REUNIÓN ANTE LA CRISIS DEL CORONAVIRUS

Sanidad planea cerrar espectáculos públicos y busca medidas de conciliación para padres

El ministerio y las comunidades cierran filas y reaccionan al fin a la gravedad de la epidemia. El Ejecutivo adelanta drásticas medidas de contención tras alentar el 8-M

Foto: Sánchez preside la reunión de seguimiento del coronavirus. (EFE)
Sánchez preside la reunión de seguimiento del coronavirus. (EFE)

Más de un mes después del primer caso, tras ver que Italia ponía en cuarentena a 16 millones de personas —en la noche del lunes, se supo que la medida se ampliaba al resto del país— y con más de 1.200 casos de coronavirus, España reaccionó. El ministro de Sanidad, Salvador Illa, reunió a las comunidades por videoconferencia y acordaron cerrar todas las clases en Madrid, Vitoria y Labastida (Álava), pidió teletrabajar en las zonas calientes y reclamó que los enfermos no salgan de casa. Además, el ministerio se comprometió a plantear medidas el martes, entre las que se incluye cerrar el acceso a espectáculos públicos —deportivos, conciertos...— y también proponer medidas de conciliación para los padres cuyos hijos se quedan sin colegio, según fuentes conocedoras de la reunión. En el encuentro, comunidades y ministerio cerraron filas y evitaron la crítica política.

Sanidad planea cerrar espectáculos públicos y busca medidas de conciliación para padres

Un día después de las manifestaciones del 8-M que el Gobierno alentó, de que la Liga se jugara con normalidad y de que Vox hiciera su gran mitin en Vistalegre, la escalada de casos llevó al Gobierno a cambiar el discurso. Por la mañana, el portavoz tradicional, el médico Fernando Simón, dio su habitual rueda de prensa tranquilizadora, pero anunció que habría más medidas.

El PP comenzó a elevar el tono al acusar a Pedro Sánchez de no dar la cara. Sánchez, el único líder junto con Angela Merkel que no había tratado el tema del coronavirus, compareció por primera vez y anunció un plan de choque que no tenía medidas concretas. Moncloa encargó a los ministerios medidas con celeridad. El temor en la calle, las noticias de Italia y el parón económico eran ya insoslayables. Euskadi anunció por la mañana que cerraba los colegios de Vitoria durante 15 días, el periodo de incubación de la enfermedad.

Por la tarde, el ministro de Sanidad, Salvador Illa, convocó a las comunidades en una videoconferencia. "Fue planteando medidas una a una y pidiendo opinión", explica una fuente que participó. Illa consiguió algo difícil: evitar que a la salida hubiese reproches autonómicos. "Todo el mundo está alineado", explica un responsable autonómico sanitario. Illa anunció el cierre educativo y la recomendación de teletrabajar en las zonas calientes (Madrid, Vitoria y Labastida). Pero adelantó que el martes plantearía nuevas formas de control.

Entre esas medidas que planteó, y que debatieron los consejeros, está celebrar a puerta cerrada todas las competiciones deportivas masivas en España a partir del próximo fin de semana. Es una de las medidas que Illa llevará al Consejo de Ministros. Esta medida, sin precedentes en España, se haría extensiva a deportes como el baloncesto (Liga ABC), balonmano (Liga Asobal) e incluso todos los partidos de deporte base en territorio nacional, donde es frecuente cada fin de semana la asistencia de padres, madres y hermanos. El Ejecutivo está peinando los tipos de eventos, competiciones... para decidir cuáles se suspenden.

Las autoridades, con el visto bueno de la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía, han decidido suspender la asistencia de público al partido a celebrar el próximo jueves 12 de marzo en el estadio Ramón Sánchez-Pizjuán entre el Sevilla Fútbol Club y el AS Roma. Preguntado por el cierre de los partidos de Liga, Illa justificó: "No voy a especular con cuestiones que no han sido aprobadas".

Pero el paquete de medidas no se queda en el fútbol. Las mismas fuentes añaden que el Ministerio de Sanidad también ha prometido decidir este martes las medidas a tomar sobre concentraciones de personas en espectáculos públicos, como conciertos, teatros, fiestas populares... Valencia alberga ahora las Fallas y después de los 15 días para los que se toman medidas llega la Semana Santa. Andalucía abrió ya la puerta a tomas medidas.

Barcelona ya ha suspendido la maratón que estaba prevista para el 15 de marzo. Antes del fin de semana que desató la crisis, Fernando Simón justificó que se suspendiera este evento y no la manifestación del 8-M porque a la prueba deportiva venía gente de todo el mundo. Alemania ya ha recomendado no acudir a eventos de más de 1.000 personas.

Sanidad planea cerrar espectáculos públicos y busca medidas de conciliación para padres

Otra de las medidas que Illa se comprometió a llevar fueron formas de conciliación para los padres que se quedan sin colegios para sus hijos durante 15 días. Hace unas semanas, Simón descartó esa medida porque los menores entonces iban a quedarse en muchos casos con sus abuelos, que son población de riesgo. El Gobierno podría estar barajando propuestas similares a las anunciadas la semana pasada en Italia: ayudas económicas para las familias con niños pequeños y todos sus miembros trabajando —aunque determinadas por la renta— e incluso permisos de paternidad o maternidad temporales costeados por las arcas públicas.

Fuentes presentes en el encuentro destacan el buen tono de la cita. Las comunidades autónomas están asumiendo la dirección de Sanidad a la vez que "el ministerio tiene claro el esfuerzo de coordinación y no quiere medidas impuestas, sino consensuadas", subrayan a este diario fuentes conocedoras de la reunión del ministro Salvador Illa con los consejeros regionales de Salud. Hay previstas al menos dos reuniones más, por videoconferencia, durante esta semana.

El coronavirus ha llevado a Pedro Sánchez a telefonear por primera vez a Santiago Abascal, líder de Vox. La nota discordante estuvo en que Illa y la presidenta de Madrid, la popular Isabel Díaz Ayuso, comparecieron a la vez anunciando en algunos casos las mismas medidas. A pesar de eso, fuentes del entorno directo de la presidenta destacan también que la coordinación con el Ministerio de Sanidad "está siendo buena". Como resume uno de los altos cargos que participaron en la videoconferencia: "Cada comunidad está infartando con su situación, es más, hay una extraña sensación de solidaridad. Todos sabemos que si afecta a Madrid, no es lo mismo que si afecta a La Gomera".

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
49 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios