Es noticia
Menú
"Cuando Sanidad iba, en Urgencias ya volvíamos": los médicos sí vieron venir el caos
  1. España
ASÍ SE VIVIÓ EL DESCONTROL DEL VIRUS

"Cuando Sanidad iba, en Urgencias ya volvíamos": los médicos sí vieron venir el caos

El fin de semana pasado, cuando las autoridades buscaban no alarmar con el coronavirus, los hospitales se encontraron una avalancha de casos que les puso en guardia

Foto: Un trabajador de urgencias en el hospital de Igualada. (EFE)
Un trabajador de urgencias en el hospital de Igualada. (EFE)

Parece que fue hace una glaciación pero ha transcurrido poco más de una semana. El viernes 6 de marzo, el Gobierno restaba importancia al coronavirus. El portavoz de Sanidad, Fernando Simón, preguntado por la manifestación del 8-M, se ponía de perfil: "Si mi hijo me dice que quiere ir le diré que haga lo que quiera". Ese fin de semana, además de la multitudinaria concentración feminista con miembros del Gobierno, el Atlético de Madrid juntó a 50.000 personas en su estadio y Vox a 9.000 en Vistalegre. Esos mismos días, los médicos de Urgencias ya veían una avalancha de casos en los hospitales y avisaban de que algo iba mal. Esta semana, Simón dijo algo así como que el Ministerio tenía la visión de conjunto y que los médicos en primera línea tenían una visión sesgada por el estrés de casos. Ahora, con España en estado de alarma y medio país confinado, ya se puede decir quién tenía razón.

Laura López-Tappero, médico de urgencias generales de La Paz y delegada de la Asociación de Médicos y Titulados Superiores de Madrid (Amyts), avisa antes de empezar un largo discurso articulado y bien hilado de cómo lo vivió: "Si me escucha regular es por la mascarilla". El viernes anterior al 8-M trabajó hasta tarde y ya había jarana en Urgencias. "Los días anteriores venía gente que había estado en China y nos hicimos expertos en la geografía del país porque les hacíamos el recorrido que habían hecho en un mapa. Pero esto ya era distinto", explica.

Foto: Pedro Sánchez preside el Consejo de Ministros extraordinario convocado para aprobar el decreto de alarma, este 14 de marzo. (EFE)

Ese aumento de casos les puso sobre aviso. "Ese jueves y viernes empezó a venir bastante más gente de lo habitual. Como sabíamos lo que estaba pasando en Italia, nuestra sensación es que cuando el Gobierno o la consejería iban, nosotros ya estábamos volviendo". Lo primero que notaron es que el protocolo estaba desfasado. "Primero decían que solo había que aislar a quien venía del norte de Italia, pero decidimos ampliarlo porque, por ejemplo, venía un trabajador del aeropuerto que no sabía decir con quién había estado en contacto. Luego dijeron que a todas las neumonías de las que no sabíamos la causa había que hacerle la prueba. Pero se las hicimos a todas las infecciones respiratorias porque sin saber no podíamos subir a nadie a planta porque podía infectar a mucha gente".

El pasado fin de semana, mientras medio Gobierno se manifestaba por la mujer, cuando Vox celebraba su gran mitin, algunos hospitales empezaron a sentir el caos. El domingo 8-M por la noche, el de Valdemoro, por ejemplo, no podía con el número de urgencias y empezó a trasladar a otros hospitales con varios pacientes por ambulancia. "Los gerentes nos llamábamos por teléfono para saber cómo iban de casos y ver a qué hospital derivar porque la consejería no nos daba el mapa de cómo estaban los hospitales", explica un directivo de un centro que pide el anonimato.

Una médico se infectó esos días, donde los pacientes iban a urgencias con síntomas, desesperados tras no lograr contactar con el teléfono de atención, que estaba saturado, explicó. "Los test no se han hecho de manera masiva porque teóricamente no había esa necesidad. La sensación es que todo ha ido muy rápido, más rápido de lo previsto, y de que el virus es muy contagioso".

Se acababa el fin de semana y los hospitales ya se estaban poniendo en lo peor, buscando respiradores y pensando en ampliar las UCI porque, como ocurrió en China y en Italia, habían notado que los pacientes, generalmente mayores, a los que el virus golpeaba de lleno, pasaban largas estancias conectados a ventilación mecánica. Aunque es pronto, los médicos a pie de urgencia han visto casos asintomáticos o con cuadros suaves que daban positivo, lo que facilita la extensión de la enfermedad.

Esa noche, López-Tappero recibió una llamada de su jefe preguntándole si podía hacer guardia el lunes.

—¿Tan mal estáis? —dijo ella.

—Sí —fue la respuesta.

"Cuando entré a la urgencia, me pregunté: ¿Esto qué es? ¿Qué ha pasado?", recuerda. El lunes ya comenzó el cambio de protocolos. López-Tappero lo compara con la torre de Babel, una mezcla de lenguas que hacía imposible entenderse. "Cambiaban tanto las normas que teníamos la impresión de que siempre iban por detrás de nosotros".

placeholder Dos pacientes salen de un centro de salud con mascarillas. (EFE)
Dos pacientes salen de un centro de salud con mascarillas. (EFE)

"Conforme iba llegando la gente íbamos cambiando de idea para dar cabida a todos los aislamientos. Venían de manera masiva, y cuando digo masiva es masiva: gente con síntomas respiratorios, cefaleas, mareos, miedos, llámalo x. Había que separarlos unos de otros. ¿Qué haces ahí? ¿Pides análisis a todos?". El hospital fue aislando como podía los casos. La gente pasaba horas esperando el resultado de su prueba. En un momento, a un médico le sonó el busca porque había aparecido un repartidor de Glovo. Un paciente sospechoso había pedido una hamburguesa.

Para evitar aglomeraciones y contagios, lo primero era restringir las visitas de los familiares. El número de casos desbordaba el procedimiento. "En teoría, había que llamar a salud pública para cada PCR que fuésemos a hacer pero al tercer día nos lo saltamos porque era imposible. Hablamos con ellos y dijeron: 'Haced lo que queráis'. No podían abarcar tantos casos".

Su relato coincide con el de la curva de infectados en Madrid mucho más que los mensajes que trasladaba el Ministerio de Sanidad. El viernes 6 de marzo, Madrid tenía 174 casos confirmados: el lunes 10 de marzo esa cifra subía a 782 casos. La Comunidad supera ya los 2.000 casos y ha dejado de hacer pruebas a los pacientes leves para no destinar personal y medios a casos menores. Cualquier persona con síntomas es considerado positivo y recibe la baja laboral con una simple llamada de teléfono.

Foto: La ministra de Defensa, Margarita Robles. (EFE)

El personal sanitario lo lleva doblando turnos y bajo mucho estrés, viendo a compañeros irse de cuarentena. Los hospitales intentan contratar personal sanitario pero no hay suficiente. España lleva años con un problema de falta de médicos y ahora a los gerentes les resulta difícil reclutar a alguien con contratos temporales.

"A principios de semana el equipo se empezó a desmoronar. La gente se metía a un despacho a llorar cinco minutos hasta que le calmábamos. El día que empezaron a correr fotos de la gente arramblando con los supermercados nos llegaban las fotos y seguíamos aquí hasta la madrugada y yo pensando que no tenía compra". Otro médico cuenta situaciones duras: "Ha habido algún caso de diagnóstico positivo que ha roto a llorar porque puede haber contagiado a su madre".

Ahora, el 80% del trabajo en los hospitales de Madrid es Covid-19. Algunos centros, como el Clínico, han puesto a todo el personal bajo el mando del jefe de Urgencias. Bajan de todas las especialidades aunque sea a tratar con los familiares y a explicar los tratamientos.

Los centros amplían UCI como pueden y buscan respiradores. Se han suspendido todas las consultas y cirugías no imprescindibles y la Comunidad busca hoteles para convertirlos en centros hospitalarios. Cada noche, los médicos llegan a casa y muchos se aíslan de sus familiares para no contagiarlos. Aunque la Comunidad no da datos, el miércoles transmitió a los sindicatos que había 375 sanitarios que habían dado positivo o que estaban en aislamiento preventivo.

El sistema estaba tan saturado que, pese a la falta de manos, los médicos en aislamiento no tenían test para saber si eran verdaderos positivos. Tardaban cuatro o cinco días en que fueran a tomarles una muestra para ver si podían volver a trabajar. La médico aislada en su casa con 38 de fiebre protestaba al ver que todos los ministros recibían el test aun estando sin síntomas. "Estamos esperando una semana en casa para que nos hagan la prueba de la que depende que volvamos a nuestro puesto de trabajo y mientras los políticos la tienen hecha y con el resultado prácticamente el mismo día que empiezan con los síntomas". Ahora, a la espera de ver si la capacidad del sistema es suficiente, los pacientes están aislados, algunos de ellos muy graves, sin poder recibir visitas de su familia. Hay gente que muere y la familia lo vela en aislamiento.

Dicen que la guerra está envuelta en una niebla que impide comprenderla en tiempo real. Que solo después y cuando se disipa se pueden juntar las piezas y ver los errores y dónde se ganó o se perdió cada batalla. La niebla de la guerra sanitaria contra el Covid-19 no se disipará en semanas, quizá meses. Pero ya sabemos que los informes que mandaba el frente de batalla, al menos en Madrid, eran más precisos que los que usaba el Estado mayor para informar a la población.

Parece que fue hace una glaciación pero ha transcurrido poco más de una semana. El viernes 6 de marzo, el Gobierno restaba importancia al coronavirus. El portavoz de Sanidad, Fernando Simón, preguntado por la manifestación del 8-M, se ponía de perfil: "Si mi hijo me dice que quiere ir le diré que haga lo que quiera". Ese fin de semana, además de la multitudinaria concentración feminista con miembros del Gobierno, el Atlético de Madrid juntó a 50.000 personas en su estadio y Vox a 9.000 en Vistalegre. Esos mismos días, los médicos de Urgencias ya veían una avalancha de casos en los hospitales y avisaban de que algo iba mal. Esta semana, Simón dijo algo así como que el Ministerio tenía la visión de conjunto y que los médicos en primera línea tenían una visión sesgada por el estrés de casos. Ahora, con España en estado de alarma y medio país confinado, ya se puede decir quién tenía razón.

Ministerio de Sanidad Médicos
El redactor recomienda