DESPLOME EN LOS SERVICIOS POR EL CORONAVIRUS

¿Negocios cerrados como en Italia? Las pymes se preparan para lo peor

Italia ha cerrado todos los comercios para combatir el coronavirus. En España la hostelería y el ocio resisten, aunque el golpe ya es muy duro y cada vez más empresas deciden cerrar

Foto: Una terraza vacía debido a la crisis del coronavirus en el centro de Valencia. (EFE)
Una terraza vacía debido a la crisis del coronavirus en el centro de Valencia. (EFE)

Italia lleva desde hace unas horas en cierre total. Bares, restaurantes, gimnasios, centros de ocio, todos los locales públicos salvo farmacias y supermercados permanecen cerrados para frenar la propagación del coronavirus. España, en un estadio de contagio menos avanzado pero con la cifra de afectados disparada, todavía no ha tomado medidas tan extremas, pero las empresas de hostelería y ocio empiezan a prepararse para lo peor. La clientela se ha desplomado, la emergencia sanitaria sigue agravándose y nadie descarta un cierre general en los próximos días, ya sea a nivel autonómico o nacional. Según el Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades, es "probable" que otros países europeos lleguen "en pocas semanas o incluso días" a tener una situación similar a Italia o China.

La decisión del Gobierno de prohibir eventos de más de 1.000 personas en los territorios más afectados ya fue un primer toque de atención. Ahora se suma la confirmación de que Pedro Sánchez no descarta declarar el estado de alarma. La cara positiva es el anuncio de una moratoria de seis meses para el pago de impuestos a pymes y autónomos, lo que aportará unos 14.400 millones de euros adicionales de liquidez, según cálculos oficiales.

“Mientras no haya una imposición gubernamental, cada local puede seguir abierto si lo considera. Si tienes clientes y el local está bien desinfectado, no hay razón para cerrar hasta que llegue la decisión administrativa. Nosotros desde el inicio del brote enviamos instrucciones de extremar medidas de higiene personal y de las instalaciones para generar entornos seguros, pero la decisión de cerrar o no es del empresario”, explican desde La Viña, la Asociación Empresarial de Hostelerá de la Comunidad de Madrid.

El restaurante Makkila de Madrid anuncia su cierre por el coronavirus. (EFE)
El restaurante Makkila de Madrid anuncia su cierre por el coronavirus. (EFE)

Un cerrojazo a la hostelería y el ocio en Madrid, que se podría luego extender a otros puntos de España, sería una catástrofe económica en un país volcado en el sector servicios, aunque el golpe ya está siendo durísimo a día de hoy. “Cada subsector lo está padeciendo de distinta manera. Los restaurantes de menú del día o la colectividad de comedores escolares lo están pasando muy mal. En cambio en pueblos y zonas de extrarradio la gente tiene la percepción de estar más segura porque no hay aglomeraciones y la hostelería está aguantando algo mejor. Parece que la gente tiene menos miedo a bajar al bar a tomar una caña mientras da una vuelta con los niños. Es una cuestión de percepciones, aunque ningún local se salva. Desde hace diez días el descenso medio de la facturación es del 15%”, prosiguen desde La Viña.

En pueblos y zonas de extrarradio la gente tiene la percepción de estar más segura y la hostelería está aguantando algo mejor

“No está siendo la mejor semana”, reconoce Vicente Pizcueta, portavoz de España de Noche, la Federación Nacional de Empresarios de Ocio y Espectáculos. Este sector ya ha sufrido el palo no poder celebrar eventos multitudinarios y algunos empresarios decidieron adelantarse a la prohibición del Gobierno cerrando sus puertas hasta que amaine la tormenta. Entre ellos actores tan simbólicos como Stage Entertainment, productora de los musicales ‘El rey León’ y ¡Anastasia’ en la Gran Vía madrileña, o las discotecas Teatro Kapital y Fabrik. Otras empresas, en cambio, valoran reducir su aforo por debajo de 1.000 personas para poder abrir sus puertas.

Vista de la plaza Mayor de Madrid, prácticamente vacía. (Reuters)
Vista de la plaza Mayor de Madrid, prácticamente vacía. (Reuters)

“Estamos al 15-20% de la actividad. Muchos grandes locales están yendo un paso por delante de las recomendaciones oficiales, aunque en 24 horas puede cambiar todo”, indica Pizcueta para subrayar lo tocado que está el sector y la incertidumbre reinante. “El grado de contención y autoregulación de las empresas es muy significativo, pero vivimos en sociedades abiertas, complejas, y debemos entender que muchos trabajadores no salen a la calle por gusto. Las medidas de contención son imprescindibles, pero no se pueden cerrar todos los bares y restaurantes, son servicios básicos fundamentales en un país turístico”.

El cerco no solo se estrecha sobre la hostelería, los espectáculos y el ocio nocturno. Los gimnasios también están en el punto de mira y algunos ya han anunciado el cierre temporal de sus instalaciones, GoFit, una de las principales empresas del sector, no abrirá en la Comunidad de Madrid desde el viernes: “La situación en Madrid necesita de la ayuda y concienciación de todos, especialmente si pensamos en los más vulnerables. Por lo tanto, hemos decidido el cierre de todos los centros que tenemos en toda la Comunidad de Madrid desde el próximo día 13 de Marzo”, informa en un comunicado. Algunos centros deportivos municipales de la capital también están cerrando sus puertas.

Desde la Federación Nacional de Empresarios de Instalaciones Deportivas (FNEID) confirman que "la afluencia de público a los centros ha sufrido un considerable descenso, sobre todo en las zonas del país más afectadas. Por nuestra parte, estamos en total sintonía con el Gobierno y apoyaremos cualquier decisión o medida".

Varios gimnasios de Madrid han empezado a nunciar el cese de su actividad a causa del coronavirus

La hostelería y los distintos sectores del ocio exigen al Gobierno, a través de la CEOE, que diseñe un plan de ayudas económicas a los empresarios afectados por el desplome de la actividad. La moratoria de seis meses en el pago de impuestos es un primer paso en una negociación que se prevé muy compleja debido al agravamiento de la crisis. “Aunque no se haya prohibido aún la actividad, es fundamental una línea de ayuda económica a las pymes porque ya están siendo muy afectadas”, adelantan desde La Viña. “Si no pueden cubrir costes desaparecerán muchas empresas o tendrán que suspender pagos. Si el Gobierno ordena un cierre total lo tendremos que acatar, pero tiene que venir acompañado de un plan económico. El Reino Unido ha lanzado un plan de estímulo fiscal de 34.000 millones. España debe hacer lo mismo si queremos que esta crisis sea un ciclo y no un final para miles de pequeñas emrpesas y negocios familiares”.

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios