FALTA DE MATERIAL DE PROTECCIÓN Y LIMPIEZA

Área de aislados por coronavirus: "Estamos sin mascarillas y ahí ya nadie limpia"

Empleados de la contrata de limpieza del Hospital Clínico San Carlos de Madrid denuncian que no pueden hacer su trabajo con garantías para proteger a los pacientes y al personal sanitario

Foto: Empleados de la limpieza del Hospital Clínico San Carlos de Madrid denuncian falta de medios para combatir el coronavirus. (M. G. R.)
Empleados de la limpieza del Hospital Clínico San Carlos de Madrid denuncian falta de medios para combatir el coronavirus. (M. G. R.)

“¡Qué estrés!”. “¡Ayer llegué agotada a casa y hoy tres cuartos de lo mismo!”. Estas son algunas expresiones emitidas por personal sanitario y oídas al vuelo en un largo paseo por las instalaciones del Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz y del Hospital Clínico San Carlos. En estos dos centros médicos, ambos situados al oeste de la capital, ya ha habido muertes por coronavirus.

Sus salas de Urgencias no están abarrotadas, al contrario de lo que cabría esperar ante la emergencia sanitaria provocada por la pandemia del Covid-19, que ya se ha cobrado 84 vidas en España. Dos cosas llaman la atención en la visita: el silencio sepulcral que reina en el ambiente y que todos los pacientes y acompañantes llevan mascarilla.

La tranquilidad interior de esos dos hospitales colindantes contrasta con el ruido de las continuas sirenas del entorno de la plaza de Cristo Rey y con el bullicio que se vive al mediodía del jueves junto a la entrada principal y de Urgencias del Clínico. Allí, megáfono incluido, unos 30 empleados de la contrata de limpieza Garbialdi reclaman a voz en grito mejores condiciones para afrontar la crisis del coronavirus. “¡Parece mentira que no den mascarillas!”, “¡cuatro mopas y dos bayetas no dan para limpiar!”, claman a coro a pleno sol en este veranillo de finales de invierno que vive Madrid.

Los trabajadores se muestran muy inquietos por las condiciones precarias que les facilitan Garbialdi y el propio servicio de hostelería del hospital. A. L. escucha atentamente las proclamas de sus compañeros mientras toma un refrigerio antes de reanudar su labor de limpieza. Está destinada en la cuarta planta, el lugar donde están los pacientes aislados que han dado positivo por coronavirus y que no están ingresados en la unidad de cuidados intensivos. “Es una vergüenza, llevo todo el día en contacto con los positivos y no me dan mascarillas, así que yo ya me niego a entrar a limpiar ahí y nadie más lo va a hacer hoy”, dice esta señora de unos 50 años. Describe estos días como “muy agobiantes” y apunta que no les da tiempo a acometer todas las tareas nuevas que conlleva esta situación excepcional. “Estamos desbordados y el material va escaseando cada vez más”, remata.

En conversación con los empleados de la limpieza concentrados, se quejan de la falta de equipos de protección individual (EPI) cuando están en contacto directo con enfermos de coronavirus. Ya tienen a dos compañeras en cuarentena. Pero también sostienen que la escasez de materiales de limpieza es manifiesta y que esto va en perjuicio claro de los pacientes y del personal sanitario.

En un corrillo alrededor del reportero, varias trabajadoras de la limpieza explican apasionadamente que el número de mopas y bayetas es claramente insuficiente. Con una misma mopa deben limpiar el suelo de una consulta del médico, los pasillos y las habitaciones de los pacientes. En cuanto a las bayetas —argumentan—, llevan una única roja para limpiar los baños generales de los usuarios y de los enfermos, y una sola azul para desinfectar el mobiliario de las habitaciones de los pacientes, de los despachos de los médicos y de las instalaciones generales. Concluyen al unísono que estas circunstancias implican mucho riesgo para todo el personal del Clínico y los pacientes.

Un portavoz del Hospital Clínico San Carlos asegura a El Confidencial que después de haber consultado con el director del servicio de hostelería, “no hay ninguna incidencia por limpieza de las instalaciones y el hospital está en perfecto estado”. Añade que las protestas de los trabajadores de la limpieza se deben a “un asunto interno de la empresa y que este problema es ajeno a la gestión del hospital”.

Empleados de limpieza del Hospital Clínico San Carlos de Madrid denuncian escasez de material. (M. G. R.)
Empleados de limpieza del Hospital Clínico San Carlos de Madrid denuncian escasez de material. (M. G. R.)

La empresa vizcaína Garbialdi es la concesionaria de la limpieza del Clínico desde marzo de 2017. Al margen de los problemas actuales por la crisis del coronavirus, su plantilla ya hizo públicas varias quejas por las condiciones deficitarias en las que trabajan. Argumentan falta de personal y escasez de materiales para desarrollar bien su labor. Según comentan a El Confidencial a las puertas del centro hospitalario Elena Varela y Carmen Toribio, miembros de su comité de empresa, Garbialdi ha sido sancionada en meses pasados con 200.000 euros por el Clínico debido a varias irregularidades en el servicio de limpieza. Las condiciones de trabajo no han mejorado ahora que la pandemia se intenta combatir en hospitales públicos como el Clínico.

Un portavoz del hospital confirma a este diario que ha habido “propuestas de sanciones por incumplimientos de contrato”, pero declina ofrecer más información al respecto. Ningún responsable de Garbialdi se puso al teléfono para contrastar los hechos.

Elena Varela, Carmen Toribio y otras dos compañeras fueron sancionadas por la empresa el pasado mes de febrero con 45 días de suspensión de empleo y sueldo por denunciar las condiciones precarias en las que trabajan.

“He sido testigo de cómo los jefes de Garbialdi en el hospital intentan contratar a gente nueva para estos días por el coronavirus, pero dicen que muchos rechazan la oferta por miedo. Tampoco les van a dar buena formación ni material adecuado para su protección, así que no me extraña”, concluye Toribio.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios