PIDEN ENDURECER LAS CUARENTENAS

"El virus va a llegar a todas las comunidades y va a ser explosivo, igual que en Madrid"

Con más de 2.000 casos positivos, desde la Organización Médica Colegial critican que "vamos un paso por detrás" del coronavirus: "Esto no es la gripe. Creo que ha quedado claro, ¿no?"

Foto: Juan Martínez Hernández, en un vídeo.
Juan Martínez Hernández, en un vídeo.

Los sanitarios ocupan la primera línea de batalla contra el coronavirus. Ellos son los que más sufren el repunte de contagios, tanto por el riesgo a contraerlo como por la carga de trabajo a la que se enfrentan. La Organización Médica Colegial (OMC) es consciente del reto y uno de sus portavoces, el doctor Juan Martínez Hernández, especialista en Medicina Preventiva y Salud Pública, no oculta su malestar cuando se le pregunta por cómo se ha gestionado el brote.

El doctor atendió a El Confidencial poco antes de que Pedro Sánchez anunciara este martes una nueva batería de medidas, y su pronóstico es claro: "Esto va mal y va para largo, pero hay que luchar, no podemos rendirnos ni los sanitarios ni la sociedad".

PREGUNTA. El País Vasco ya ha tenido que reorganizar servicios y reforzar plantillas en los hospitales por el brote del coronavirus. Si este problema se extiende a otras partes de España, ¿cómo se puede garantizar que el sistema no colapse?

RESPUESTA. Los contagios de médicos en China se produjeron sobre todo al principio de la epidemia. Probablemente después aprendieron a protegerse adecuadamente y a manejar los casos, pero es cierto que ellos tuvieron que movilizar a 40.000 profesionales de otros lugares de China para atender Wuhan, así que no es descartable que nosotros tengamos que reforzar plantillas. Sinceramente, es complejo. Ya en tiempos normales, muchas veces hay carencia de especialistas. No se me ocurre cómo se podría hacer, pero lo que sí sé es que no es muy adecuado movilizar a médicos jubilados, que serían población más vulnerable, con 65 o 70 años. También en algunas ocasiones, históricamente, se ha planteado la posibilidad de movilizar a los estudiantes de último año, a la gente sin especialidad... Sin embargo, yo creo que eso sería impensable por la habilitación normativa. Las epidemias nos inquietan y nos asustan, pero tenemos que tener cuidado de no hacer cosas manifiestamente ilegales o peligrosas.

La falta de planificación hay que denunciarla. Durante mes y pico, nadie pensó en esto

P. Si el número de sanitarios que están en cuarentena aumenta, ¿la clave pasaría entonces por trasladar a los facultativos de otras partes de España a los principales focos?

R. Si llegara el caso, eso es lo que se ha hecho en otros países. En España hay médicos en cuarentena por indicación de los servicios de riesgos laborales y de acuerdo al protocolo vigente. A los profesionales sanitarios que han estado en contacto estrecho con casos confirmados se les mantiene en cuarentena en domicilio. Sé que también hay personas que plantean que, si están asintomáticos, no contagian, pero eso no podemos asegurarlo y sometería a un riesgo al resto de compañeros y pacientes. Los profesionales sanitarios que han estado en contacto directo, estrecho, con un paciente confirmado, deben guardar cuarentena.

Un joven con mascarilla en Ciudad Universitaria, en Madrid. (EFE)
Un joven con mascarilla en Ciudad Universitaria, en Madrid. (EFE)

P. ¿Cuál es la situación actual de las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) de los hospitales y cómo se puede evitar su saturación?

