Tramitación interna 'a posteriori'

Los fallos técnicos del 'solo sí es sí' demoran una semana el trámite de la ley de Igualdad

El texto no se ha hecho público y fuentes cercanas al Gobierno colocan en el lunes de la próxima semana, pasado ya el 8-M, el tope máximo para que vea la luz

Foto: Las ministras de Hacienda e Igualdad, María Jesús Montero (i) e Irene Montero (d), durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros. (EFE)
Las ministras de Hacienda e Igualdad, María Jesús Montero (i) e Irene Montero (d), durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros. (EFE)

Del anteproyecto de ley de Libertades Sexuales que aprobó este pasado martes el Ejecutivo aún no hay ni rastro. El texto no se ha hecho público y fuentes cercanas al Gobierno colocan en el lunes de la próxima semana, pasado ya el 8-M, el tope máximo para que la propuesta de reforma legal vea la luz a través de su remisión a los órganos consultivos. La premura para su puesta pública en escena antes de las celebraciones del Día de la Mujer ha provocado que se deje para después una tramitación interna del texto que debería haberse hecho antes. En las últimas horas, el departamento que dirige Irene Montero sigue trabajando para pulir deficiencias señaladas por otros ministerios, aseguran las fuentes consultadas.

Y es que, en este caso, la gestión habitual de los proyectos normativos ha saltado por los aires. Se ha dado la vuelta. Según detallan las personas consultadas, la forma común de proceder en un Gobierno cuando uno de sus ministerios presenta un texto es realizar una doble lectura en la Comisión General de Secretarios de Estado y Subsecretarios. Este órgano de colaboración y apoyo al Gobierno de España, que dirige Carmen Calvo, se encarga de estudiar y preparar los asuntos que se someten a deliberación en el Consejo de Ministros.

La redacción y articulado propuesto se remite a todos los ministerios afectados, que aportan sus propias apreciaciones y correcciones. En un trabajo conjunto del Gobierno, estas se incorporan al texto a lo largo de un periodo que suele prolongarse semanas. Acabado este proceso, el anteproyecto ya corregido vuelve a la Comisión de Subsecretarios para su preparación final de cara al Consejo. Sin embargo, en este caso, nada de esto pasó. Los ocho ministerios afectados no dispusieron de ese tiempo reposado de preparación en el que, además de detectarse inconsistencias técnicas, departamentos como el de Hacienda suelen pedir algo tan básico como una memoria económica que, por ejemplo, en el caso de la ley conocida como del 'solo sí es sí' se desconoce si se ha elaborado.

La norma de Montero no se llevó a la Comisión de Subsecretarios hasta el jueves anterior al Consejo de Ministros del martes. Los integrantes del Gobierno no vieron en su reunión semanal el texto definitivo, indican las fuentes consultadas.

El malestar de los pasados días que parece haberse focalizado en Justicia es, sin embargo, mucho más amplio. Prueba de ello es la convocatoria de urgencia para la próxima semana de la mesa de coordinación creada para dirimir diferencias. Tampoco han gustado, ni en uno ni en otro lado, la filtración de determinados aspectos de las tensiones. Desde la acusación de Unidas Podemos de un 'bloqueo' a su iniciativa por parte del departamento que dirige Juan Carlos Campo, hasta la publicación del documento que incluía contundentes objeciones al texto.

En estas 'pegas' a la norma, Justicia discrepaba de un tercio de la ley completa. Un total de 15 artículos de 61 y seis de las disposiciones finales de las 23 de las que dispone el anteproyecto que aún se encuentra bajo revisión fueron enmendados. El escrito en cuestión hacía apreciaciones como que la propuesta de ley es "una norma programática que no contiene proposiciones imperativas ni establece mecanismos suficientes para asegurar su aplicación" o que no resulta "adecuada la técnica legislativa empleada". Hasta rogaba "encarecidamente" un estudio sosegado.

Lejos de disminuir, la tensión siguió creciendo. Desde Podemos, comenzaron a lanzarse acusaciones de "machismo" por estas alusiones que Igualdad tomó como ataques personales. La parte socialista trataba, por su parte, de imponer calma. Los de Pablo Iglesias insisten en que la prisa que se impuso no es solo responsabilidad suya sino que el PSOE la asumió como propia en el acuerdo de gobierno. Mientras tanto, el texto sigue sin hacerse público y no se dan plazos precisos del momento en que será remitido a los órganos que deben informar sobre él: el Consejo de Estado, el Consejo Fiscal y el Consejo General del Poder Judicial.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
27 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios