Temor a un lunes negro por los contagios del 8-M y el cambio con los test del virus
  1. España
EL PICO SE VIVIRÁ A PARTIR DEL DOMINGO

Temor a un lunes negro por los contagios del 8-M y el cambio con los test del virus

Casado ha advertido que "se han cometido por parte del Gobierno graves negligencias como alentar a una manifestación multitudinaria. Tiempo habrá para dilucidar responsabilidades"

placeholder Foto: Carmen Calvo rodeada de miembros del Gobierno en la manifestación del 8-M en Madrid. Efe
Carmen Calvo rodeada de miembros del Gobierno en la manifestación del 8-M en Madrid. Efe

Este viernes se han cumplido los cinco días desde las manifestaciones del Día de la Mujer. Es el plazo medio que, según los estudios epidemiológicos, tardan en aparecer los primeros síntomas del coronavirus en una persona contagiada. El pico suele alcanzarse entre el sexto y el noveno día y pueden seguir apareciendo los síntomas -siempre según la media- hasta el día once y medio. Si el día 14 no han aparecido, se puede dar por no contagiado. Es decir: desde el viernes se empezarán a tener datos de los efectos de las manifestaciones del 8-M en la extensión de la epidemia y se teme que el mayor de sus efectos se note el lunes y martes.

"Está claro que si lo importante en una epidemia como ésta es frenar la velocidad de contagio, cuanto antes se pongan los medios, antes se logrará 'bajar la curva'. Y seguramente, la manifestación del 8-M no contribuyó a frenar esos contagios", asegura una especialista del Hospital 12 de Octubre que lleva toda la semana en la 'trinchera' contra el coronavirus.

El Gobierno madrileño teme que el pico máximo de contagiados en las marchas del 8-M se den desde el domingo. "Fue una irresponsabilidad total"

El 6 de marzo, con 374 casos confirmados de contagio por coroanavirus y ocho fallecidos ya en España, el Gobierno de Pedro Sánchez -que hasta ese momento había estado prácticamente desaparecido en la epidemia- no puso ningún reparo a las manifestaciones del 8-M. De hecho, la vicepresidenta Carmen Calvo acabó tras una pancarta con seis ministros, mientras que otra compañera, Irene Montero, acudía con la representación de Podemos. Fernando Simón, la cara del Gobierno en esta crisis, había dejado para la historia su opinión sobre el riesgo de las manifestaciones multitudinarias: "No recomendamos a nadie nada. Si mi hijo me pregunta si puede ir, le diré que haga lo que quiera".

Además, y siguiendo el 'laissez faire' del Gobierno, Vox metía 9.000 personas en Vistalegre, con Javier Ortega Smith, que venía de un tour por las zonas de riesgo, dando síntomas del contagio. Y en los estadios de toda España, miles de aficionados se apretujaban con total normalidad. RTVE titulaba al final de esa jornada: "El feminismo resiste al coronavirus en las calles". Bertrand N'Dongo, el 'negro de Vox' -como él se hace llamar- colgaba un vídeo bajo el lema "Ni coronavirus ni leches. La España viva es imparable" en el que se veía a Ortega Smith besando y abrazando a decenas de seguidores. De poco sirvió que lo borrara...

Desde el PP de Madrid se teme ahora que "los efectos de esa irresponsabilidad se vean este fin de semana. Si conocemos muchos políticos que han acabado infectados y que compartieron multitudes ese domingo (Irene Montero, Ortega Smith, Santiago Abascal, Macarena Olona...) ¿cuál puede ser el efecto en la gente desconocida? ¿cuántos casos saldrán?". Pablo Casado, de momento, ya ha advertido, en su intervención para apoyar el estado de alarma decretado este viernes por Pedro Sánchez, que "se han cometido por parte del Gobierno graves negligencias como alentar a una manifestación multitudinaria, con miles de personas el pasado domingo. Y se ha ido a remolque de los acontecimientos. Pero tiempo habrá para dilucidar las responsabilidades".

Muchos casos no contabilizados

Al miedo que existe en el PP regional por los efectos del 8-M en la multiplicación de contagios a lo largo de este fin de semana, se suma la nueva metodología en el recuento de casos. Este viernes se disparaban un 50% los contagios registrados -de 1.388 a 2.078- pero el dato es más preocupante aún si cabe porque, según confirmaron a El Confidencial fuentes de la Comunidad de Madrid, en ellos no están contabilizados todos los sospechosos que están confinados en sus casas porque tienen síntomas compatibles con el coronavirus.

Desde este jueves, todos aquellos pacientes que han estado en contacto directo o tengan síntomas compatibles con el coronavirus pasan a ser tratados como casos de coronavirus pero sin que se les realice el test. Se les obliga a quedarse confinados en casa y bajo seguimiento médico de su médico ambulatorio. Solo si el paciente empeora y es necesario llevarlo al hospital, se le hará el test para confirmar el contagio. Sin embargo, todos esos casos, de momento no aparecen en las estadísticas. Ni lo harán hoy sábado ni mañana domingo.

Pedro Sánchez prepara a la población para 10.000 contagios esta semana. Y en Madrid, dentro del Gobierno regional temen que se haya quedado corto

Pero, según han confirmado las mismas fuentes, la intención es que el lunes ya se den los casos discriminados de coronavirus confirmados (con el test) y los que están en su casa en seguimiento ambulatorio y sin confirmación, lo que puede disparar las cifras de manera alarmante aunque muchos de ellos no acaben nunca en el hospital, porque cursen el coronavirus de manera leve, o porque ni siquiera se confirme que lo tengan.

Por todo ello, el efecto de las manifestaciones del 8-M y el nuevo cambio en las estadísticas de los infectados y sospechosos con coronavirus, se teme desde el Gobierno de Madrid que las cifras que se empiecen a conocer a comienzos de semana sean alarmantes. El presidente del Gobierno ya ha preparado a la población para que se vaya acostumbrando a los 10.000 contagios en esta semana que empieza con un auténtico lunes negro. Y en Madrid, fuentes del Gobierno regional temen que se haya quedado corto.

Coronavirus
El redactor recomienda