R. La falta de planificación hay que denunciarla. Durante mes y pico, nadie pensó en esto. Habría que haber planificado que las cosas podían ir mal. En algunos territorios, parece evidente que se van a necesitar puestos de cuidados intensivos. Aún quedan porque no se han empezado a utilizar los de reanimación de las cirugías programadas, que se van a suspender cirugías sí o sí, y también algunas otras capacidades adicionales que se pueden instalar. En la Comunidad de Madrid y el País Vasco, que ya hay transmisión comunitaria, no es planteable hacer centros monográficos en este punto, porque no se puede hacer de la noche a la mañana. Probablemente hubiese sido una excelente opción al principio: muy rigurosamente aislados los casos y muy bien controlados los contactos. Pero ahora estamos ya en el escenario siguiente, de transmisión comunitaria, y cada vez hay más.

P. ¿Y qué se puede hacer en este escenario?

R. Algunas medidas que se han implantado entre ayer y hoy es posible que tengan algún impacto, pero no va a ser inmediato. Lo previsible es que durante una semana crezca mucho. Igual hay que decretar el estado de alarma y no pasa nada, que ya se hizo con los controladores aéreos, simplemente es para poder hacer ciertas cosas: por ejemplo, poner toda la red privada al servicio del servicio nacional de salud en igualdad de condiciones, que no solo soporte el sector público el peso de la epidemia. Yo no he oído hablar de presupuestos extraordinarios y esto cuesta miles de millones. Y todavía nadie ha implicado a Protección Civil, que tiene capacidad para montar hospitales de campaña e instalaciones para Urgencias. Nadie ha hablado de esto, pero tarde o temprano tendremos que tenerlo en cuenta.

P. Entonces, ¿el problema es que "nadie ha hablado de esto"?

R. En mi opinión, se ha hecho todo lentamente. Se ha ido respondiendo sin dar pasos por delante. No hemos hecho una planificación real. No se hizo una compra masiva de equipos de protección en enero, cuando para mí era claro que teníamos que dar un paso en ese sentido. Ahora no hay equipos de protección, ese es un limitante grande: los profesionales sanitarios lo están pasando mal porque no tienen equipos de protección. Vamos a decirlo con toda franqueza: están muy racionados y se están utilizando ya al borde de lo legal.

No se hizo una compra masiva de equipos de protección en enero, cuando para mí era claro que teníamos que dar un paso en ese sentido

P. ¿Qué países lo han hecho mejor que España?

R. Hace unos días se veía que China, pero ahora también están teniendo éxito Corea, Japón y yo creo que Italia... Hay más países que no son China, porque muchas veces se dice: 'No podemos hacer las cosas que está haciendo China por cuestiones obvias'. Pero no. Estamos hablando de países como Corea del Sur, que es homologable a España. Lo que pasa es que hay que ser muy muy muy severo en cuanto a que los aislados tienen que estar en un centro sanitario o en domicilio, pero con obligación. Las cuarentenas tienen que ser obligadas en su domicilio. Es que hay errores en los protocolos: se dice en protocolos actuales que los contactos pueden hacer vida normal incluso con amigos. Y esto no es un error político, es un error técnico. Muchas veces echamos la culpa a los políticos, pero es un error técnico: los contactos tienen que estar en cuarentena.

P. ¿Qué se entiende por 'contactos'?

R. Los familiares estrechos de casos confirmados, con quienes conviven o con los que han tenido un contacto directo real. A lo mejor un contacto casual podríamos planteárnoslo. Pero los contactos directos tienen que estar en su domicilio o en un centro de cuarentena. Y siempre por resolución de la dirección general, porque realmente no se han tomado las medidas necesarias: cada cuarentena y cada ingreso debería haber sido ordenado por resolución. ¿Quién le dice a usted que uno de cada X no se ha ido a las Fallas o al fútbol? A estas alturas, que ya tenemos transmisión local en distintas comunidades, pues a lo mejor ya es imposible. Pero ha habido momentos y hay muchas comunidades. De sus lectores, hay gente que cree que está al margen. Comunidades grandes de España en las que creen que no les va a llegar. Pero les va a llegar a todas en un plazo de una semana o diez días. Y además va a ser explosivo, igual que en Madrid, con los mismos problemas: los hospitales se van a llenar, las Urgencias se van a saturar, no van a saber dónde meterlos en los hospitales, se van a quedar sin puestos de UCI, van a tener grandes problemas con los equipos de protección, no han contratado a nadie... Vamos un paso por detrás.

P. Cuando me habla de ordenar cuarentenas por 'resolución', ¿a qué autoridad le corresponde dar esta orden?

R. A los directores generales de salud pública de cada comunidad. Esa es mi visión, pero no es lo que dicen los protocolos actualmente.

P. Pero usted ha puesto como ejemplo de éxito Italia y, si no me equivoco, allí tampoco se hizo esto, ¿no?

R. Bueno, Italia toma la batería de medidas cuando ve que hay transmisión comunitaria en las inmediaciones de Milán. Luego lo que hace es ir aplicándolas de manera progresiva, pero yo creo que eso ya es un error: si tú las tomas, tienes que tomarlas todas a la vez. Además, es un país muy diferente a España, en el sentido de la forma que presenta de norte a sur: durante un tiempo, ellos creyeron que podían aislar el norte del sur, pero eso es imposible, porque al final la gente se mueve con libertad y, a los pocos días, han visto que también en el sur se ha verificado transmisión indiscriminada, que es lo que digo que va a pasar en España, porque encima es radial y Madrid dispersa. Lo mismo con el País Vasco, que tiene una capacidad de dispersión enorme. Como además muchos de los casos son poco sintomáticos o asintomáticos, nadie les está controlando y ya no se están diagnosticando todos. Entonces estos se están moviendo con libertad y causando cadenas secundarias de contagios, por lo que solo podemos esperar que funcionen estas medidas de distanciamiento social, control de las multitudes...

Esto va para largo, pero hay que luchar con medidas agresivas de control de población

P. Por lo que me dice, entiendo que el brote en España va para largo...

R. Esto va mal y va para largo, pero hay que luchar, no podemos rendirnos ni los sanitarios ni la sociedad. Con medidas muy agresivas de control de población: sobre conducta, sobre restricción de los vuelos, sobre movimiento... Significa que, si se hacen bien, quizá tengamos la suerte, como en China, de que en dos o tres semanas empecemos a tener un claro control de la epidemia.

P. ¿Eso quiere decir que estamos a tiempo de corregir el guion?

R. Sí, sí, estamos a tiempo. Pero entendiendo que esto no es la gripe, que se dijo al principio y fue un error de concepto porque a la gente le tranquilizó y luego resulta que cuando la tienes que movilizar, la pillas totalmente a traspié. Este es un virus totalmente nuevo al que nunca antes hemos estado expuestos y no tenemos inmunidad, pero sabemos muchas cosas porque los chinos han tenido la prudencia y habilidad de contar 40.000 o 70.000 casos en una publicación científica y sabemos que los que desarrollan síntomas, que no son todos, los hay desde una rinorrea y un estornudo, es decir, una mínima clínica de resfriado, hasta la gravedad extrema y la muerte. Los que se ponen al borde de la muerte y necesitan cuidados intensivos son el 5%, en todas partes: Italia, China...

[Consulte aquí la última hora del coronavirus]

Entonces, si usted ya tiene 1.000 casos, sabe que tiene que tener 50 en las UVI. Y si su capacidad de intensivos es la que sea, pues haga cuentas: su sistema sanitario no va a poder con ello y se va a colapsa. Otra cosa que sabemos también, porque los chinos lo han publicado, es que el 20% de las personas de más de 80 años se mueren. Claro, esas personas hasta ayer estaban bien: jugando al dominó, paseando al perro, acompañando a los nietos al colegio... Y si hablamos de que uno de cada cinco abuelos octogenarios va a fallecer si sufre la enfermedad, pues es un auténtico 'shock' para el país. Esto no es la gripe, creo que ha quedado claro, ¿no?

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
42 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios