Colas en los 'híper' y normalidad en la calle: así amanece Madrid tras las restricciones
  1. España
Las empresas garantizan el suministro

Colas en los 'híper' y normalidad en la calle: así amanece Madrid tras las restricciones

La capital del país se prepara para unas semanas bastante atípicas. Mientras en calles y pequeñas tiendas reina la normalidad, en los hipermercados se agolpan cientos de personas

Foto: Cola en uno de los hípermercados en el centro de Madrid. (Foto: Edu Bayón)
Cola en uno de los hípermercados en el centro de Madrid. (Foto: Edu Bayón)

Nada más entrar, un niño pequeño llora en su carrito. Ante el llanto, una de las dependientas responde: "Tranquilo, hombre, que es solo el caos". Esa dependienta apila cajas y ayuda a los cajeros en un hípermercado de la marca Ahorramas en la zona de Argüelles, en pleno centro de Madrid. Como ella, su jefe de tienda y todos los habituales del lugar están sorprendidos con lo que ocurre. "Hay un 'boom' desde anoche. Y no para. Esto en una mañana normal está casi vacío, y mira ahora". En las cajas se agolpan personas de todos los rangos de edad con carros llenos mientras el personal sigue reponiendo sin parar. Una cosa que no falta en ninguna compra: el papel higiénico.

[Los supermercados 'online', también colapsados]

Esta es la viva imagen de muchos de los hipermercados que abren hoy en Madrid. Tras el anuncio anoche de las medidas excepcionales tomadas por la Comunidad de Madrid para intentar parar la propagación del SARS-Cov-2 por la capital, cientos de personas han ido a las grandes y medianas superficies para aprovisionarse de cara a lo que está por venir e incluso han hecho colas para entrar los primeros. "Es que no sé si en unos días nos dirán que nos quedemos en casa, y no quiero tener que estar moviendo a gente para que me haga la compra", asegura una de las mujeres (de avanzada edad) que están comprando. Eso sí, la imagen choca, de lleno, con lo que hay fuera de esos entornos.

Foto: Mujeres paseando con mascarillas en Corea del Sur. Foto: REUTERS Kim Kyung-Hoon

Mientras los Mercadona, Carrefour o Ahorramás de la capital viven un caos en su interior con colas de más de 20 minutos y un goteo incesante de gente, en el exterior reina la tranquilidad. Si no fuera porque todo el mundo conoce las medidas nadie diría que existen. En el centro, los coches siguen generando los atascos de siempre, las pequeñas tiendas y mercados abren como cualquier otro día y las mascarillas destacan por su ausencia (solo se encuentra a algún asiático con ella puesta). Es cierto que hasta mañana los colegios y universidades siguen abiertos, pero al menos por el momento el exterior de Madrid sigue como de costumbre.

placeholder Mercadona en Ciudad Universitaria. (Imagen cedida)
Mercadona en Ciudad Universitaria. (Imagen cedida)
placeholder Ahorramas en Ciudad Lineal. (Imagen cedida)
Ahorramas en Ciudad Lineal. (Imagen cedida)

Lo que sí está claro es que la gente comienza a aprovisionarse empujados, según explican, tanto por las medidas de la CAM como por las imágenes tanto de Italia como de China. Preguntados por este periódico, los usuarios que llenan los hipermercados dicen comprar alimentos no perecederos y aprovechan para hacer la compra del mes. "Yo tenía que venir, así que aprovecho y cojo de más". Otros apuntan a los medios. "La culpa es de la televisión que hace que la gente se asuste". El efecto llamada también hace mucho. "Vi que la gente venía y bueno pues no pensé que tenía que venir yo también".

Fuera de la capital, la historia se repite. Las grandes y medianas superficies se llenan, pero la calle vive la normalidad habitual. En Pozuelo de Alarcón sitios como el Supercor hablan de un aumento de ventas de hasta el 200% y en otros como los Día pasa una situación similar. Desde las compañías distribuidoras achacan el caso a una mezcla de alarmismo infundado, reacción ante las medidas y aprovisionamiento de cara a una situación anormal con más gente en casa y mayor consumo interno.

placeholder Carrefour a las afueras de Madrid. (Imagen cedida)
Carrefour a las afueras de Madrid. (Imagen cedida)
placeholder Dia en Pozuelo de Alarcón. (Imagen cedida)
Dia en Pozuelo de Alarcón. (Imagen cedida)

Se garantizan los suministros

Lo que también explican tanto desde las tiendas como desde asociaciones como ANGED (Asociación Nacional de Grandes Empresas de Distribución) es que el suministro está más que garantizado. "Es posible que estos primeros días a última hora falte algún producto o se vacíe algún lineal pero es lo normal viendo que es una situación anormal y que son las últimas horas. Todo el mundo sabe que incluso un día cualquiera a las nueve de la noche muchos lineales están casi vacíos". Eso mismo explican en el Ahorramás de Argüelles. "Ahora se pueden ver más huecos, pero es que hoy me viene el camión. No hay desabastecimiento".

Ante esta perspectiva, ni las grandes superficies ni los pequeños comercios hablan de medidas excepcionales, simplemente piden tranquilidad y que la gente siga haciendo sus compras como hasta ahora. "Hay que seguir las recomendaciones de las instituciones y llevarlo dentro de la normalidad que sea posible. Y dejar claro que todo funciona que a veces se nos olvida, pero esto, por ahora solo está pasando en Madrid y en puntos del País Vasco", apuntan desde ANGED.

Mientras los 'híper' se llenan desde primera hora, una cola aparece en El Corte Inglés de Argüelles. A sus puertas, dos decenas de personas aguardan a la apertura del centro. Preguntados por si buscan aprovisionarse, se sorprenden y aseguran que no que es lo que se hace normalmente. "Pero, ¿la gente está haciendo cola en el supermercado? Madre mía".

Madrid
El redactor recomienda