose a estas intenciones. El objetivo es garantizar la seguridad de los ciudadanos sin detenerse en el lugar donde habiten.

En una entrevista concedida este mismo miércoles a la Cope, Robles destacó que el Ejército "no hace distinción entre ciudades y comunidades autónomas". Justificó la presencia en algunos sitios y en otros no por el análisis de "las necesidades más importantes. "No se fue al aeropuerto de Bilbao porque era más importante que trabajaran en Valdecilla, en Cantabria", explicó para acabar destacando que este problema no es de las comunidades sino de España y las personas.

El decreto

Como trasfondo a esta contención en el dispositivo aparece el Real Decreto de medidas urgentes extraordinarias para hacer frente al impacto económico y social del Covid-19. Aprobado ayer por el Consejo de Ministros, debe ahora emprender su camino parlamentario, votarse en un próximo pleno del Congreso de los Diputados, el que se celebrará el día 25, y recabar el apoyo de los grupos. También del PNV y ERC.

Foto: Los ministros Fernando Grande-Marlaska, Salvador Illa, Margarita Robles y José Luis Ábalos, este 15 de marzo en la Moncloa. (Pool Moncloa)

Este mismo miércoles se pudieron escuchar en la cámara baja tímidos pataleos de los de Esquerra en boca de Gabriel Rufián, que pidió medidas concretas más rigurosas para Cataluña y Madrid. El presidente del Gobierno insistió en el mantra que ya había verbalizado Robles: hay que tomar medidas para todo el Estado "desde la unidad y trabajando en conjunto". "Para todos los ciudadanos por igual, vivan donde vivan", dijo Pedro Sánchez.

placeholder La ministra de Defensa, Margarita Robles. (EFE)
La ministra de Defensa, Margarita Robles. (EFE)

Por su parte, el portavoz del PNV Aitor Esteban también dejó caer una velada crítica. Señaló que a su partido le habría gustado que Sánchez hubiese hecho como Angela Merkel e impulsado un encuentro previo de todos. Merkel se vio con los responsables de los 'lander' alemanes antes de aprobar las medidas más importantes del coronavirus. No obstante, dijo que su formación ya ha pasado pantalla y destacó la "buena relación" entre las administraciones y la predisposición de los suyos a cooperar.

Gabriel Rufián Coronavirus Pedro Sánchez Consejo de Ministros Iñigo Urkullu Limpieza Catalán Quim Torra Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) Ministerio de Defensa Noticias de País Vasco Cataluña
El redactor recomienda